“FMLN en el gobierno” de Salvador Sánchez Cerén

Este pequeño libro fruto de una entrevista que le hiciera Roberto Regalado al actual vicepresidente de la republica es muy importante.  Cualquier compañero que quiera comprender mejor el comportamiento de nuestro partido en el actual gobierno debe leer este libro, independientemente si esta de acuerdo o no con la política aplicada por los dirigentes.

Este pequeño libro fruto de una entrevista que le hiciera Roberto Regalado al actual vicepresidente de la republica es muy importante.  Cualquier compañero que quiera comprender mejor el comportamiento de nuestro partido en el actual gobierno debe leer este libro, independientemente si esta de acuerdo o no con la política aplicada por los dirigentes.

Lo primero que se menciona es que la candidatura de Funes surge de una “alianza electoral con fuerzas democráticas”.  Ahora es claro para todo mundo que tenemos un gobierno de coalición o amplia alianza, sin embargo en el 2009 para el pueblo Funes era el candidato de la izquierda quien resolvería nuestros principales problemas fruto de los veinte años de gobiernos neoliberales de ARENA agravados por la crisis económica mundial del capitalismo.  No hubo un debate sobre esto para explicar al conjunto de la militancia la necesidad de ella y que comprendiéramos de antemano sus límites o surgiera otra propuesta.  Recordemos que Shafik Handal en el 2004 con una sorprendente claridad decía que con Funes a la cabeza del gobierno “el FMLN ganaría las elecciones pero no tendría el control”.

Más adelante en varias partes del libro se reconoce que hay diferentes “visiones de la coalición gubernamental”.  Esta idea se repite en varias ocasiones para justificar como uno de los factores importantes para no hacer los cambios con la velocidad y profundidad que el FMLN quisiera.  A dos años del gobierno lo que observamos es que las llamadas “fuerzas democráticas” son las que tienen la hegemonía del gobierno y las que deciden las cosas importantes.  Ellos representan a sectores de la clase dominante que han estado alejadas o molestas con el grupo vinculado al partido ARENA.  Nuestro partido en cambio tiene una presencia limitada, la cual con el tiempo se va haciendo cada vez más pequeña y ligada a los ministerios de la parte social: Salud, Educación, Obras Públicas, Trabajo y otros.  Se sigue manteniendo el discurso que somos el partido de gobierno y eso implica asumir las políticas incorrectas ante el pueblo que al final dañan electoralmente al partido, lo correcto es explicar que nosotros no controlamos el gobierno y por lo tanto no somos responsables de todo ello.  Es cierto que como dicen los dirigentes sacamos a ARENA del gobierno pero podría ser a un costo muy elevado porque si este gobierno se desprestigia al no poder resolver los problemas mas urgentes de la población, arrastrara tras de si al FMLN y se perderá la oportunidad histórica del primer gobierno de izquierda que haga los cambios que se necesitan a favor de la clase trabajadora.

Se dice también que no se pueden resolver de un plumazo los problemas acumulados de más de doscientos años de gobiernos burgueses.  Esto es hasta cierto punto correcto, ni siquiera un gobierno con hegemonía del FMLN podría resolver todo en tan poco tiempo.  Pero sí podría tomar muchas decisiones que pueden resolver algunos de los problemas más urgentes.  Por ejemplo ante el alto costo de la vida es necesario un aumento al salario mínimo por lo menos de $300.00, ante el aumento de la energía eléctrica hay que nacionalizar las empresas distribuidoras, nacionalización de las pensiones y otras.  Estas medidas nos traerían el ataque rabioso de la burguesía nacional e internacional, en cambio tendríamos el apoyo de la clase trabajadora que es lo más importante para nosotros.  Es cierto que con las fuerzas que tiene el FMLN en el gobierno, asamblea y alcaldías no se pueden aprobar ninguna de estas propuestas, sin embargo debemos explicar a la población que la actual correlación de fuerzas no nos permite llevarlas a la práctica, pero lucharemos por ellas con el apoyo de la clase trabajadora en la calle y en las fábricas que es donde se deciden las cuestiones fundamentales.

“Hay sectores de la izquierda que consideran que la vía política no es la adecuada para conducir el diálogo y encontrar soluciones a los problemas del país, sino la protesta social.  Aunque mediante formas diferentes, esos sectores de izquierda tienen un objetivo en común con la derecha: tratar de desgastar y debilitar al gobierno.”  (Pág. 21).   Este párrafo nos parece muy extraño, el compañero Sánchez Cerén esta diciendo básicamente que cualquier organización que proteste en contra del gobierno esta de alguna forma en contubernio con la derecha.  Es claro para cualquier compañero o simpatizante del FMLN que la derecha siempre atacará a este gobierno y buscará formas para desgastarlo, pero decir que cualquier protesta personal u organizativa es por traición no nos parece muy correcto.  No cabe duda que pueda haber algunos dirigentes sindicales u organizaciones quienes actúen de mala fe y efectivamente tengan algún tipo de coordinación con las fuerzas oscuras de derecha, pero no se debe generalizar.  Hay que tener mucho cuidado de no caer en actitudes antisindicales.  Seguramente hay algunos dirigentes sindicales que no ponen en su justa dimensión la situación económica de las finanzas públicas al exigir aumentos salariales, pero si vamos a pedir a los trabajadores sacrificios debemos en primer lugar dar el ejemplo nosotros.  Por eso proponemos que ningún funcionario público militante del partido debe tener un salario superior al de un obrero calificado, el resto debe servir para fortalecer al partido y la lucha revolucionaria.
 
¡Por una política revolucionaria en el partido y el gobierno!

News Reporter

Deja un comentario