Hermanos  proletarios… ¡Educación primero para el hijo del obrero!

Discúlpenme el atrevimiento de invadir su espacio virtual a causa de múltiples observaciones que me inquietan, inquietan mis pensamientos como aquel bebé que ya cumplió su tiempo de gestación y forzosamente ve la luz por voluntad o por la fuerza1. Es conocido que los maestros  que trabajan en colegios privados son hasta cierto punto dedicados, amables, atentos, buscadores de habilidades y fortalezas entre sus estudiantes; y podemos seguir con un ramillete muy decoroso hacia estos maestros. Pero cuando hablamos del sistema público, son en su mayoría—por supuesto que hay excepciones—altamente insensibles, se desmoronan emocionalmente con facilidad, descuidados y ni siquiera logran aplicar los  programas de estudio como se debería,  son duplicadores de libros porque hacen que el estudiante los pase al cuaderno hasta con los mismos errores2. Sino que aún continúan aplicando el método libresco.

Discúlpenme el atrevimiento de invadir su espacio virtual a causa de múltiples observaciones que me inquietan, inquietan mis pensamientos como aquel bebé que ya cumplió su tiempo de gestación y forzosamente ve la luz por voluntad o por la fuerza1. Es conocido que los maestros  que trabajan en colegios privados son hasta cierto punto dedicados, amables, atentos, buscadores de habilidades y fortalezas entre sus estudiantes; y podemos seguir con un ramillete muy decoroso hacia estos maestros. Pero cuando hablamos del sistema público, son en su mayoría—por supuesto que hay excepciones—altamente insensibles, se desmoronan emocionalmente con facilidad, descuidados y ni siquiera logran aplicar los  programas de estudio como se debería,  son duplicadores de libros porque hacen que el estudiante los pase al cuaderno hasta con los mismos errores2. Sino que aún continúan aplicando el método libresco.

Los estudiantes copian incesantemente de los libros a su cuaderno como si esos contenidos pasaran directamente a sus conciencias. La educación pretendida y deseada de esa manera no existe3. Se está atrofiando la inteligencia y la creatividad de los hijos del obrero. No hay educación como tal, solo hay amaestramiento. Se puede ver una indolencia pasmosa y una negligencia sin par en el magisterio en general. La mayoría de maestros de colegios privados son también maestros en escuelas públicas, entonces ¿por qué tantas deficiencias en las escuelas? ¡Muchos de estos maestros, faltan continuamente  a su plaza oficial antes que al colegio que los explota miserablemente!  Y así lo demuestran los permisos personales.

El MINED consciente de este fenómeno no ha podido plantear una solución a este problema, de hecho, esto no es prohibido ya que el nivel de gastos de muchos docentes es más elevado que el nivel de ingresos y buscan una entrada extra, esto al final repercute en  el deterioro en la educación del hijo del obrero.

También es recitado aquel viejo y conocido refrán: el que es perico en cualquier palo es verde. Generalmente es recitado por aquellos maestros que no estudiaron ninguna especialidad, pero que son licenciados en educación y creen que están en la capacidad de atender  cualquier clase en cualquier nivel, incluso a nivel universitario. Y así viven o desde cierta perspectiva, muy particular, la falta de calidad y profesionalización afectan grandemente el sistema educativo nacional. Muchos se transforman en oportunistas dentro del magisterio.Algunas de las deficiencias y vicios que se pueden encontrar en las escuelas y que se han logrado identificar son:

A.  La creencia común de  que el  perico en cualquier palo es verde.

Es decir, que el que es profesor puede atender  cualquier clase en cualquier nivel. El problema es que los maestros no son pericos y su trabajo no es parlotear  como lora en estaca.

B. Se asignan docentes a las escuelas y éstos no cubren muchas veces las especialidades por las que se formaron o se asignan sin especialidad para entender especialidades.

El ingeniero Gil4, cuando era director departamental de San Salvador  dijo: “ya está comprobado que los que no tienen especialidad trabajan mejor que los que  tienen especialidad”. Algunos todavía piensan así.

 

C. Existe la creencia común que el buen profesor es aquel a quien casi no se le queda ningún reprobado.

 Ante tal falacia, para no ser malos maestros, muchos docentes optan por promover indiscriminadamente al estudiantado y hacen el mínimo esfuerzo en su trabajo, además que ante la repitencia está la amenaza de las demandas promovidas por padres inconformes5.

 

D. Con un curso de escasos días, un personal que no pasó por la universidad y otros que  todavía no pasaron ni por el bachillerato pedagógico (maestros idóneos), fueron dados de alta como profesores por una anterior ministra de educación.6

Estos son casos complicados. Se tiende a abusar de su trabajo, y para colmar la mala suerte de este país, después, como a los dos meses aparecieron aquellos cursos de especialización, algunos sacaron su doble especialización. Ahora muchos se jactan dentro de los recintos escolares de su doble especialidad, pero en líneas generales arrastran una gran cantidad de deficiencias  en sus profesiones.

 

Dijo Sor Juana Inés de la Cruz: “que humor más raro de aquel que empañando el espejo siente que no está claro”  Pues sí. El MINED (algunos de los muchos burócratas) es el  responsable directo del descalabro que hay en la educación o mejor dicho, amaestramiento, porque si observamos  bien, nuestro sistema educativo nacional está muy influida por la corriente de Iván Pavlov el originador de la teoría del condicionamiento clásico y condicional  (castigo – recompensa).

 

E. Los directores en general no hacen visitas de grado a ver cómo trabaja su personal.

Está plasmado en los roles del director, que deben hacer visitas a los grados, pero no lo hacen y dicen confiar en su personal, sépase que la palabra confianza es una de las poquísimas palabras llamadas mala palabra7 (por este servidor). La experiencia nos lo demuestra, los directores deben sondear cómo está trabajando su personal en las aulas y fuera de ellas. Le guste o no a su personal.

Se puede seguir con esta camándula leviatánica de la “tal educación”, pero creemos que es suficiente. Alguna solución habrá. Y parte de ellas,  con toda modestia son numeradas a continuación. La idea es que ustedes,  amigos lectores  den mejores luces, son ustedes los que tienen conocimiento actualizado del tema, son ustedes los que viven año con año el deterioro en el aprendizaje significativo del estudiantado en general:

 

  1. Que se asignen docentes con especialidad desde segundo ciclo.

Es sorprendente que hoy en día, todavía haya maestros que no pueden dividir si no usan  una  calculadora.

 

  1. Que se imparta el idioma  inglés como lengua extranjera  desde primer grado, o antes si es posible.

Es conocido que en los primeros años es cuando mejor se aprende un idioma, en esos años no es necesario desaprender para aprender.

 

  1. Que sean respetadas las especialidades donde las hayan.

No se debe permitir que los directores usen y abusen de su puesto para asignar docentes por orden  de simpatía. Cada quien en su lugar.

 

  1. Que se diseñe un horario donde los maestros tengan al menos cuatro horas libres semanalmente.

¿Cómo dejarán tareas, actividades, revisión de cuadernos, calificación de exámenes, planificación, cuido de zonas, recreos dirigidos, etc., etc., si no hay tiempo en el cual hacer todo esto? Tomemos en cuenta que las revisiones semanales ascienden a más de 150, si trabajan en un colegio se duplica o triplica. Con razón muchos maestros abusan de los antidepresivos y andan víctimas de somníferos en las escuelas y con la tasa de café casi permanente en sus manos.

 

5. Que no se permita la promoción de alumnos que no lo merezcan.

Lenin dijo una vez: “poco pero bueno”.  Con esta política de promociones masivas lo único que estamos logrando es acomodar al pueblo salvadoreño a la gratificación inmediata, donde las cosas se logran con el menor esfuerzo, y si no se logra hay que reclamar  en el MINED y luego  se dan los llamados de atención para el maestro incompetente. Aquí podemos apreciar, el mundo patas arriba según Eduardo Galeano. Pero también hay que tener una alternativa para los estudiantes de lento aprendizaje o que realmente tienen problemas para adquirir las habilidades y capacidades necesarias. Hay que tener en cuenta que muchos estudiantes tienen problemas para el aprendizaje no porque ellos lo quieran así, hay que llegar a la raíz de las causas para poder combatir los efectos. Se necesitan no sólo docentes en las escuelas, es necesario del empleo de fisioterapeutas, psicólogos e incluso médicos. Para poder combatir las falencias de los estudiantes. 

 

6. Sean admitidos en los postgrados únicamente docentes con su respectiva especialidad y quienes no la tengan y quieran lograr una, que sean inscriptos en una especialidad en la universidad.

El postgrado permite trascender la formación generalista que otorga la carrera de grado, lo que amplía el horizonte profesional. Por ejemplo: un médico puede cursar una maestría en diabetes y especializarse en dicho campo de acción. Este profesional, por lo tanto, contará con los conocimientos necesarios para sobresalir en el tratamiento de esta condición.

 

Entonces, esto mejoraría grandemente el desempeño de los profesionales de la educación que tienen deficiencias y haría que se fortalecerían sus fundamentos o sus bases científicas. 

 

Si queremos que la libertad y la democracia real tengan futuro, alimentemos la pasión por ellas mediante las artes de la imaginación y la inteligencia.

 

¡Hacia la libertad por la lucha de clases y la educación!


 Notas finales

1. La ciencia todavía no se pone de acuerdo en las razones por las que un bebe nace: si es porque él decide deshacerse de la mamá estando ya lo suficientemente maduro como para valerse por sí mismo o porque el cuerpo de la madre lo rechaza por considerarlo “cuerpo extraño” viviendo parasíticamente (sin ánimo de ofender) en su cuerpo, o ambas.

 

2. El MINED ha propuesto la colección Cipotes y Cipotas, pero los negocios de libros pululan en los centros escolares engatusando a los maestros para que estos promuevan sus libros a condición de dar regalías financieras o en especie a los maestros. Este negocio perverso termina arrastrando al estudiante cada vez más a su colapso.

 

3. La educación es “cambio de conducta cuasi permanente” Copiar el libro por segunda vez no hace que cambie la conducta del estudiante en el sentido liberador de la educación. No confundamos los conceptos: educación – instrucción – amaestramiento – costumbre – habito. Una persona puede ser educada y no instruida o instruida y no educada. Lo ideal es que sea educada e instruida.

 

4. El ingeniero Gil fue un anterior director departamental de educación de San Salvador y alto militante arenero, tapadera de unos tremendos actos de corrupción denunciados.

 

5. Si un estudiante reprueba, hay que hacer una segunda prueba. Si reprueba nuevamente, hay que hacer un proyecto de recuperación y si nuevamente reprueba, hay que hacer otro proyecto, etc.,  A buen oído buen entended, el MINED necesita que todos pasen aprenda o no. Esto levanta el perfil del MINED en los organismos internaciones y se logran más donativo, etc. Poco interesa la verdadera educación liberadora. El maestro directamente los aprueba mejor.

 

6. Fue famosa la lista de maestros idóneos. Idóneos son los que trabajan como maestros sin serlo. Al ver en la lista a cierto director de un complejo educativo muy conocido y solicitar una copia del listado, fue denegada por el famoso ingeniero Gil.

 

7. No existen las malas palabras. A mi criterio particular “confianza” es mala porque ha causado dolorosas consecuencias a lo largo de la historia (Judas, Stalin, etc…); es mejor ser tolerante, palabra que por cierto no deja de tener sus espinas.

 

News Reporter

Deja un comentario