30 septiembre, 2015

Entrevista a dirigente sindical SITMUSOY (Soyapango)

El Sindicato de Trabajadores Municipales de Soyapango (SITMUSOY) consolidado como herramienta de lucha laboral en junio de 2011, es el único sindicato legalmente constituido y reconocido dentro de la Alcaldía del municipio, este grupo fue bandera de lucha para muchos trabajadores durante el periodo de 2012-2015.

 


El Sindicato de Trabajadores Municipales de Soyapango (SITMUSOY) consolidado como herramienta de lucha laboral en junio de 2011, es el único sindicato legalmente constituido y reconocido dentro de la Alcaldía del municipio, este grupo fue bandera de lucha para muchos trabajadores durante el periodo de 2012-2015.

 

“El conflicto inicio en Mayo del 2012, con la llegada del partido ARENA a la dirección de la municipalidad” -nos comenta Ovidio Hernández, Secretario de primer conflicto de SITMUSOY, en la entrevista que realizamos-; la mayoría de afiliados al sindicato preveían una situación de despidos masivos, práctica común del partido ARENA al “recuperar” una Alcaldía. Para evitar esto, el sindicato envió una carta a Jaime Lindo (Alcalde por ARENA 2012-2015, Soyapango) en el que solicitaba el respeto de la estabilidad laboral de todos los trabajadores de la municipalidad, mantener sus prestaciones y mantener los programas sociales establecidos por la anterior administración. A lo que el Alcalde respondió con buenas intenciones, para evitar el conflicto y mantener una relativa armonía con sus trabajadores, sin embargo se negó a firmar el acta de dicho acuerdo.

En efecto, las predicciones del sindicato resultaron ser certeras, a finales de mayo del 2012 son despedidos 4 trabajadores afiliados al sindicato, a tal hecho, el sindicato respondió con una campaña de denuncia hacia la municipalidad, pero al parecer por ser un movimiento incipiente y por la consideración errónea de sus compañeros trabajadores, como un “sindicato patronal”, no obtuvo resultado favorables. El objetivo de esta campaña era iniciar una lucha de degaste a la administración de Jaime Lindo y reivindicativa de todos los trabajadores despedidos hasta ese momento y los que serían despedidos después. Inicio la lucha, y es bien sabido que muchos trabajadores no se incorporaron por temor a perder su empleo, a raíz de esto el sindicato paso de tener 480 afiliados antes del conflicto a perder por lo menos un 40% de estos en el transcurso. La administración de ARENA comenzó a relegar a miembros del sindicato de sus funciones, para después acusarles de cobrar salario sin realizar toda su jornada laboral, sin realizar sus deberes. Debido a esto en Agosto de 2012, dos miembros del sindicato recibieron su primer descuento, entre ellos Ovidio, acción que combaten con una denuncia pública. La dirección sindical es oficialmente despedida junto a 54 trabajadores más en septiembre de ese año, sin respectivas formalidades.

SITMUSOY decide iniciar con la lucha de calle y organiza una actividad frente a la municipalidad, que iba a durar 32 días, bajo las consignas del reinstalo de los despedidos y las mejoras salariales. Acción que obligo a Jaime Lindo a entablar un dialogo que no tuvo soluciones adecuadas ya que la administración de ARENA garantizaba el 100% de indemnización para los despedidos pero no daría ningún reinstalo, por lo que el sindicato dejo las negociaciones y decidió continuar con las acciones.

Se realizó una actividad más en diciembre de ese año, a causa de 31 nuevos despidos, haciendo un total en ese momento de 87 despedidos, el sindicato coordino esfuerzos con más trabajadores despedidos de las otras municipalidades de San Salvador, e hicieron tres piquetes en la Corte Suprema de Justicia, exigiendo que así como le decreto un Amparo al caso de Rene Fortín Magaña bajo la administración de Mauricio Funes, se la concediera a los cientos de trabajadores despedidos la cual atendió a su llamado pero alargo –como es costumbre- el proceso burocrático. Hasta en abril de 2013, los dos miembros del sindicato reciben el amparo dejando sin efecto el despido, pero no fue así con los 85 restantes, los dos amparados no recibieron los salarios caídos hasta después de un año gracias a la fuerte intervención de la PDDH.

El FMLN colaboro con los trabajadores, abasteciendo de víveres cada mes durante todo este tiempo, no solo en Soyapango, sino también en las demás zonas afectadas de San Salvador.
En el transcurso del proceso, muchos trabajadores desistieron de la lucha y aceptaron la indemnización, y su despido se completó, dejando las fuerzas del sindicato con solo 26 compañeros afectados que siguieron resistiendo con más acciones. Para mayo de 2014, es realizada una nueva acción que duraría 6 días coordinados con el CAM y los recolectores de basura, que paralizaría estas labores durante dicho tiempo, a lo que ARENA respondería obligando a Jaime Lindo a abrir una nueva mesa de diálogo, la cual no lograría de nuevo acuerdos justos. En diciembre de 2014 donde una nueva y masiva acción duraría 17 días de suspensión de labores, a la que se declaró como ilegal, pero que fue el jalón de orejas que sentó a la municipalidad a cumplir con las demandas del sindicato, y que concluyo con la declaración pública de Jaime Lindo ante la situación y sus disculpas públicas ante el caso –pues claro a estas alturas, solo quería limpiar su nombre, eran sus últimos días en la administración-, sin embargo ya se había emitido un documento legal que declaraba irrealizables los reinstalos.

Y no fue hasta septiembre de 2015, cuatro meses después de la toma de posesión de la Alcaldía de Soyapango por el FMLN, con Miguel Arévalo (actual alcalde) que estos 26 compañeros que pasaron tres años desempleados vuelven a laborar en la municipalidad en calidad de “nuevos contratos” para no violar el dictamen antes mencionado. La lucha que mantuvo el sindicato fue una escuela para hacer valer sus derechos y que reforzó su frente de lucha, es una escuela para todos los que luchan día a día por la transformación socialista de la sociedad.

Actualmente, SITMUSOY cuenta con alrededor de 550 afiliados, y aunque mantiene relación armónica con la actual administración, recalca la importancia de exigir sus derechos pero cumplir con los deberes sobre todo con los compañeros que son un poco indisciplinados, y sostiene que aunque la administración sea del FMLN en nuestros días, ante cualquier atentado de austeridad para los trabajadores de la Alcaldía, tienen lista su estrategia de lucha por los reivindicaciones necesarias: “porque sabemos que la Alcaldía quedo con una deuda de más 6.5 millones tras la pasada administración, exigimos a los financieros que resuelvan lo más pronto posible esta situación, para que no afecte las condiciones laborales, ni el trabajo de la municipalidad”, dijo Ovidio Hernández.