21 junio, 2021

Israel: nuevo gobierno, la misma política corrupta

Por Franz Rieger y Francesco Merli

El pasado domingo, el parlamento israelí aprobó por una estrecha mayoría de 60 contra 59 votos un nuevo gobierno, poniendo fin a los 12 años de mandato del primer ministro Benjamin Netanyahu. Su gobierno se caracterizó por seguir políticas de derecha y la brutal opresión de los palestinos, basada en la posición personal de Netanyahu como el hombre fuerte de Israel.

El último ejemplo de esto fue el reciente y sangriento bombardeo de Gaza. ¿Qué traerá el nuevo gobierno? ¿Y por qué Netanyahu perdió el control del poder?

Netanyahu representa la brutal opresión de los palestinos, la demagogia racista y la política de austeridad. Su gobierno ha estado marcado por una serie de escándalos de corrupción, que hasta ahora ha logrado sortear. Sin embargo, el gobierno que lo reemplazará no es de ninguna manera más progresista. Lo que realmente refleja el cambio es una crisis cada vez más profunda en la cima de la clase dominante israelí.

La profundización de la crisis del Estado israelí

La historia política de Netanyahu es la de un reaccionario astuto e imprudente. Ha demostrado capacidad para aprovechar todas las oportunidades en circunstancias desfavorables, convirtiendo la situación en su propio beneficio. A lo largo de los años, Netanyahu logró ocupar una posición tan central en la política israelí que la crisis de su gobierno se ha entrelazado inextricablemente con la crisis del Estado israelí.

Netanyahu ha salido derrotado en los últimos comicios. Como su amigo y aliado, Donald Trump, es un mal perdedor y ya está planeando su venganza. Al igual que Trump, está conjurando fuerzas reaccionarias que no puede controlar por completo, pero que reunirá para un futuro regreso. Está lejos de haber quedado relegado a un papel marginal en la política israelí. La misma composición de la coalición que lo ha derrocado es una prueba de la profunda crisis del sistema político de Israel. Un sector importante de la clase dominante israelí parece decidido a deshacerse del problemático primer ministro de Netanyahu. Pero la fragilidad de la coalición en la que se basa este intento actual es un testimonio de la profundidad de la crisis.

El problema para la clase dominante israelí es que la estabilidad institucional, con o sin Netanyahu, es una quimera. Después de los resultados electorales inconclusos de marzo, Netanyahu no logró reunir el apoyo de la mayoría para un nuevo gobierno. Prolongó su mandato al precipitar la crisis que resultó en el brutal bombardeo de Gaza en mayo. Contaba con una contundente victoria que fortalecería su posición. La táctica fracasó.

En un intento desesperado por encontrar una salida al estancamiento, el presidente Rivlin encomendó la formación de un nuevo gobierno al «liberal moderado», Yair Lapid, líder del partido Yesh Atid. El intento de Lapid se estancó durante el bombardeo de Gaza, pero ganó impulso después del alto el fuego, cuando quedó claro que las afirmaciones de victoria de Netanyahu eran huecas e insustanciales.

Lapid se propuso forjar una alianza muy peculiar. A la derecha, la coalición está formada por el partido de extrema derecha Yamina y su presidente Naftali Bennet, quien ha sido nombrado primer ministro. Representa al movimiento de colonos nacional-religioso. Luego está el partido Yisrael Beiteinu de Avigdor Liberman, que también es un partido de derecha, a favor de los colonos y racista. La coalición también incluyó al conservador nacional Gideon Sa’ar, miembro del partido Likud de Netanyahu desde hace mucho tiempo, que ahora ha establecido su propia lista.

Sin embargo, para lograr una mayoría parlamentaria, Lapid necesitaba el apoyo de más partidos. La llamada «izquierda sionista» se apresuró a rescatarlo. La socialdemócrata Avoda y el partido liberal de izquierda Meretz se apresuraron a ofrecer su apoyo. La guinda del pastel es la inclusión del partido árabe-islamista Ra’am, que nos regaló una escena surrealista cuando su líder estrechó la mano del fanático sionista, Naftali Bennett, después de llegar a un acuerdo para unirse al gobierno. Esta alianza absurda y extremadamente inestable solo está unida por una cosa: la oposición a Netanyahu.

El intento de Netanyahu de cambiar la situación a su favor fue parte de la razón de la escalada de violencia por parte del Estado israelí en Jerusalén y luego en Gaza. Netanyahu calculó que podría acabar con esta alianza mediante una nueva guerra contra los palestinos, lo que abriría una brecha entre la derecha y la izquierda sionistas y haría imposible que el partido árabe Ra’am se uniera a una coalición con los partidos colonos de derecha. Sin embargo, después de dos semanas de despiadado bombardeo, que acabó con la vida de más de 260 palestinos y 12 israelíes, y decenas de miles de vidas destruidas, Netanyahu descubrió para su consternación que no solo no había podido evitar una coalición en su contra, sino que la había fortalecido quizás aún más.

Un nuevo elemento en la ecuación

Como explicamos en un artículo anterior, el cambio más importante en la situación actual es el surgimiento de una lucha de masas unificada de los palestinos dentro del Estado israelí, Jerusalén Este, Cisjordania, Gaza y la diáspora palestina, que culminó en la huelga general del 18 de mayo en Palestina. La resistencia masiva de los palestinos contra la opresión del Estado israelí ha tenido resonancia internacional. La gran y creciente ola de solidaridad internacional refleja un cambio de actitud hacia las ideas revolucionarias entre los jóvenes y los trabajadores de todo el mundo. Este movimiento, que la arrogancia de Netanyahu ayudó a provocar, es una amenaza para la estabilidad del capitalismo israelí y para todos los regímenes árabes reaccionarios de la región. Por tanto, es un problema para todo el equilibrio de fuerzas imperialista en Oriente Medio.

Dicho sea de paso, este movimiento también está desafiando la autoridad de la dirección histórica de la lucha nacional palestina. Es el caso de Fatah, que ya se ha desacreditado a sí mismo y actualmente colabora con Israel en la represión del movimiento palestino en Cisjordania, con una ola de arrestos de jóvenes activistas palestinos. Hamas ha registrado un aumento temporal de popularidad entre los palestinos debido a su postura desafiante contra Israel durante la represión del movimiento de Al Aqsa y el bombardeo israelí de Gaza. Sin embargo, a medio plazo, la autoridad de Hamas como fuerza líder en el movimiento de liberación nacional palestino se ve socavada en la medida en que el éxito de los métodos de lucha de masas expone el vacío de la perspectiva política de Hamas a los ojos de miles de jóvenes palestinos.

El nuevo gobierno israelí prestará juramento al mismo tiempo que el Estado israelí intenta imponer una represión contra los activistas palestinos. Más de 1.500 palestinos han sido arrestados desde el alto el fuego de Gaza. Sin embargo, este intento no impide que los palestinos sigan actuando de forma masiva. Al mismo tiempo, los colonos judíos ultranacionalistas anunciaron una marcha con la intención de recorrer Jerusalén Este, para celebrar la ocupación de 1967. El nuevo gobierno ha optado por no prohibir la marcha, prevista para pasar por la Puerta de Damasco, a pesar de ser una abierta provocación anti-palestina. Los posibles enfrentamientos van a ser la primera prueba del nuevo gobierno, que bien podría precipitar su derrumbe.

Netanyahu y la burguesía israelí

El Estado de Israel se fundó sobre la base ideológica de que todos los judíos, ya sean trabajadores o capitalistas, tienen los mismos intereses en oposición a los intereses de los árabes y los palestinos en particular. Al afirmar ser el defensor de los judíos contra la «amenaza árabe», la clase dominante israelí une a los trabajadores y jóvenes israelíes detrás del Estado israelí, es decir, detrás de la defensa de los intereses fundamentales de la clase capitalista.

Por supuesto, esta idea es una cortina de humo que oculta una realidad diferente: los trabajadores judíos y los capitalistas judíos tienen intereses fundamentalmente antagónicos. Israel es un país con una desigualdad social muy alta; por un lado, vemos una clase dominante extremadamente reaccionaria y algunas de las empresas más ricas del mundo y, por otro lado, vemos una clase trabajadora que sufre bajos salarios, alquileres altos y altos precios de los alimentos. Israel es una sociedad en la que el 20 por ciento de la población vive por debajo del umbral de pobreza. Según las propias estadísticas de la OCDE, Israel es el país más desigual de sus 38 Estados miembros. Para disfrazar estos antagonismos de clase, la burguesía israelí necesita el mito de la «unidad de intereses» de los judíos.

Para mantener su sistema en el poder, la clase capitalista israelí siempre se ha apoyado en el nacionalismo y la opresión de los palestinos. El proyecto sionista de expandir Israel como patria de los judíos se está llevando a cabo mediante la anexión constante de tierras, a expensas de la población palestina y librando guerras contra sus vecinos. Estas políticas fueron diseñadas para alimentar una mentalidad de asedio e histeria antiárabe entre los trabajadores y jóvenes israelíes. El racismo y las tácticas de miedo están destinadas a difuminar las diferencias de clase y unir a los trabajadores judío-israelíes detrás del Estado israelí cada vez que se evoca el peligro de una amenaza existencial para Israel.

Benjamin Netanyahu perfeccionó este método. Pero para disgusto de la burguesía israelí, se basó cada vez más en estas políticas, no para promover los intereses del capitalismo israelí en su conjunto, sino simplemente para estabilizar su propia posición de poder, al tiempo que se protegía de la acusación de numerosos cargos de corrupción. Siempre que Netanyahu se ha metido en problemas y ha perdido el apoyo público, ha golpeado los tambores de guerra y aumentado su demagogia chovinista.

Sus métodos y estrategias quedaron de manifiesto con el bombardeo y la invasión de Gaza en 2014; el sabotaje del acuerdo nuclear de Estados Unidos con Irán, incluidos los repetidos asesinatos de científicos nucleares de Irán; la racista Ley del Estado de la Nación Judía introducida en 2018; la anexión de Cisjordania anunciada en voz alta (pero nunca llevada a la práctica) en la primavera del año pasado, y el bombardeo de Gaza durante las últimas semanas. Cada una de estas maniobras fue diseñada parcialmente, de una forma u otra, para avivar la histeria nacionalista con el fin de apuntalar su decreciente popularidad.

A medida que su popularidad comenzaba a declinar, se apoyó cada vez más en los partidos de derecha y extrema derecha, en particular los del movimiento de colonos. Esto lo mantuvo temporalmente en el poder, pero a costa de alejar a un sector cada vez mayor de la población israelí, en particular a los trabajadores, la juventud y las clases medias urbanas. Además, un número cada vez mayor de israelíes ha podido ver que la cuestión de la guerra y la paz se decide sobre la base de las consideraciones del poder personal de Netanyahu y no tiene nada que ver con la defensa de los intereses de la mayoría. Sus políticas han erosionado la efectividad de una táctica central que la clase capitalista israelí usa para reforzar su dominio. Esta es una seria amenaza para la estabilidad a largo plazo del capitalismo israelí.

Netanyahu y el imperialismo

Las políticas miopes y egocéntricas de Netanyahu no solo pusieron en peligro la estabilidad interna del capitalismo israelí. También amenazaron con poner en grave peligro los intereses imperialistas estadounidenses en toda la región. Tras las derrotas de las guerras de Irak y Afganistán y la inestabilidad provocada por las revoluciones árabes de 2011, el imperialismo estadounidense ha entrado en crisis. Esto se refleja en sus muchos saltos mortales que giran entre diferentes potencias en conflicto como Irán, Turquía, Arabia Saudita e Israel.

Bajo el presidente Obama, Estados Unidos comenzó a cambiar de estrategia confiando en las negociaciones, acuerdos e intentando cambiar las alianzas para desvincularse parcialmente de la participación militar directa en la región. El acuerdo nuclear con Irán fue parte de esta estrategia, pero tuvo el efecto de desestabilizar aún más las relaciones con los aliados tradicionales clave de Estados Unidos, especialmente Arabia Saudita e Israel. Todo esto se reflejó en la guerra de Siria, en la que la política estadounidense se estrelló en contradicciones irresolubles, lo que permitió el surgimiento de importantes protagonistas como Rusia e Irán, por un lado, y otras potencias regionales como Turquía y Arabia Saudita, por el otro. Cada uno persigue sus propios intereses entre bastidores, o está en conflicto abierto con el imperialismo estadounidense. Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos quedó relegado a un papel secundario en la región.

Las políticas seguidas por Trump fueron un intento de restaurar la alianza con algunos de los ex aliados de Estados Unidos, que habían sido privados de sus derechos. Pero terminó en un caos aún peor desde el punto de vista de los intereses generales del imperialismo estadounidense. Esto se reflejó también en la posición de Estados Unidos en relación con la cuestión palestina. Se abandonó cualquier pretensión de neutralidad, y Estados Unidos se puso abiertamente del lado de Netanyahu. Resultó ser una apuesta particularmente peligrosa, que puso en peligro aún más la estabilidad de todos los regímenes árabes de la región, que habían prestado algún tipo de apoyo a la normalización o relajación de las relaciones con Israel.

La nueva administración estadounidense de Biden está intentando navegar hacia aguas más tranquilas, basándose en el juego consolidado de las negociaciones multilaterales patrocinadas por Estados Unidos para meter al genio de las fuerzas reaccionarias y revolucionarias puestas en marcha por la crisis actual de vuelta a la botella. Tal intento está condenado al fracaso.

Esta estrategia se vio socavada por el belicismo de Netanyahu contra Irán (que en algunos casos fue demasiado dudosa y aventurera incluso para el Alto Mando militar israelí) y por la escalada de la represión de los palestinos, que es un factor extremadamente poderoso que socava la estabilidad de los regímenes árabes de la región aliados de EE. UU.

Desde la fundación del Estado de Israel, los regímenes árabes reaccionarios y despóticos de la región se han presentado como protectores de los palestinos para desviar la atención de sus propias políticas opresivas e imperialistas. Mientras lloran lágrimas de cocodrilo por la opresión de los palestinos, no solo están reprimiendo a su propio pueblo, sino que también están ayudando al Estado israelí a reprimir a los palestinos. Sin embargo, la creciente opresión del pueblo palestino por parte de Israel los somete a una presión cada vez mayor.

El silencio ensordecedor de muchos líderes árabes durante el bombardeo de Gaza en las últimas semanas los ha desacreditado gravemente a los ojos de su pueblo. La gran mayoría de estos regímenes están debilitados por sus propias crisis profundas, enfrentándose a un estado de ánimo potencialmente revolucionario entre su propio pueblo, ya sea Egipto, Jordania, Arabia Saudita o los Estados del Golfo.

El espectro de las revoluciones árabes de 2011 o los movimientos revolucionarios de 2019 se ciernen sobre los capitalistas e imperialistas de la región. El movimiento masivo, unificado y poderoso de las masas palestinas, provocado por Israel en las últimas semanas, refrescó estos recuerdos tanto entre las masas como ante los ojos de las clases dominantes. Los imperialistas estadounidenses saben el impacto que tiene el movimiento por la libertad palestina en las masas oprimidas de toda la región. La incitación de Netanyahu también socavó la alianza entre Israel y los Estados árabes aliados con Estados Unidos, que es un pilar importante de la política estadounidense en la región. De todas las formas posibles, Netanyahu se estaba convirtiendo en una carga demasiado grande para el imperialismo estadounidense.

Divisiones en la clase dominante

En consecuencia, un sector creciente de la burguesía israelí concluyó que había que deshacerse de Netanyahu para evitar una mayor desestabilización de la situación política, produciéndose una división en su seno. Se han hecho varios intentos para expulsarlo de la política. Sin embargo, el problema desde el punto de vista de la clase capitalista es que no hay ningún partido preparado para tomar el poder. Mientras Netanyahu y su partido Likud se han debilitado, el resto de los partidos burgueses se encuentran en una posición aún más débil.

Primero, las acusaciones de corrupción contra Netanyahu se hicieron públicas. Luego, el antiguo socio de coalición de Netanyahu, el líder del partido Yisrael Beiteinu, Avigdor Lieberman, fue empujado por la gran burguesía a negarse a formar una coalición con él después de las elecciones generales de 2019. En estas elecciones, la clase dominante intentó formar una coalición llamada Kahol Lavan (la llamada «alianza de centro»), liderada por Benny Gantz y Yair Lapid. Pero su intento de desalojar a Netanyahu fracasó, después de lo cual Gantz se desacreditó por completo al entrar en una coalición con Netanyahu, el mismo enemigo al que se enfrentaba. La crisis política ha provocado cuatro elecciones en los últimos dos años.

Mientras se acumulaban acusaciones de corrupción contra Netanyahu, sus aliados y protegidos del partido se volvían cada vez más contra él. Gideon Sa’ar es uno de ellos, al igual que Naftali Bennett y Ayelet Shaked del partido de derecha Yamina. Todos están ahora alineados contra Netanyahu en la nueva coalición. La crisis económica desencadenada por el COVID-19 ha exacerbado aún más las tensiones sociales y la inestabilidad política.

Después de las últimas elecciones de marzo, Netanyahu intentó una vez más superar el desafío a su gobierno adoptando medidas opresivas antipalestinas aún más agresivas, lo que provocó los enfrentamientos en Sheij Yarrah y la mezquita de Al Aqsa y provocó el conflicto más reciente con Hamas. Sin embargo, esta maniobra no rindió frutos como antes. En primer lugar, la mayoría de los israelíes vieron la campaña de bombardeos y las provocaciones de Netanyahu en la mezquita de Al Aqsa con enorme desconfianza. En segundo lugar, en lugar de mostrar un Estado sionista omnipotente, el conflicto terminó en un punto muerto debido al movimiento masivo de los palestinos dentro de las fronteras del Estado israelí y un movimiento de solidaridad pro-palestino que estalló en la región y en todo el mundo.

Desde el punto de vista del grueso de la clase dominante israelí, Netanyahu se ha convertido en un lastre. Sus acciones están socavando la legitimidad del Estado sionista por completo. Es por eso que la clase dominante ahora está poniendo todos sus esfuerzos en eliminar a Netanyahu por cualquier medio, forzando alianzas tan poco probables como la de Naftali Bennett con el partido Ra’am.

El nuevo gobierno: tan malo como el anterior

Desde el punto de vista de la clase trabajadora y del pueblo palestino oprimido, este gobierno no ofrece nada. Su programa puede describirse como «la política de Netanyahu sin Netanyahu». Lo que preocupaba a la clase dominante de Netanyahu no era su corrupción, su violenta represión de los palestinos, su racismo o los ataques al nivel de vida de la clase trabajadora. Todos estos son necesariamente parte del capitalismo israelí. Lo que les preocupaba era que Netanyahu estaba exponiendo estas tácticas y polarizando a la sociedad israelí a un nivel intolerable, socavando así la legitimidad del Estado y sus instituciones.

El hecho de que la llamada «izquierda sionista» (Avoda y Meretz) se haya unido al gobierno no puede disfrazar la agenda de la derecha del gobierno. El llamado Partido Laborista (Avoda) y Meretz han mostrado sus verdaderos colores. Los partidos sionistas supuestamente de “izquierda” siempre siguen a los partidos sionistas de derecha. Aunque se los presenta como progresistas, siempre están dispuestos a apoyar a un grupo de partidos de colonos de derecha y racistas contra otro. De hecho, la misma noción de sionismo de “izquierda” es una contradictio in adiecto (una construcción en sus términos): es imposible defender los intereses de la clase trabajadora y compartir la ideología sionista nacionalista de la clase dominante israelí.

Una mirada a sus integrantes también deja clara la posición de este gobierno: Naftali Bennett (Yamina) será primer ministro durante los dos primeros años, después de lo cual, ¡y asumiendo que esta coalición sobreviva tanto tiempo! – será reemplazado por Yair Lapid (Yesh Atid). Bennet es un racista y un firme partidario de los colonos sionistas. Está a favor de la anexión israelí de Cisjordania y es conocido por declaraciones como: «¡He matado a muchos árabes y no veo nada malo en eso!».

El Ministerio del Interior estará liderado por Ayelet Shaked, del partido de extrema derecha Yamina, quien se burló de quienes la llamaban fascista en un anuncio electoral hace unos años donde se roció con un perfume etiquetado como ‘Fascismo’, diciendo: “me huele a democracia”. El ministro de Finanzas será Avigdor Liebermann, colono sionista que vive en Cisjordania y, anteriormente, fue ministro de Relaciones Exteriores y ministro de Defensa bajo Netanyahu. Benny Gantz permanecerá como ministro de Defensa, cargo que ya ocupó bajo Netanyahu durante el reciente bombardeo de Gaza. Gantz también fue el comandante militar del bombardeo y de la invasión de Gaza en 2014, que mató a 2.300 palestinos, dos tercios de los cuales eran civiles, según la ONU.

La necesidad de una alternativa revolucionaria

Esta «alianza anti-Netanyahu» es excepcionalmente débil y no pasará mucho tiempo antes de que estalle una amarga lucha interna. Si existiera un partido revolucionario genuino en Israel a día de hoy, las escisiones en la clase dominante y la naturaleza cada vez más desacreditada y dividida de sus partidos presentarían una oportunidad para separar a una capa de los trabajadores judíos-israelíes de la clase capitalista israelí y conducirlos hacia una posición de independencia de clase.

Sin embargo, todavía no existe un partido de la izquierda israelí con ideas claras capaz de aprovechar esta oportunidad. Contra la discriminación, la guerra perpetua, la opresión del pueblo palestino y la corrupción de los partidos establecidos, el partido más grande de la izquierda israelí es Hadash, una alianza dominada por el Partido Comunista de Israel (Ma’Ki). Hadash plantea la demanda de más «democracia». Pero ¿qué significa eso? ¿Democracia parlamentaria burguesa? ¿La corrupción y el regateo por los cargos, a través de los cuales la clase dominante decide cuál de sus representantes debe “representar y pisotear” a las masas, como escribió una vez Marx? La verdad es que no puede haber fin para el imperialismo israelí y la opresión de los palestinos sobre una base capitalista; tampoco se puede poner fin a la corrupción y a la explotación. Lo que tenemos en Israel no es una situación «desafortunada» y accidental. Esto es lo mejor que puede ofrecer el capitalismo. No puede haber capitalismo israelí sin toda la podredumbre que conlleva hoy. Por tanto, no se necesitan demandas moralizadoras o abstractas como “democracia” o “paz”. Es necesaria una lucha por el derrocamiento revolucionario del Estado burgués de Israel.

En las últimas semanas, hemos visto surgir un heroico movimiento de masas de jóvenes palestinos. Pero en lugar de organizarlos, yendo de barrio en barrio, coordinando el movimiento por el derrocamiento revolucionario del Estado israelí, Hadash predicó un pacifismo desdentado. Sus lemas son: “Contra la guerra”, “Árabes y judíos se niegan a ser enemigos”, “Los niños de Gaza y Ber Sheva quieren vivir”. Pero, ¿a quién se dirigen estos llamamientos morales? ¿Al gobierno de Netanyahu? ¿Al alto mando de las FDI? ¿A los sionistas liberales?

Es correcto oponerse a la guerra reaccionaria, pero el pacifismo liberal no puede ofrecer ninguna salida al ciclo de barbarie que estamos presenciando. Cada «paz» imperialista se basa en el racismo, la discriminación, el acaparamiento de tierras y los desalojos, y la represión violenta de las protestas del pueblo palestino. Periódicamente se ve atravesado por la guerra imperialista, que persigue los mismos objetivos por otros medios. A la guerra, a su vez, le sigue una nueva “paz” imperialista en un ciclo interminable de opresión. Los intereses de clase detrás de este mecanismo de opresión deben ser expuestos sin piedad. Lo que se necesita es una lucha para superar el nacionalismo reaccionario fomentado por el Estado israelí, promoviendo la lucha de clases, la solidaridad de clases y el internacionalismo proletario en el contexto de una ola revolucionaria que está sacudiendo al capitalismo y al imperialismo a escala mundial.

Lo que se necesita en Israel-Palestina es una organización marxista genuinamente revolucionaria que pueda ofrecer una perspectiva concreta para el derrocamiento revolucionario del Estado capitalista israelí y el establecimiento de la Federación Socialista del Medio Oriente, dentro de la cual tanto los judíos israelíes como el pueblo palestino podría vivir en paz junto con todos los demás pueblos de la región. Una organización así aún no se ha forjado. Lograr esto es la tarea urgente de los trabajadores y jóvenes más progresistas y radicales de toda la Palestina histórica.

Deja un comentario