¿Invadirá Rusia Ucrania?

0 14

Por JACK HALINSKI-FITZPATRICK

Durante los últimos meses, los medios de comunicación de todo el mundo han estado hablando de una nueva guerra en Europa. Según los servicios de inteligencia estadounidenses, Rusia ha trasladado más de 100.000 soldados a su frontera con Ucrania. También está realizando ejercicios militares conjuntos con Bielorrusia. Estados Unidos y la OTAN han mantenido una serie de conversaciones con Rusia, aunque ninguna ha resuelto aún la situación.

¿Qué hará Putin?

Hay mucha especulación sobre lo que Putin pretende hacer. En primer lugar, debemos advertir que los informes sobre una «inminente invasión rusa» que los medios de comunicación occidentales están transmitiendo en voz alta deben tomarse con mucha precaución. Estas son historias inventadas por la CIA con el propósito de moldear la opinión pública. Aún menos creíbles son las afirmaciones emitidas por el gobierno de Zelensky en Kiev, incluida la idea de que los rusos están preparando una operación encubierta para justificar una acción militar. Esto es una guerra de propaganda y debe considerarse en consecuencia, lo que, por supuesto, también se aplica a las declaraciones públicas de Putin y Serguei Lavrov, el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia.

Los expertos occidentales han señalado un largo ensayo que Putin escribió en julio del año pasado, en el que describía a Rusia y Ucrania como “un solo pueblo”. Otros apuntan a los comentarios de Lavrov acusando a la OTAN de ser un “proyecto destinado a apoderarse de los territorios huérfanos tras el colapso de la Organización del Tratado de Varsovia y de la Unión Soviética” (énfasis mío). Todo esto, argumentan algunos, es una supuesta evidencia de que “Putin quiere recuperar el imperio”.

El ejército ruso es claramente muy superior al de Ucrania y podría invadir el país, si así lo decidiera, con relativa facilidad. Se citó al jefe de la inteligencia militar de Ucrania diciendo que “no hay suficientes recursos militares para repeler un ataque a gran escala de Rusia si comienza sin el apoyo de las fuerzas occidentales”. El mismo artículo cita a Rob Lee, un ex marine estadounidense, quien dijo que los misiles rusos podrían “aniquilar una parte significativa del ejército ucraniano en menos de una hora”.

Sin embargo, como vimos con las invasiones estadounidenses de Irak y Afganistán, mientras que una invasión inicial puede lograrse con relativa rapidez, mantener o absorber un país es otra cuestión completamente diferente. Putin tendría que considerar el hecho de que probablemente tendría que enfrentarse a una insurgencia local, incluso si la invasión tuviera éxito. Diferentes encuestas han demostrado que el 58% de todos los hombres o un tercio de todos los ciudadanos estaría dispuesto a luchar contra Rusia si hubiera una invasión. El New York Times también citó a un comandante ucraniano, Oleksandr Pavliuk, afirmando que el país “comenzaría una guerra partisana” si fuera necesario.

Está claro que una parte sustancial de la población ucraniana rechazaría una invasión rusa si se produjera. Desde las protestas de Maidán de 2014, que llevaron al derrocamiento del gobierno de Yanukovich, hemos visto al Estado promover el nacionalismo ucraniano antirruso reaccionario y la ideología de extrema derecha. El apoyo a la OTAN en Ucrania aumentó considerablemente en los años posteriores a la anexión de Crimea por parte de Rusia. Según una encuesta de opinión reciente, casi el 60 % de los ucranianos votaría por unirse a la OTAN si hubiera un referéndum, aunque el país está dividido según líneas geográficas, con el oeste y el centro firmemente a favor, y el este y el sur estrechamente en contra (la encuesta solo incluye aquellas partes del Donbass que están bajo el control de Kiev). Por lo tanto, es poco probable que Rusia pueda absorber a Ucrania a punta de pistola.

El Dr. Fred Kagan, ex profesor de historia militar en la Academia Militar de EE.UU. en West Point, estima que una ocupación de Ucrania requeriría un soldado por cada 20 habitantes. Eso significaría que sería necesaria una fuerza de 325.000, solo para mantener Kiev y las principales ciudades de Ucrania en el sur y el este. No es probable que este sea un costo que Putin estaría dispuesto a pagar.

¿Qué quiere Putin?

Rusia ha hecho exigencias a EE.UU. y la OTAN, incluida la abstención de actividad militar en el antiguo bloque del este; abstenerse de desplegar misiles lo suficientemente cerca como para golpear a Rusia; y el final de la extensión hacia el este de la OTAN, entre otras cosas.

Los medios occidentales han presentado estas demandas como completamente irrazonables, pero esto es pura hipocresía. En 1989, el entonces secretario de Estado de los EE.UU., James Baker, prometió que “no habría una extensión de la jurisdicción de la OTAN… ni una pulgada, hacia el este”. Desde entonces, la OTAN se ha expandido 1.000 km hacia el este y ha prometido que tanto Ucrania como Georgia algún día se convertirán en miembros.

Esta es una alianza militar que Rusia percibe como una amenaza. Ucrania también es uno de los mayores receptores de ayuda militar de los EE.UU., recibiendo 2.500 millones de dólares desde 2014. Uno solo puede imaginar la reacción del gobierno de los EE.UU. si Canadá o México se unieran a una alianza militar con Rusia o China. Además, tras haber firmado el tratado INF (no proliferación de misiles de alcance intermedio) en 1988, los EE.UU. se retiraron unilateralmente del mismo en 2019.

Estados Unidos se queja del principio sagrado de la “soberanía nacional” y la “inviolabilidad de las fronteras”… pero solo lo hace cuando conviene a sus objetivos imperialistas. Estados Unidos es la nación imperialista más poderosa de la Tierra y nunca ha dudado en destituir gobiernos e invadir países para defender los intereses de su propia clase capitalista.

Se metió en guerras en Irak y Afganistán, y constantemente ha estado coartando a Rusia. La ha rodeado de puestos militares de la OTAN y ha organizado ‘revoluciones de colores’ en países como Georgia y Ucrania, instalando regímenes amistosos con Occidente. El movimiento Maidán fue provocado por el imperialismo alemán y estadounidense. Perturbó el equilibrio entre Rusia y Occidente en Ucrania al amenazar con aislar a Rusia de la economía ucraniana, que por razones históricas tiene fuertes vínculos con Rusia.

Putin, defendiendo los intereses de la clase capitalista rusa, ciertamente quiere hacer retroceder a la OTAN. La guerra de Georgia en 2008 fue un punto de inflexión en ese sentido. Después de varios años de humillaciones a manos de los imperialistas occidentales, Rusia dijo “basta ya”. Poco podía hacer Estados Unidos.

Lo mismo sucedió en 2013 con las llamadas “líneas rojas” de Obama en Siria. En ese caso, Occidente estaba en medio de una campaña para impulsar una insurgencia islamista con el fin de derrocar a Assad, quien era un antiguo aliado de Rusia. Sin embargo, pronto quedó claro que Estados Unidos no estaba dispuesto a enviar tropas sobre el terreno para acabar con su objetivo. Por lo tanto, los rusos se dieron cuenta de que era seguro intervenir para apuntalar el régimen de Assad y mantener la única instalación militar de Rusia en el Mediterráneo. Estados Unidos no podía hacer nada más que ver cómo Rusia e Irán aplastaban a sus representantes yihadistas en Siria.

A esto le siguió poco después la anexión de Crimea en 2014, que también tiene un valor estratégico e histórico importante para la clase dominante rusa. Washington se quejó y amenazó a Putin con consecuencias. Se impusieron sanciones, pero el hecho es que ocho años después, Crimea sigue siendo parte de la Federación Rusa y hay muy poco que Estados Unidos pueda hacer al respecto.

Todo esto ha impulsado la confianza de Putin y ha alimentado sus ambiciones de reafirmar a Rusia como la principal potencia regional en Europa del Este y Asia Central. Esto se intensificó aún más después de que intervino para apuntalar los regímenes de Bielorrusia y Kazajistán, aumentando la dependencia de ambos países de Rusia.

Tras la derrota de EE.UU. en Afganistán, Putin cree que una vez más es el momento adecuado para reafirmar los intereses del capitalismo ruso y hacer retroceder a Occidente. Al estilo típico de un gángster, utiliza amenazas en el escenario mundial para ganar influencia. El diario digital Politico afirma que, en noviembre, Putin dijo a los diplomáticos que cierta tensión obligaría a Occidente a tomar a Rusia en serio. El traslado de un gran número de tropas a la frontera con Ucrania está destinado a lograr precisamente eso.

Ya se especula que un ataque informático que eliminó 70 sitios web del gobierno ucraniano fue llevado a cabo bajo las instrucciones de Putin. Rusia también ha llevado a cabo ejercicios con fuego real con tropas y tanques mientras se llevaban a cabo las conversaciones, y ahora hay informes de más ejercicios en Bielorrusia. Putin tiene la intención de amenazar a Ucrania para obligar a EE.UU. y la OTAN a sentarse a la mesa de negociaciones para discutir la retirada de la OTAN de Europa del este y la aplicación de los acuerdos de Minsk (el acuerdo de paz firmado con Ucrania sobre el estado de sus regiones del este, que consolidaría la influencia de Rusia dentro del país).

Si bien una ocupación a gran escala está fuera de discusión, las amenazas de Putin no son del todo vacías. Es posible que Rusia pueda lanzar una ‘pequeña guerra’ o un ataque quirúrgico contra las instalaciones militares ucranianas. Los comentaristas occidentales dicen que esto podría implicar la anexión completa de la región del Donbass, que actualmente ya está controlada por fuerzas prorrusas; crear un corredor terrestre a Crimea previamente anexada; o un renacimiento del llamado proyecto ‘Nueva Rusia’, que implicaría un intento de “aislar a Ucrania del Mar Negro”.

Sin embargo, parece poco probable que Putin desee anexionarse el Donbass. Dejar estas regiones en su estado actual, efectivamente controladas por Rusia, pero aún como parte de Ucrania, le da a Putin una gran influencia en el país. Igualmente, el proyecto ‘Nueva Rusia’ supondría la toma de la ciudad de Odessa, una ciudad de más de 1 millón de habitantes, el 68% de los cuales son de etnia ucraniana, lo que supondría costes importantes, y la probable apertura de un frente de insurgencia contra la ocupación. Por lo tanto, parece que, si (y eso es un gran si) Putin se moviera hacia la acción militar, la ruta más probable sería crear un corredor terrestre que uniera el Donbass con Crimea.

La otra motivación de Putin es claramente avivar las llamas del nacionalismo de Rusia como gran potencia en un intento de distraer a la gente de los problemas internos. Durante muchos años, Putin pudo aprovechar la ola del auge petrolero y sus índices de aprobación rondaron el 70%. Esto aumentó a alrededor del 85% debido al estado de ánimo ultranacionalista que siguió a la anexión de Crimea. Sin embargo, su popularidad ha comenzado a caer nuevamente, retrocediendo a un 55% en 2020, e incluso más bajo según ciertas encuestas.

Esto se debe a varios factores. La pandemia de coronavirus ha matado a unos 320.000 rusos, según cifras oficiales. Con la caída de los precios del petróleo tras la crisis de 2008, la economía rusa también entró en dificultades. Esto significó que, de 2013 a 2020, los ingresos reales cayeron un 11%. Además de esto, la inflación actualmente supera el 8%, lo que hace que el nivel de vida de la clase trabajadora sea aún más bajo. Esta fue la verdadera razón de las protestas provocadas por el arresto de Navalni el año pasado, y de los decepcionantes resultados electorales de Rusia Unida, de Putin.

Parte de la motivación, por lo tanto, es probablemente un intento de reavivar este espíritu nacionalista reaccionario una vez más para cortar la creciente rabia de clase en la sociedad rusa. Pero fomentar el nacionalismo amenazando con la guerra es algo completamente diferente a participar en una guerra larga y costosa, que tendría el efecto contrario. Esta es otra razón por la que una invasión militar a gran escala es muy poco probable, ya que no sería de interés para Putin.

La debilidad de los EE.UU.

En respuesta a Rusia, los representantes del imperialismo estadounidense no han ofrecido mucho más que palabras. Jen Psaki, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, rechazó las demandas de Rusia y explicó que “EE.UU. no comprometería los principios clave sobre los que se construye la seguridad europea”. Antony Blinken, Secretario de Estado de EE.UU., declaró que EE.UU. estaba “dispuesto a responder con fuerza a una mayor agresión rusa”.

Sin embargo, tras una mayor investigación, esta respuesta contundente equivale solo a «fuertes medidas económicas», «material defensivo adicional para los ucranianos» y una promesa de «fortalecer a nuestros aliados de la OTAN en el flanco oriental». Igualmente, aunque Jens Stoltenberg, el secretario general de la OTAN, ha declarado que “tenemos tropas, tenemos fuerzas”, no ha dado detalles sobre qué se podría hacer específicamente. ¡Joe Biden también ha señalado que comprometer fuerzas estadounidenses para defender a la propia Ucrania “no está sobre la mesa”!

El relativo debilitamiento del imperialismo estadounidense, en este caso expuesto por su falta de voluntad para enviar tropas terrestres, lo lleva a retirarse, lo que nuevamente agrava su debilidad. En una conferencia de prensa el 19 de enero, Biden señaló que su “suposición” era que Putin “se acercaría más” a la frontera. Sin embargo, agregó que la respuesta de Occidente dependería de “lo que haga [Rusia]. Una cosa es si se trata de una incursión menor y luego nosotros [la OTAN] terminamos discutiendo sobre qué hacer y qué no hacer”.

Desde el punto de vista del imperialismo estadounidense, las divisiones con sus aliados europeos no deben expresarse abiertamente. Sin embargo, debido a la debilidad de los Estados Unidos, no son capaces de forzar una línea unida de la OTAN con la que enfrentarse a Rusia. Esto también lo demostró el presidente francés, Emmanuel Macron, quien recientemente pidió conversaciones separadas con Rusia dirigidas por Europa.

Estados Unidos está claramente preocupado en quedar expuesto como un país débil frente al mundo, razón por la cual algunos sectores de la clase dominante estadounidense podrían inclinarse hacia una posición más intransigente. Pero hay límites en lo que realmente puede hacer. Después de dos guerras agotadoras en Irak y Afganistán, hay una oposición masiva a la guerra en los Estados Unidos. Lo que todo esto refleja es el relativo declive del imperialismo estadounidense, que ya no puede actuar como el policía mundial de la misma manera que lo hizo en el pasado. Es menos capaz de obligar a sus aliados a actuar como uno solo, y se ha abierto espacio para que potencias más pequeñas maniobren y flexionen sus músculos a escala regional.

Sanciones

Los EE.UU. y la OTAN deben depender de nuevas sanciones. Las conversaciones han ido desde excluir a Rusia del sistema de pagos SWIFT, lo que dificultaría la capacidad del país para actuar en el mercado mundial; al bloqueo de la importación de bienes como teléfonos inteligentes y componentes de automóviles; o desechar el gasoducto Nord Stream 2, que transportará gas ruso directamente a Alemania, sin pasar por Ucrania.

El problema con este enfoque es que, si Rusia realmente tuviera la intención de invadir Ucrania, las sanciones no serían suficientes para detenerlo. En primer lugar, aunque se estima que las sanciones han afectado a la economía rusa entre un 2,5 % y un 3 % anual, no han logrado lo que pretendían. Muchas de estas sanciones se impusieron a raíz de la anexión de Crimea, pero no han hecho nada para obligar a Putin a revertir la anexión.

Además de esto, como explica el Financial Times, el Estado ruso se ha esforzado por reducir su dependencia del sistema financiero global. Lo que esto significa es que las sanciones en realidad podrían afectar más a la UE que a Rusia. La UE importa más del 40% de su gas y una cuarta parte de su petróleo de Rusia, por lo que es probable que impedir que el país utilice el sistema de pagos SWIFT o poner fin a Nord Stream 2, especialmente en el contexto de los precios del gas en alza, sea desagradable para los líderes de la UE.

Esto es particularmente cierto en el caso de Alemania, el principal país capitalista de Europa y el país económicamente más dependiente de Rusia. Por esta razón, los capitalistas alemanes no son partidarios de las sanciones y Berlín ha tomado una posición claramente menos beligerante que la de Washington. El jefe de la Marina alemana se vio obligado a dimitir por expresar esto públicamente, cuando dijo que el estado de Crimea no se revertiría y que lo que Putin quería “y probablemente merecía” era “ser tratado con respeto”. En una entrevista con el periódico Sueddeutsche Zeitung, el canciller alemán, Olaf Scholz, dijo que cualquier sanción impuesta a Rusia, en caso de que invada Ucrania, debería ser «prudente» porque «nadie debería albergar la ilusión de que cualquier paso que se dé en estas acciones no tendría consecuencias para nosotros». Esto se da en un momento en que Washington quiere que sus aliados europeos traten con Rusia para que EE.UU. pueda concentrarse en China.

Además, sobre la cuestión de bloquear las importaciones de tecnología de Rusia, solo se necesitaría que ciertos países estuvieran dispuestos a violar dicho bloqueo para que toda la iniciativa fuera totalmente ineficaz. EE.UU. puede intentar bloquear el ingreso de teléfonos inteligentes o cualquier cosa que desee al mercado ruso, pero uno puede imaginar fácilmente que China estaría más que dispuesta a intervenir y llenar el vacío.

¿Se puede llegar a un acuerdo?

Ahora se plantea la pregunta: ¿hacia dónde se dirige esta situación? El principal objetivo de EE.UU., según el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan, es “disuadir una invasión militar rusa que arrebatara más territorio a Ucrania”. Al imperialismo estadounidense le gustaría mantener el control sobre Europa del este pero, para centrar su atención en China, se está alejando de Europa y Medio Oriente. Esto abre la oportunidad para que Rusia presione para que EEUU también retroceda en lo que considera un avance amenazante de Occidente hacia el Este.

Estados Unidos no está dispuesto a usar tropas para defender militarmente a Ucrania, y las sanciones no serán suficientes para obligar a Putin a retirarse, lo que significa que se verá obligado a hacer más concesiones. Ya hay rumores de esto. Como señala The Economist, la cita anterior de Sullivan deja abierta la posibilidad de permitir que Rusia se anexione las regiones separatistas de Ucrania. También se ha hablado de que Estados Unidos está considerando una reducción de fuerzas en Europa del este. Esto fue negado por Biden, pero Antony Blinken fue equívoco cuando se le preguntó sobre el posicionamiento del armamento pesado en Polonia en CNN. Otros, como un exdirector superior de Rusia en el Consejo de Seguridad Nacional, han sugerido que la OTAN podría comprometerse formalmente a evitar que Ucrania se una a la OTAN durante un número determinado de años.

Junto con el palo de las sanciones, la OTAN estaba dispuesta a ofrecer algunas concesiones sobre el «control de armas» y hacer esfuerzos por una mayor «transparencia en la actividad militar». De manera similar, un alto funcionario de la Casa Blanca reveló que Estados Unidos estaba dispuesto a “explorar… restricciones recíprocas sobre el tamaño y alcance de los ejercicios [militares]”. Esto fue rechazado por Serguéi Riabkov, el negociador ruso, quien dijo que las conversaciones habían llegado a un “callejón sin salida” ya que estas concesiones no cumplían con las principales solicitudes del Kremlin. En otras palabras, los rusos sienten que pueden obtener mayores concesiones.

En la reciente conferencia de prensa posterior al fracaso de las conversaciones con Riabkov, Biden presentó las últimas ideas sobre las concesiones que podrían ofrecerse. Según el presidente, los dos deseos más importantes de Rusia son que Ucrania “nunca sea parte de la OTAN” y que no haya “armas estratégicas estacionadas en Ucrania”. Sobre la segunda demanda, dijo que “podríamos arreglar algo”. Sobre la cuestión de si Ucrania podría unirse a la OTAN, señaló que «a corto plazo» esto «no era muy probable» y eso significaba que «hay espacio para trabajar si él quiere hacer eso». También señaló que una cumbre con Putin era “una posibilidad”.

El hecho de que las sanciones no hagan retroceder a Rusia y que Estados Unidos no esté dispuesto a comprometerse a defender militarmente a Ucrania ya es una victoria para Rusia y Putin. Así lo demostró claramente la reunión entre Blinken y Lavrov el 21 de enero. Ahora se describe a Biden como «totalmente dispuesto» para comprometerse a entablar conversaciones con Putin. Putin, por otro lado, parecía estar dispuesto a dejar que Biden se angustiara esperando, y Lavrov dijo que las conversaciones futuras dependerían de una “preparación seria”. Lograr una cumbre con el presidente estadounidense es una victoria en sí misma para Putin.

El curso más probable de los acontecimientos, por lo tanto, son las conversaciones en curso entre los EE.UU. y Rusia, que eventualmente terminarán con los EE.UU. obligados a hacer algún tipo de concesiones. No se pueden descartar pequeñas incursiones del lado ruso, pero una invasión a gran escala de Ucrania es extremadamente improbable. Estados Unidos tratará de mantener las concesiones que hacen tras bambalinas y pintar todo lo que resulte de ello como una victoria. Sin embargo, lo que todo esto muestra es que Estados Unidos ciertamente no está “de vuelta”, y Putin, plenamente consciente de este hecho, se está aprovechando al máximo de la situación.

La situación en Ucrania refleja la situación mundial. Cuando el sistema capitalista se encuentra en un período de crecimiento general y hay suficiente botín para compartir entre las diferentes clases capitalistas, el sistema puede parecer estable. Sin embargo, cuando el sistema está en crisis, cada Estado nación intenta hacer valer los intereses de su propia clase dominante con más fuerza, lo que genera más fricciones y estallidos como el que estamos presenciando. A esto se suma la crisis del imperialismo estadounidense, que ya no puede dictar las reglas de las relaciones mundiales como solía hacerlo y estabilizar así la situación. Por el contrario, se está convirtiendo en una fuerza desestabilizadora en sí misma. Esta creciente inestabilidad es el sello distintivo del período en el que vivimos. Es el reflejo de un sistema enfermo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.