Gran Bretaña: La guerra de Gaza: un polo de atracción para la rabia que bulle en todas las partes

Los eventos en el Medio Oriente están teniendo un profundo impacto en la conciencia en Gran Bretaña. Mientras el establishment canta los mismos himnos hipócritas, cientos de miles salen a las calles. Se avecinan explosiones revolucionarias.

Lenin escribió una vez un artículo titulado Material Inflamable En La Política Mundial. Este titular describe acertadamente la situación internacional actual. Una crisis tras otra, en rápida sucesión, ya sea económica, política o militar.

Tras la pandemia y la guerra en curso en Ucrania, tenemos la catástrofe que se desarrolla en Palestina, la cual tiene un largo camino por recorrer. En el momento de escribir este artículo, la invasión terrestre de Gaza por parte de Israel aún no ha comenzado por completo.

La brutalidad de los bombardeos de las fuerzas armadas israelíes ha conmocionado a todo el mundo. A medida que llevamos este artículo a la imprenta, más de 8.000 palestinos inocentes han sido asesinados. Esto incluye a varios miles de niños, enterrados apresuradamente en fosas comunes. Muchos más habitantes de Gaza están desaparecidos. Más de un millón de personas han sido desplazadas de sus hogares.

Los imperialistas en Washington, Londres, Tel Aviv y otros lugares son responsables de esta pesadilla. Intentan encubrir sus crímenes culpando a sus víctimas, tal como lo ha hecho cada clase dominante asesina a lo largo de la historia.

Pero la gente normal puede ver a través de este engaño, a pesar de la campaña de propaganda cacofónica de los medios capitalistas. Podemos ver la sangre en sus manos.

Starmer y el establishment

El establishment británico y todos sus aduladores se empeñan en apoyar a la camarilla gobernante en Israel, que ha oprimido a los palestinos durante 75 años.

“Israel tiene derecho a defenderse”, afirman Biden, Sunak y el resto de los imperialistas occidentales, para justificar los crímenes de guerra israelíes. Pero los palestinos oprimidos no tienen ese mismo derecho.

‘Sir’ Keir Starmer se ha unido a este coro de hipócritas, imitando a los conservadores y los imperialistas en todo momento. Este ex abogado de derechos humanos, siempre tan interesado en mostrar a la clase dominante lo parecido a un estadista que es, incluso defendió el asedio mortal de Israel a Gaza.

Bajo presión, el líder laborista tuvo que dar marcha atrás. Pero su respuesta pavloviana inicial reveló su firme apoyo al capitalismo y al imperialismo.

El patrioterismo de Sunak y Starmer se añade a la indignación que se siente hacia todo el sistema. Mientras que los líderes conservadores y laboristas, al mismo tiempo, se oponen a un cese al fuego en Gaza, una encuesta reciente de YouGov muestra que el 76% está a favor de tal demanda, con solo el 8% en contra.

Entre las comunidades musulmanas en Gran Bretaña, hay repulsión. Una encuesta de 30.000 votantes musulmanes registró una caída de 66 puntos porcentuales en el apoyo al Partido Laborista de Starmer, si las elecciones generales se celebraran ahora, del 71% a solo el 5%.

La encuesta encontró que casi todos los musulmanes en Gran Bretaña, el 98%, tienen una opinión negativa sobre el Partido Laborista y los conservadores en cuanto a la cuestión de Palestina. Un 40% dijo que se abstendría en una elección.

Este colapso en el apoyo al Partido Laborista no tiene precedentes. Tendría que volver al apoyo de Blair a la guerra de 2003 en Irak para cualquier comparación.

A pesar de los esfuerzos de Starmer para “desinfectar” el partido en los últimos años, a través de una persistente purga de izquierdistas, una serie de concejales laboristas han renunciado en protesta en las últimas semanas. Muchos afiliados también han roto sus carnés.

Incluso figuras laboristas de alto nivel, como el alcalde de Londres, Sadiq Khan, han roto filas con la dirección, al igual que varios ministros en la sombra.

Ellos y nosotros

Las encuestas y los sondeos de opinión demuestran lo rápido que puede cambiar el estado de ánimo. La situación se ha vuelto extremadamente volátil, con grietas y fisuras que se abren en toda la sociedad.

La cuestión de Palestina está alimentando una ira de clase; en una actitud de “ellos y nosotros”, con una alianza de élites cínicas y fuera de contacto por un lado, y trabajadores normales y sus familias por el otro.

Cada día que pasa, hay un odio creciente hacia los conservadores y el partido Laborista de Starmer, hacia el establishment y hacia el sistema capitalista en general.

Los jóvenes en particular se están radicalizando cada vez más. Esto se refleja un fin de semana tras otro de manifestaciones masivas en toda Gran Bretaña.

Según una encuesta de opinión del Reino Unido, el 39% de las personas entre 18 y 24 años simpatizan con los palestinos, mientras que solo el 11% simpatiza con Israel. Sin embargo, estas cifras se invierten cuando se trata de personas mayores de 65 años.

En otras palabras, los sectores más vibrantes y dinámicos de la sociedad, aquellos que representan el futuro, apoyan las luchas de los oprimidos y buscan un cambio fundamental.

Catalizador para la conciencia

La causa de los palestinos se ha convertido en un catalizador de toda la ira acumulada en el último período, no sólo en Oriente Medio, sino a nivel internacional. Es el polo de atracción para los oprimidos, explotados y reprimidos en todas partes.

Todo se está uniendo. Todas las frustraciones reprimidas que se han acumulado están saliendo a la luz una vez más en esta última crisis. El horror que se le está infligiendo a Gaza está actuando como una chispa para todo este material combustible, dando lugar a un nuevo cambio dramático en la conciencia.

Cada vez más, los trabajadores y los jóvenes ya no confían en el establishment capitalista, ni en sus políticos mentirosos ni en la prensa. Una gran mayoría de la gente está enferma por la nauseabunda hipocresía y corrupción de la clase dominante.

“Una onza de experiencia vale una tonelada de teoría”, explicó Lenin. La experiencia misma de la vida en esta época de crisis es una rica lección para millones.

En todo el mundo, los manifestantes claman por justicia. Pero no hay justicia bajo el capitalismo.

El sistema se encuentra en un callejón sin salida. Esto significa una profunda inestabilidad a todos los niveles. Esa es la verdadera razón del caos social y económico que estalla en todo el planeta.

Explosiones revolucionarias

Los últimos 18 meses han visto un despertar de la clase trabajadora en Gran Bretaña, después de décadas de conformidad. El impacto de la crisis del coste de la vida ha obligado a millones de personas a actuar. Muchos han participado en huelgas por primera vez.

Estas luchas de clases no han desaparecido, pero están a punto de intensificarse. Nuevas batallas están en el horizonte.

La revolución no es un solo acto, como explicó Lenin. Es un proceso que se acumula. Bajo el martillo de los acontecimientos, millones de personas comienzan a cuestionar todo el sistema, como lo están haciendo hoy.

Y mañana se verán obligados a pasar por la “escuela de Starmer”, con ataques a la clase trabajadora aún peores que los infligidos por los conservadores, dada la profundidad de la crisis.

Millones de personas aprenderán dolorosamente las duras realidades del capitalismo. Verán la barbarie producida por el imperialismo a escala mundial.

Pero esto también provocará explosiones revolucionarias que sacudirán a la sociedad, como ocurrió con la Primavera Árabe.

Para que estos movimientos tengan éxito y pongan fin a esta pesadilla capitalista de una vez por todas, se necesita un partido revolucionario. Eso es lo que estamos construyendo, con mayor determinación y urgencia. Únete.

Deja un comentario