Huelga en la Escuela Nacional de Agricultura

Alrededor de las 7 de la mañana del 18 de agosto unos 400 estudiantes y trabajadores de la Escuela Nacional de Agricultura “Roberto Quiñónez”  (ENA) bloquearon la carretera a la altura del kilometro 33 y medio hacia  Santa Ana en protesta de la política de conducción de dicho centro por parte del director  Ever Adalberto Quiñónez.

Alrededor de las 7 de la mañana del 18 de agosto unos 400 estudiantes y trabajadores de la Escuela Nacional de Agricultura “Roberto Quiñónez”  (ENA) bloquearon la carretera a la altura del kilometro 33 y medio hacia  Santa Ana en protesta de la política de conducción de dicho centro por parte del director  Ever Adalberto Quiñónez.

¿El por qué de la huelga?

La ENA no es una simple una escuela más, a pesar de contar con unos 330 estudiantes es una de las pocas instituciones públicas que busca desarrollar la agricultura y la ganadería de manera agroindustrial en nuestro país, donde la competitividad de los pequeños campesinos ha sido absorbida por la brutal maquina monopolista de los grandes empresarios. Uno de los pasos necesarios para desarrollar a nuestro país es capacitar a personas de manera adecuada y poniéndolas a trabajar al servicio de la sociedad, sin embargo esto no quiere decir que las condiciones a las que tiene que estar sometido su estudio tengan que ser deplorables.

La vida de un estudiante de la ENA comienza a las 4:30 de la mañana cuando son llevados a realizar practicas agrícolas, sin duda los estudiantes necesitan llevar a la practica lo que se les ha enseñado en las aulas, sin embargo es aquí donde comienzan los ataques.

La poca infraestructura  no da abasto a la demanda estudiantil, en un solo salón reciben clases hasta 110 alumnos; hay un solo doctor para toda la población estudiantil; según los estudiantes los buenos ingenieros que les daban clases renuncian por los bajos salarios, la alimentación depende de gran manera de lo que ellos mismos cosechan, sin embargo manifiestan que lo que les dan de comer es “lo peor de las cosechas” llegando inclusive al punto de producirse una intoxicación masiva en este año, curiosamente los únicos que no enfermaron fueron ¡los que no habían ido al comedor estudiantil ese día!

Por otro lado la misma dinámica se repite entre los empleados, hace dos años  fueron despedidos 10 empleados, entre ellos 6 ingenieros agrónomos egresados de esta misma escuela, 1 máster egresado de esta misma escuela y  3 empleados en el año 2007 debido a que estaban formando un núcleo que buscaba aglutinar a los demás trabajadores de la ENA para formar una organización de lucha de los trabajadores. Sus salarios no corresponden al alza de los precios de la canasta básica y no cuentan con el equipo adecuado para desempeñar sus labores, estos empleados para terminar esta injusticia fueron despedidos sin recibir ninguna indemnización hasta la fecha. También fueron despedidos 2 compañeros sindicalistas en el año 2009, sin reconocer hasta la fecha respectiva indemnización.

No cabe duda que todo esto rebalso el vaso de la paciencia de los trabajadores y estudiantes, de manera correcta han identificado al director Quiñónez como el responsable de llevar a cabo estas medidas, de manera arbitraria Quiñónez promueve ascensos de cargos a gente de su confianza, las luchas que se han desencadenado actualmente son un reflejo del contexto político general, como bien lo explicaba un trabajador y sindicalista de la ENA: “Hace unos años con los gobiernos de derecha no se nos hubiera ocurrido hacer esto pero ahora que esta Funes en el poder hay un poco mas de libertad de expresarnos”.

¡Obreros y estudiantes, unidos y adelante!

Los estudiantes de la ENA tienen prohibido organizarse, sin embargo la naturaleza aborrece al vacio y a pesar que las autoridades evitaban la organización estudiantil así como un demonio evita el agua bendita fueron más fuertes las presiones a las que estaban sumidos los jóvenes, de manera correcta se orientaron al Sindicato de Trabajadores de la Educación de El Salvador (STEES) quienes tienen miembros al interior de la ENA, la conexión entre estudiantes y trabajadores no fue difícil, bastó simple y sencillamente plantear las reivindicaciones. Si vemos a mas detalle la caracterización de clase  echó a la borda cualquier prejuicio de que los intereses de los estudiantes y los trabajadores son irreconciliablemente opuestos, al fin y al cabo los estudiantes somos hijos de los trabajadores y cualquier ataque a los trabajadores debe ser entendido por los estudiantes como un ataque a nuestros padres y viceversa: un ataque a los estudiantes debe significar para los trabajadores un ataque a sus hijos.

El futuro de la lucha que se ha emprendido reside en mantener este lazo sagrado entre los trabajadores y estudiantes, debemos estar atentos, las autoridades intentarán separar nuestras reivindicaciones argumentando que son luchas distintas, como lo explicamos en el párrafo anterior eso no es cierto, un ataque a cualquiera es un ataque a la misma clase, otra consideración que debemos tomar es que la ENA se encuentra muy retirada de otras escuelas y centros obreros. Otra de las tareas es conformar comités de enlace con trabajadores de otras fábricas y con estudiantes de otros centros educativos llamando a apoyar la lucha de la ENA y a hacer un frente común en defensa de los intereses de los jóvenes y trabajadores. Esto nos servirá para que la capa de compañeros que hoy salieron a las calles no se desmoralicen mañana, la táctica de las autoridades será alargar las negociaciones (alternamente a la protesta se estaba llevando una negociación con autoridades de la ENA, representantes sindicales, representación estudiantil y por parte del gobierno central el viceministro de Agricultura) en ese caso si no quieren darnos una respuesta pronta debemos convocar a que los demás trabajadores se sumen a la lucha.

Nuestras reivindicaciones:

Los estudiantes y trabajadores de la Escuela Nacional de Agricultura exigimos:

1)    Destitución del director Adalberto Quiñónez en su lugar un director a favor de los estudiantes y trabajadores.

2)    Derecho a la organización estudiantil.

3)    Inversión por parte del Estado en Infraestructura y más docentes capacitados.

4)    Por una salud y alimentación digna y de calidad.

5)    Uniformes para todos los trabajadores sin importar si tienen contratos eventuales, ingreso de estos a la ley de salarios en busca de la estabilidad laboral.

6)    Abajo el arribismo, no estamos en contra del trabajo pero si que los ascensos estén basados en pisotear a otros trabajadores.

19 de agosto de 2009
 

News Reporter

Deja un comentario