Grecia: participación masiva en la huelga general: ¡por la continuación de la lucha, no con palabras sino con hechos!

0 3

A continuación, se exponen algunas conclusiones de la huelga general de 24 horas que tuvo lugar en Grecia el pasado miércoles 9 de noviembre. Nuestros camaradas griegos abogan por la necesidad de una escalada inmediata y bien preparada de la lucha. Escrito originalmente el 9 de noviembre y publicado en www.marxismos.com.

La huelga general de 24 horas de hoy (9 de noviembre) convocada por los sindicatos de los sectores privado y público, GSEE y ADEDY, contra la subida cada vez mayor de la inflación representa un ejemplo sorprendente del poder de la clase trabajadora. Esta fue la cuarta huelga general consecutiva de 24 horas en menos de 18 meses (anteriormente, se convocó huelga el 6 de octubre de 2021, 4 de mayo de 2022 y 11 de septiembre de 2022) y sin duda la más grande. Con esta gran movilización, está claro que el movimiento obrero, relativamente lento pero seguro, está volviendo al frente de la lucha de masas.

Cientos de miles de trabajadores, desde Evros hasta Creta y desde las Islas Jónicas hasta el Dodecaneso, participaron en la huelga. Decenas de miles de ellos, junto con autónomos de determinados sectores, desempleados, estudiantes, estudiantes y pensionistas, también participaron en las manifestaciones organizadas en más de 70 ciudades.

Y todo ello, a pesar de los intentos del gobierno de asustar a los trabajadores, como vimos ayer en un intento de apelación ante los tribunales para declarar ilegal la huelga del transporte público, en un esfuerzo desesperado por impedir la participación de los trabajadores en las manifestaciones de Atenas. Al final, sin embargo, más de 50.000 manifestantes inundaron el centro de la capital, de los cuales aproximadamente dos tercios participaron en la concentración y manifestación organizada por PAME (Frente Militante de Todos los Trabajadores – el frente del movimiento obrero del Partido Comunista, el KKE).

En la mayoría de los centros de trabajo del sector público, y en algunos de sus equivalentes en el sector privado, hubo una gran participación en la huelga general, en la mayoría de los casos la participación fue mayor que en la anterior huelga del 6 de abril y en algunos casos mucho más grande.

Al mismo tiempo, una vez más, la participación en la huelga fue muy limitada o inexistente en la mayor parte del sector privado, donde no existen sindicatos fuertes: en oficinas, en pequeñas y medianas unidades productivas, en todo tipo de servicios, en la mayoría de las tiendas y en los cafés, donde trabaja una parte muy importante de la nueva generación de la clase trabajadora.

La razón no es sólo el temor a los despidos y las represalias de los patrones, sino también la gran presión sobre el nivel de vida de los trabajadores debido a la inflación, que generalmente es más alta en el sector privado, donde los salarios son más bajos. El escepticismo sobre participar en acciones huelguísticas en estos centros de trabajo se multiplica ya que no existe un plan concreto de continuación de la lucha militante que pueda llevar a la victoria.

De manera más general, la moral y el estado de ánimo de las masas se ven afectados decisivamente por la actitud adoptada por los líderes de los sindicatos y partidos obreros. La mayoría de los trabajadores se han dado cuenta de que, durante muchos años, las direcciones burocráticas de los sindicatos han estado utilizando las huelgas generales de 24 horas como ‘tiros en blanco’, simplemente para registrar el descontento de los trabajadores y dejar que sus miembros se desahoguen, sin mostrar ni siquiera una determinación rudimentaria para librar una lucha seria. Al mismo tiempo, los trabajadores también están decepcionados por la actitud de sus líderes políticos (SYRIZA, KKE), que no toman las iniciativas necesarias para sacar del poder al gobierno antiobrero de Mitsotakis lo antes posible. Tampoco presentan ningún programa o política capaz de persuadir a la clase obrera a hacer todos los sacrificios necesarios para realizarlos.

Sin embargo, a pesar y en contra de las intenciones y tácticas de la dirección sindical y política, la huelga general de hoy crea el terreno más favorable posible para que los trabajadores y las bases sindicales exijan e intenten forzar la intensificación práctica de la lucha. Esto debería comenzar con una huelga general de 48 horas a principios de diciembre, bien preparada con asambleas y comités de lucha en todos los sindicatos y lugares de trabajo. Esto debe combinarse con la creación de un frente único de masas, con la participación y acción conjunta de todos los sindicatos y partidos de masas apoyados por la clase obrera, que declaren que apoyan las demandas del movimiento obrero (SYRIZA, KKE, MeRA25).

En nuestro artículo anterior a la huelga de hoy, ya expusimos las demandas de lucha apropiadas contra el gran robo llevado a cabo por todos los sectores de los capitalistas a expensas de la clase obrera durante esta ola inflacionaria.

La clase obrera ha demostrado una y otra vez que quiere luchar y tiene el poder para expulsar inmediatamente del poder al gobierno reaccionario y corrupto de Nueva Democracia. Ahora es el momento

Leave A Reply

Your email address will not be published.