El socialismo ¿muerto o más vigente que nunca?

“Un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo. Todas las fuerzas de la vieja Europa se han unido en santa cruzada para acosar a ese fantasma…”
Carlos Marx y Federico Engels
El Manifiesto Comunista


“Un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo. Todas las fuerzas de la vieja Europa se han unido en santa cruzada para acosar a ese fantasma…”
Carlos Marx y Federico Engels
El Manifiesto Comunista

Pareciera que estas frases estuvieran escritas recientemente, sin embargo llevan mas de 150 años de existencia. Marx y Engels en el prologo del Manifiesto Comunista nos dicen que de esto debemos sacar una doble enseñanza, “que el comunismo está ya reconocido como una fuerza por todas las potencias de Europa” (y ahora de todo el mundo) y  segundo “que ya es hora de que los comunistas expongan a la faz del mundo entero sus conceptos, sus fines y sus tendencias; que opongan a la leyenda del fantasma del comunismo un manifiesto del propio partido”.
Actualmente estos ataques se han multiplicado por miles, la caída de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) les cayó como anillo al dedo a los apologistas de la burguesía y a los reformistas declarando al socialismo como un sistema monstruoso, antidemocrático, burocrático, incapaz de sostenerse y que solo significaba miseria para la humanidad, a su conveniencia confunden el stalinismo -una caricatura degenerada del marxismo- con las autenticas ideas de Marx y Engels, defendidas por revolucionarios como Lenin, Trotsky y Rosa Luxemburgo.
Sin embargo, como bien dijo Marx, esto demuestra que el comunismo es una fuerza reconocida y que atenta contra los intereses de la burguesía. En El Salvador los ataques a los comunistas son el pan de cada día, hay que decir que también hemos escuchado voces de dirigentes de izquierda como Oscar Ortiz, Alcalde de Santa Tecla, hablar de la imposibilidad de que en un gobierno del FMLN se plantee construir el socialismo, que “no es tema de discusión ahora” y que esto es utilizado para “deformar el debate” (La Prensa Gráfica, 30 de enero de 2009). Los marxistas aglutinados en el Bloque Popular Juvenil lucharemos por un gobierno del FMLN, sin embargo, dejamos claro que nosotros creemos que sí es momento de debatir acerca del socialismo. A nivel mundial estamos afrontando una crisis financiera del capitalismo que ha dejado claro la inviabilidad de este sistema, debemos escoger entre socialismo o barbarie, debatir sobre esto no deformará al partido, sino que lo pulirá como herramienta de los trabajadores. Un debate fraterno y respetuoso lejos de destruir, construye.

¿Qué es el socialismo?
Las ideas de Marx, Engels, Lenin y Trotsky han sido deformadas por muchos reformistas y pensadores de pseudo izquierda, desde Bersntein hasta otros de igual calaña como Dieterich, quitándole toda su esencia revolucionaria. Defender la vigencia del socialismo para los marxistas es cuestión de principios, a nuestro favor tenemos que las ideas deben ser contrastadas con la realidad para ver si estas tienen vigencia.
La importancia de defender estas ideas radica en que un error en la teoría se verá reflejado grandemente en la práctica, Lenin en su documento “Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo”  explica que el marxismo “surgió como la continuación directa e inmediata de las doctrinas de los más grandes representantes de la filosofía, la economía política y el socialismo utópico”, aquellos que reducen el marxismo a simple economía no caen más que en el absurdo.
“La filosofía del marxismo es el materialismo”, las ideas de Marx no surgieron de la nada sino que son el desarrollo de las ideas mas avanzadas de su época como lo fue la filosofía clásica alemana y en especial el método desarrollado por Hegel. La dialéctica explica que nada es estático, que todo está en un constante cambio y desarrollo, la decadencia de la filosofía burguesa la podemos leer en sus propios escritos, ellos declaran el fin de la historia y escriben a mares acerca de la podredumbre de la sociedad, ya no ven ningún futuro para la humanidad, esto se debe a que el sistema que defienden ya no puede ofrecer nada nuevo para la sociedad, hace mucho tiempo que dejó de ser progresista y lejos de eso solo conduce al callejón de la miseria a los trabajadores. 
El marxismo ha sido atacado por la concepción materialista que es la base de su filosofía, “primero la materia y luego la idea” esto quiere decir que nosotros creemos que nada surge de la nada, que existe una explicación científica y material para cualquier acontecimiento y fenómeno, los idealistas burgueses se esconden en las filas de la iglesia para atacarnos, de todos es bien sabido el discurso anticomunista: “si llegan los comunistas al poder cerrarán todas iglesias, perderemos la libertad de culto, etc.”, a pesar que manejamos una percepción distinta de la vida esto no nos impide comulgar con los miles de trabajadores que profesan alguna religión. Bajo el socialismo tendrán las verdaderas libertades para asistir a sus iglesias. Cerrar centros de culto no es el objetivo del socialismo, sino acabar con la propiedad privada de los grandes medios de producción y ponerla a funcionar bajo control obrero, solo así los trabajadores tendrán el tiempo para hacer política, desarrollarse en el arte, en la educación o en la religión si así lo desean.
El desarrollo histórico de la sociedad también es explicado con la dialéctica, la burguesía quiere hacernos creer que el capitalismo siempre ha existido y que siempre existirá, sin embargo la historia conoce todo tipo de transformaciones y si como dijo Marx a medida que se desarrolla el capitalismo también desarrolla a sus futuros sepultureros: los trabajadores.
La conciencia de las personas es conservadora, se ata a lo viejo y conocido que a lo nuevo por conocer, a pesar de esto llega un momento crítico donde la vieja sociedad no puede seguir desarrollando las fuerzas productivas y se convierte en un freno para éstas dando paso a un nuevo sistema, surge lo que Trotsky denominó como la transformación molecular en la conciencia de las personas irrumpiendo en el destino de sus vidas.
El capitalismo ha dejado de ser progresista, lo que en su momento desarrolló las fuerzas productivas hoy son un freno para estos, basta con ver las noticias para darnos cuenta de esto. Despidos masivos: 500,000 en Colombia en lo que va de la crisis llegando a 2.1 millones de personas desempleadas a finales de diciembre pasado, el 10% de despidos del banco de inversión Merryl Linch, los despidos masivos en Citygroup (20,000 anunciados hace unos meses), cierres de fábricas, quiebra de bancos, etc. Tarde o temprano los trabajadores demostrarán la invalidez de los argumentos de los reformistas que dicen que es posible un capitalismo con rostro humano y una revolución gradual hacia el socialismo.
La actual crisis del capitalismo también demuestra la superioridad de las ideas del marxismo,  ya hace tiempo Marx explicó que en la economía capitalista son inevitables los booms y las recesiones.  Los economistas burgueses creyeron encontrar la receta para acabar con las recesiones, pero no se han comportado más que como unos borrachos que se arrepienten al día siguiente con las molestias de la resaca pero que al llegar la noche vuelven a embriagarse como si nada hubiera pasado. Las recesiones se deben a la anarquía de producción que reina en el capitalismo, producir no para satisfacer las necesidades sino que para que unos pocos generen ganancias a costa de la explotación de millones.
Llega un momento que todo lo producido no encuentra un mercado donde venderse, a diferencia del capitalismo, la nacionalización de las industrias claves de la economía, de las tierras y la banca puestas a trabajar bajo control obrero y la planificación de la economía  son la única alternativa para evitar las crisis de sobreproducción.   Pero para esto se debe instaurar un sistema socialista.

Socialismo en El Salvador
El Salvador es uno de los países con el número más alto de asesinatos diarios, 15 el primer día de este año según datos de la Policía Nacional Civil; alrededor de 173,000 niños tienen que trabajar; cerramos el 2008 con una amenaza de 20,000 despidos, podemos poner una larga lista de etcéteras.
La economía salvadoreña esta sostenida en buena parte por las remesas, en el 2008 se recibieron $3,450.10 millones según datos del BCR, las exportaciones en el mismo año fueron 4,549 millones de dólares, mientras las importaciones ascendieron a 9,754 millones de dólares.
La inflación en el 2008 fue del 5.5% (según datos del BCR), todos estos datos no debemos verlos de una forma mecánica, los mismos que en un inicio de la crisis nos decían que El Salvador saldría a flote, hoy nos dicen que tomemos medidas para afrontarla. Desligan a El Salvador con el resto de la economía mundial, en estos momentos que la crisis apenas inicia los golpes son duros, conforme se profundice la recesión de las grandes potencias, El Salvador y el resto de los países dependientes de la economía estadounidense entrarán en la peor crisis de su historia.
A esto le sumamos la poca industrialización del país, en los años 60 El Salvador era el país mas industrializado de la región, esto ha pasado al olvido. Hoy El Salvador es uno de los países con las industrias más pobres de la zona, la poca inversión que se hace en la industrialización del país esta atada a las concesiones a la empresa privada (como el puerto el Cutuco).
La ANEP (Asociación Nacional de la Empresa Privada) ya demostró qué intentará hacer ante un aumento de salario a los trabajadores: despidos masivos. Utilizando palabras de la biblia: “No se puede servir a dos dioses”. Es claro que los intereses de los empresarios están contrapuestos a los de los trabajadores, “un aumento salarial significa una baja en las ganancias de los empresarios”.
Hay quienes dicen que la tarea histórica del momento es llevar al FMLN al gobierno, esto es cierto pero no acaba ahí, a pesar que en El Salvador la industria no esta muy desarrollada no es excusa suficiente para decir que el socialismo es imposible sino todo lo contrario. La débil burguesía salvadoreña esta atada por miles de hilos a la economía mundial y es dependiente en gran medida del capital extranjero. Para el imperialismo es preferible que América Latina no pueda competir contra ellos cuando la crisis financiera se agudice, veremos como cerrarán filas para protegerse y a costa del deterioro de la región puedan salir del embate financiero. En ese sentido es que decimos que la burguesía  ya no juega ningún papel progresista en el desarrollo de la humanidad, tampoco creemos que la transformación de la sociedad se puede hacer solo en nuestro país por su condición subdesarrollada y dependiente de los países ricos.  Marx explicaba que el socialismo se edificaría sobre la base del capitalismo más desarrollado. La  burguesía ha tenido casi dos siglos la oportunidad de desarrollar el país y no lo a echo y es incapaz de hacerlo. Al igual que en Rusia de 1917, esa tarea le corresponderá a la clase obrera en alianza con el resto de las masas empobrecidas.
La clase obrera debe tomar el poder y completar las tareas de la revolución democrática pero para completar tareas tan básicas como la industrialización tendrá que recurrir a la nacionalización y planificación de la economía. Esto todavía no sería socialismo, sino una economía en transición al socialismo, que en si misma significaría una mejora sustancial en los niveles de vida de las masas. Si bien no existen condiciones objetivas para la revolución socialista en El Salvador, estas si existen a nivel internacional. La toma del poder de la clase obrera salvadoreña y el establecimiento de una economía planificada impulsaría el proceso revolucionario en América, empujando a las revoluciones venezolana, boliviana, nicaragüense y ecuatoriana a completarse, iniciando la construcción de una Federación Socialista de América, rompiendo con los dos obstáculos mas fuertes que impiden el desarrollo de la humanidad: la propiedad privada de los medios de producción y las estrechas barreras nacionales.
Es necesario extenderse a los demás países y en particular a los que industrialmente estén más avanzados.  Un gobierno del FMLN debe trabajar bajo esa lógica, llevando a cabo un programa socialista. Nosotros defenderemos toda intención de llevar a cabo esto.
Estamos en un momento crucial en América Latina estamos viendo como los trabajadores buscan  tomar las riendas de su vida, acabamos de ver el triunfo del referéndum venezolano, El Salvador debe ser solo el principio de la revolución socialista en Centroamérica que apoyados con Venezuela, Cuba y el resto de los países del continente, incluyendo los EEUU, deben forjar la Federación Socialista de América.

20 de febrero de 2009
 

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *