Estados Unidos - Principales - 2 semanas ago

EUA: Los intereses de clase detrás del muro de Trump

Por: Antonio Balmer

El dramático “enfrentamiento” entre el presidente de los Estados Unidos Donald Trump y los demócratas sobre el tema de la política fronteriza ha resultado ser una cínica farsa entre dos partidos que representan a una y misma clase. Poco después de que los demócratas recuperaron la Cámara de Representantes en las elecciones intermedias, Nancy Pelosi emitió una promesa desafiante: no dar a Trump “un dólar” para su muro.

Ella dijo: “No haremos un muro. ¿Alguien tiene alguna duda al respecto? No haremos un muro. Así están las cosas. . . No tiene nada que ver con política. El muro es una inmoralidad entre países. Es una forma de pensar anticuada y no es rentable.”

Un mes más tarde, luego del cierre del gobierno por 35 días, los demócratas reconsideraron y regresaron con una oferta de $ 1.375 mil millones para 55 millas de “cercado”. Además de una ampliación al presupuesto del Departamento de Seguridad Nacional, que incluye $ 1.7[1] mil millones de aumento para pagar 1,200 oficiales fronterizos más e implementar más tecnología en los puntos de entrada, elevando el presupuesto de Aduanas y Protección Fronteriza a un récord de $ 14.9 mil millones, además de $ 7.6 mil millones para el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE)

Aunque los casi $1.4 mil millones se quedaron cortos para los $5.7 mil millones que Trump había exigido para el muro, el presidente firmó el acuerdo, 48 horas antes de que se hubiera desencadenado un segundo cierre del gobierno. El New York Times expresó de inmediato la satisfacción de los liberales por haber forzado un compromiso y se lamentó de que la promesa de la campaña del presidente se había “topado con un muro”.

Sin embargo, Trump inmediatamente introdujo un giro al declarar una “emergencia nacional” para construir el muro. Esto permitiría que se desvíen $3.6 mil millones de los proyectos de construcción militar, $2.5 mil millones de “programas antinarcóticos” y $600 millones del Departamento del Tesoro, que suman unos $8 mil millones cuando se combinan con el dinero autorizado por el Congreso.

¿Una crisis constitucional?

La decisión de tomar acción ejecutiva ha dividido a los republicanos y ha provocado en los demócratas  un frenesí de preparativos para maniobras legales y legislativas. A los pocos días de la declaración de Trump, una coalición de 16 estados liderada por el Fiscal General de California presentó una queja, y una ola de otras demandas están en marcha. Aunque la Ley de Emergencia Nacional de 1976 deja que el presidente determine qué es lo que constituye una “emergencia nacional”, gran parte del litigio contra la medida de Trump se centra en el hecho de que usó esta declaración para eludir al Congreso, luego de que se rechazara su solicitud de financiamiento inicial, que ningún presidente ha hecho antes.

Epígrafe de la nota original: No es tanto la “constitucionalidad” de la declaración de emergencia lo que preocupa al orden político, sino el hecho de que está mostrando el verdadero rostro de la “democracia” de EE. UU. / Imagen: Jonathan Thorne en Flickr (CC BY-NC 2.0)

En realidad, no es tanto la “constitucionalidad” de la declaración de emergencia lo que preocupa al resto del orden político, sino el hecho de que amenaza con abrir la cortina de la llamada “separación de poderes” y el santísimo sistema de “pesos y contrapesos” que se usan para darle al Estado una apariencia de imparcialidad y democracia. Si la acción ejecutiva es suficiente para aprobar medidas de emergencia sin pasar por los obstáculos para obtener la aprobación del Congreso, esto socava la excusa clásica que justifica la inacción en otras reformas como la atención médica universal, que, en cualquier caso, es una “emergencia nacional” mucho más plausible.

David Waller, asesor legal de los republicanos para el Estado de Derecho, escribió antes de la declaración de Trump:

No hay emergencia; y la amenaza reiterada del presidente de declarar una debería hacer que todos, independientemente de la persuasión política, pensemos detenidamente sobre el precedente que tal declaración podría crear, si de alguna manera sobreviviera a cierto desafío legal. ¿Se podría dirigir a los militares a construir viviendas para familias de bajos ingresos porque un futuro presidente declara que la desigualdad económica es una “emergencia”? ¿Podría dirigirse al Cuerpo de Ingenieros del Ejército a construir granjas solares porque el cambio climático se declara una “emergencia”? Los “si” son incontables y preocupantes.

La congresista republicana de Washington Cathy McMorris Rodgers se hizo eco del sentimiento: “Si fuera elegida presidenta, ¿cómo utilizarían este precedente Elizabeth Warren o Bernie Sanders una declaración de desastre nacional para forzar el Nuevo Acuerdo Verde sobre el pueblo estadounidense?”

El congresista de Utah, Chris Stewart, quien recientemente lanzó un grupo[2] conocido como “congresistas antisocialistas”[3] para advertir a “los legisladores y al público sobre los peligros del socialismo”, también estuvo en desacuerdo con la declaración de emergencia: “Ya sea que el presidente tenga la autoridad o no, establece un precedente peligroso y coloca a los EE. UU. en un camino que lamentaremos”.

EE. UU. Está más polarizado que cualquier otro momento en la memoria viva, tal vez más que en cualquier otro momento desde la Guerra Civil. La raíz de esta polarización es la crisis del sistema capitalista y el callejón sin salida que representa para los millones de personas que han visto caer sus niveles de vida y sus perspectivas de futuro se han disipado. El sentido general de que la sociedad está en decadencia es generalizado. Esto se refleja en formas contradictorias y distorsionadas, en gran parte como resultado de un sistema de dos partidos capitalistas que niega a la clase trabajadora una salida política.

Dado este vacío, hay una lógica clara para las acciones de Trump. Al alentar el sentimiento reaccionario antiinmigrante en su base, junto con la escalada de sus llamamientos a una cruzada contra la creciente influencia del socialismo, el ala Trump de la clase dominante trata de afianzar una visión del mundo atrasada con la esperanza de prevenir que millones de trabajadores y pobres se unan contra el capitalismo.

El ala Trump de la clase dominante busca afianzar una visión del mundo atrasada con la esperanza de evitar que millones de trabajadores se unan contra el capitalismo, lo que los demócratas refuerzan alegremente al contraponer una variante “más humana” del mismo mensaje. / Imagen: La Casa Blanca en Flickr (Dominio Público)

En lugar de trascender este punto de vista, los demócratas lo refuerzan felizmente mediante la contraposición de una variante “más humana” del mismo mensaje: los controles de inmigración deben aplicarse, pero las fronteras deben ser patrulladas con menos brutalidad. Incluso algunos autodenominados socialistas que han sido elegidos como demócratas participan en este prejuicio al limitarse a demandar la “Abolición del ICE” en una inofensiva estrategia de intercambio de un método o agencia de ejecución con otro, mientras que insisten en que la “seguridad fronteriza” permanezca intacta.

El drama continúa en desarrollo

Desde el cierre federal sobre el presupuesto hasta la emergencia nacional de Trump y la ola de desafíos legales en curso para detener la “apropiación del poder” del presidente, cada giro está cubierto por los principales medios de comunicación como un nuevo giro en una lucha por el poder en curso entre Trump y ” la resistencia”. ¿Qué hará Trump después? ¿Cómo responderán los demócratas y el Congreso?

Desde la perspectiva de la clase trabajadora, este drama es una farsa hueca y cínica. Ambas partes en el “enfrentamiento” están a favor de la misma política de militarizar la frontera y aterrorizar a los trabajadores indocumentados. Ya sea un muro o una “cerca”, o simplemente un ejército ampliado de agentes de la frontera, la política fronteriza es un esfuerzo bipartidista, refinado y fortalecido en sucesión alternada por los republicanos y, especialmente, por los demócratas.

Lejos de ofrecer una apariencia de “resistencia” al programa de Trump, fueron los demócratas quienes establecieron el récord de expandir la “fuerza de deportación” a lo que es hoy. En 2018, Trump deportó a 256,000 inmigrantes indocumentados, un aumento del 13 por ciento con respecto a 2017, pero apenas más de la mitad de los 409,849 que fueron deportados bajo Obama en 2012.

Lejos de ofrecer una apariencia de “resistencia” al programa de Trump, fueron los demócratas quienes establecieron el récord de expandir la “fuerza de deportación” a lo que es hoy. / Imagen: La Casa Blanca en Flickr (Dominio Público)

En los ocho años de la administración de Obama, 5.4 millones de inmigrantes indocumentados fueron detenidos físicamente, y 5.3 millones fueron deportados, incluyendo 3.1 millones de remociones por la fuerza y ​​2.2 millones de remociones por “retiro de la solicitud de admisión u orden de salida voluntaria”. Un promedio de 1,815 deportaciones por cada día de esa administración. El promedio diario de Trump es 660 hasta ahora. A pesar de que la fuerza de deportación de Obama nunca tuvo el punto de vista dramático que han recibido los ataques de Trump, los millones de trabajadores que se encontraron en la mirilla del “Deportador en Jefe” saben que los demócratas no representan una amenaza[4] menor que los republicanos.

Un programa socialista para luchar contra el muro

Desde el nacimiento del movimiento, la lucha por el socialismo ha sido internacionalista. Como Marx y Engels lo establecieron en el Manifiesto comunista:

Los comunistas se distinguen de los demás partidos de la clase trabajadora únicamente por esto: 1. En las luchas nacionales de los proletarios de los diferentes países, señalan y ponen de relieve los intereses comunes de todo el proletariado, independientemente de toda nacionalidad. 2. En las diversas etapas de desarrollo que debe atravesar la lucha de la clase obrera contra la burguesía, representan siempre y en todas partes los intereses del movimiento en su conjunto.

A medida que el emergente movimiento socialista comienza a tomar forma en los EE. UU., muy pocas voces presentan una perspectiva de clase con respecto a la cuestión de la inmigración, y prefieren tratarla como una cuestión moral abstracta de reducir la brutal represión en la frontera, sin ofrecer alguna solución con la cual reemplazar el “control fronterizo” del Estado capitalista. Para que el socialismo estadounidense dé sus primeros pasos, el movimiento tendrá que abandonar los prejuicios liberales que lo han mantenido en un estado de infancia hasta ahora.

La primera tarea de los socialistas es explicar que la clase obrera es una clase global comprometida en una lucha mundial contra el sistema capitalista más allá de las fronteras nacionales. / Imagen: Rododendritas en Wikimedia (CC BY-SA 4.0)

En esta lucha, la primera tarea de los socialistas es explicar que la clase obrera es una clase global comprometida en una lucha mundial por sus intereses contra los intereses estrechos e irracionales del sistema capitalista. Las dos barreras principales para el progreso humano hoy en día son la propiedad privada de los medios de producción y los Estados nacionales. Las necesidades del mercado han reducido los estándares de vida de las personas trabajadoras en todo el mundo mientras las restringen dentro de las fronteras artificiales erigidas por el capitalismo en su época de ascenso histórico, pero que ya no sirven a ningún propósito progresivo.

Hoy en día, el Estado nacional es un instrumento para proteger las ganancias de unos pocos y crear una capa súper explotada de la clase trabajadora, lo que permite a los patrones reducir los salarios y amenazar a los trabajadores con la capacidad de reemplazo. Y mientras los capitalistas utilizan los muros y la policía para acordonar y amedrentar a miles de millones en todo el mundo, los propios capitalistas no respetan dichos muros. Como un gerente de patrimonio que pasó años trabajando para multimillonarios le dijo a la NPR (Radio Pública Nacional): “Es casi literalmente inimaginable. Las fronteras nacionales no son nada para ellos. Bien podrían no existir.”

No hay razón para que existan tales fronteras para nadie. Pero para una solución genuina y duradera, debemos ir más allá de lo que es “posible” dentro del capitalismo. La única forma de salir del impasse es que el movimiento obrero dé un paso adelante y organice a toda la clase trabajadora, ya sea que estén documentados o no. Al luchar por la legalización inmediata e incondicional de todos los trabajadores, los derechos sindicales y los salarios altos, los trabajadores pueden transformar el tema de la inmigración de un arma de los capitalistas para dividirnos en un arma de la clase trabajadora contra ellos.

 

[1] What’s in the 1,169-page border-security bill to avert a government shutdown

[2] Congressman Chris Stewart Creates Anti-Socialism Caucus

[3] Anti-socialism caucus: literalmente la camarilla o pandilla anti socialista. N.T

[4] Deportaciones por período de gobierno Demócrata

Deja un comentario

Check Also

Cierre repentino de la fábrica Brooklyn – Denuncia de FAR-1932, FESTES, SIDETISSS

Como movimientos sociales y sindicales, vemos con mucha preocupación el comportamiento mal…