27 febrero, 2014

El Socialismo como Condición para La Vida

 

La lucha por una vida más equitativa no es nueva, grandes revolucionarios se han entregado en cuerpo y alma por la causa de la clase trabajadora. Los autores del Manifiesto Comunista hace más de 165 años trazaron perspectivas concretas sobre las crisis del capitalismo. En el Manifiesto Comunista Marx y Engels escriben:

“Los Obreros no tienen patria. No se les puede arrebatar lo que no poseen. Pero, en la medida que el proletariado debe en primer lugar conquistar el poder político, elevarse a la condición de clase nacional, constituirse en nación…, aunque de ninguna manera en el sentido  burgués. El aislamiento nacional y los antagonismos entre los pueblos desaparecen de día a día con el desarrollo de la burguesía, la libertad de comercio y el mercado mundial, con la conformidad de la producción industrial y las condiciones de existencia que le corresponden”

 

La lucha por una vida más equitativa no es nueva, grandes revolucionarios se han entregado en cuerpo y alma por la causa de la clase trabajadora. Los autores del Manifiesto Comunista hace más de 165 años trazaron perspectivas concretas sobre las crisis del capitalismo. En el Manifiesto Comunista Marx y Engels escriben:

“Los Obreros no tienen patria. No se les puede arrebatar lo que no poseen. Pero, en la medida que el proletariado debe en primer lugar conquistar el poder político, elevarse a la condición de clase nacional, constituirse en nación…, aunque de ninguna manera en el sentido  burgués. El aislamiento nacional y los antagonismos entre los pueblos desaparecen de día a día con el desarrollo de la burguesía, la libertad de comercio y el mercado mundial, con la conformidad de la producción industrial y las condiciones de existencia que le corresponden”

El desarrollo del capitalismo en todo el mundo ha dejado un legado de contradicciones en las condiciones de vida para la clase productiva, la única clase que hace posible la vida sobre la tierra ha sido puesta detrás de los beneficios que el capitalismo ha parido. Los trabajadores y trabajadoras de todo el mundo crean riqueza de la que los patrones se adueñan.

El capitalismo es horror sin fin, solía decir Lenin. El capitalismo alcanzó un desarrollo desigual, los países más desarrollados se convirtieron en potencias imperialistas en donde el sistema ha hecho ciertas concesiones a su población, esto no es igual para los países ex coloniales como el nuestro, a los países llamados subdesarrollados o del tercer mundo el capitalismo sólo significó el recrudecimiento del hambre, la miseria, la migración forzada, la delincuencia y un sinfín de limitaciones en la vida de las masas trabajadoras y campesinas en contradicción con lo que el capitalismo significó en las fortunas de las  oligarquías criollas. 

Centroamérica fue desmembrada sangrientamente por éstas oligarquías criollas en su búsqueda por repartirse el botín de los recursos naturales Esta división de la región en pequeños Estados Nacionales debilito el desarrollo, económico social y político que la región pudo alcanzar de manera unificada, afectando al mismo tiempo  a la unidad de la clase trabajadora, pero esto no ha limitado el instinto revolucionario del naciente proletariado centroamericano , cuyos antecedentes en nuestra Centroamérica son extensos y formidables. 

El Salvador 

Al  Estado más pequeño de toda Centroamérica le corresponde una lucha contra una de las burguesías más reaccionarias de toda América Latina. La clase trabajadora en El Salvador sobrevive en medio grandes dificultades materiales, la guerra Civil sufrida por las masas trabajadoras y campesinas dejó grandes lecciones para el movimiento salvadoreño. Los acuerdos de paz alcanzados en 1992 representan una derrota  parcial para  las Fuerzas Militares por parte de una de las Guerrillas más formidables de América Latina. Los Acuerdos de Paz consiguieron el cese de las balas en todo el país, como marxistas comprendemos las condiciones tan duras que llevaron a El Salvador a una de las guerras más sangrientas que dejó más de 75,000 muertes. Muchas de estas víctimas fueron producto de las masacres ordenadas por el Ejército Salvadoreño de aquella época, es su intento por callar la organización de las poblaciones más oprimidas.

El FMLN es legado genuino de esa lucha donde miles de  salvadoreños y salvadoreñas entregaron su vida por acabar con las condiciones de hambre, miseria y explotación que generaba la acumulación de riqueza de la oligarquía.

Los Acuerdos de Paz hicieron posible, entre varios logros, la incorporación del FMLN como partido político legal, esto representaba el anhelo del pueblo salvadoreño por frenar las balas y alcanzar la superación de las condiciones de miseria para las mayorías empobrecidas en el campo y la ciudad. Pero al mismo tiempo significa la entrada de los líderes efemelenistas a las presiones del sistema burgués. Desde 1989 hasta el 2009. El Salvador padeció 4 gobiernos de Arena, 20 largos años de empobrecimiento, migración forzada a causa de la pobreza. El legado de los gobiernos areneros incluye la privatización de importantes empresas estatales como  las telecomunicaciones y la distribución de la energía eléctrica, Los Fondos de Las Pensiones, La Banca. Los efectos de estas privatizaciones los padecemos las masas trabajadoras y campesinas. Los pensionados, las amas de casa y los desempleados.

Por muchos años Arena predicó que El Estado no era buen administrador, bajo este argumento capitalista se vendió ANTEL a grandes burgueses. Ahora el negocio es redondo el pueblo salvadoreño paga altos precios por un mal servicio. Sin ninguna regulación las compañías telefónicas como Claro, Digicel, Tigo y Movistar hacen crecer a cifras obscenas sus ganancias mientras el país sólo ve como los recursos se los llevan magnates como Carlos Slim, el segundo millonario más grande del mundo. 

Las Pensiones no son la excepción, Países como Grecia, Portugal y España sufren la crisis del capitalismo. El endeudamiento con los organismos financieros como el  Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial  (BM), obliga a los Estados nacionales a hacer recortes en las pensiones, aumentar la edad de jubilación, lo que significa en la realidad que los trabajadores alarguen los años que el patrón les seguirá explotando para que en un futuro una nueva crisis del sistema capitalista obligue a recortar sus pensiones ganadas con años de trabajo y sacrificio

Este es el precio real que pagamos todos los trabajadores y trabajadoras por mantener un sistema que ya no tiene nada positivo que ofrecer a las mayorías empobrecidas y a la clase trabajadora en todo el mundo. Los tratos desiguales con estos organismos que controlan el mundo, sólo benefician a los grandes capitalistas en todo el mundo. 

Nuestro país debe buscar los vientos de cambio que soplan desde Sur América. Con el gane del 2009, donde la población y el FMLN llevó a Mauricio Funes a la presidencia, el pueblo salvadoreño vio una esperanza para cambiar las condiciones de vida tan duras que la política de Arena produjo.



Gobierno Funes-FMLN

El 2009 sin duda marcó el inicio de un despertar de la conciencia en los trabajadores, después de 20 años de gobiernos de Arena las masas salvadoreñas sabían bien que ya no querían más políticas a favor de los ricos. 

El gobierno de Mauricio Funes-FMLN ha logrado avanzar en aspectos básicos para la población más vulnerable. Ha habido mejoras en la Salud Pública; la Educación; la recaudación de Impuestos; los subsidios para los más pobres y la reactivación de la Agricultura que ha permitido que el precio del frijol y el maíz bajé en más de un 50% desde el año 2009. Con los gobiernos de Arena una libra de frijol llegó a un precio por libra de más de $US1; el número de Unidades de Salud creció en 377, las Unidades Comunitarias de Salud Familiar a 692 UCSF en 2012; entre otros logros.


¿Qué representa el FMLN para las mayorías trabajadoras?

Después de la victoria en primera vuelta del domingo 2 de febrero no hay duda que un amplio sector quiere que el FMLN continúe con los cambios para la población. Según las reglas del Estado burgués salvadoreño todo ha quedado para una segunda vuelta en donde las masas trabajadoras nuevamente demostrarán su voluntad de continuar adelante. 

El FMLN es el único partido que puede y debe garantizar un quiebre en la manera de conducir el  país  Nuestro partido representa miles de vidas sacrificadas  en la guerra civil que se entregaron honestamente por la búsqueda de la justicia para los trabajadores, obreros y campesinos, para nuestro pueblo explotado y reprimido. Condiciones tan inhumanas como el hambre y  la miseria deben terminar. 

El FMLN es la herramienta histórica que debe colocarse al frente del proceso revolucionario que ha de conducir a un nuevo orden político, social y económico a los obreros y obreras, la clase campesina y a las amplias masas empobrecidas  que no tienen ninguna esperanza de vida bajo un gobierno arenero.

 

Capitalismo: horror sin fin

Mientras en el mundo entero la clase trabajadora, los pensionados, la niñez, la juventud, las amas de casa…, es decir los más pobres, aún sufren los efectos de una de las peores crisis del sistema capitalista causados por la avaricia desmedida de la clase burguesa en todo el mundo y a su irresponsabilidad  que pone en riesgo la existencia de la humanidad entera. Aún existen voces de derecha que se niegan a aceptar que el capitalismo no ofrece más que miseria, hambruna, catástrofes y muerte. 

Asustar que con el triunfo del FMLN se aplicará “el socialismo del siglo XXI y se perpetuará en el poder, es el caballito de batalla de Arena y de Norman Quijano. Los asesores de Arena son ya reconocidos, uno de ellos es Paco Flores, quién lo único que hizo fue repetir las campañas  sucias de terror  que caracterizan a Arena.

Arena es corrupción y miseria 

En el 2009, tras la derrota de Rodrigo Ávila frente a Mauricio Funes, rodó la cabeza de Tony Saca. Los grandes empresarios se aseguraron de que así fuera, hicieron que esta factura fuera cancelada y así empezó la descomposición de Arena. Tras de Saca emigraron de Arena más de 15 diputados que formaron dos grupos en la Asamblea Legislativa GANA y Unidos por El Salvador. Esto provocó toda una restructuración en el Coena, al frente se puso Cristiani (quién durante su presidencia, entre muchos desastres, provocó la muerte de la agricultura en El Salvador con el cierre del Instituto Regulador de Abastecimiento, IRA). Fue recurrente desde entonces la presencia de los tres ex presidentes areneros. Alfredo Cristiani, Calderón Sol y Paco Flores, en el Coena como una forma de llamar al pasado a ver si así recuperaban el ejecutivo. 

No contaban con que el primer gobierno del FMLN sacara a la luz pública los robos de más $25 millones de dólares por parte de Paco Flores. Quién nada debe nada teme, lo contrario muestra culpabilidad. Paco Flores ha salido del país sin que el Fiscal, Luis  Martínez, propuesto por la bancada legislativa de Arena  cumpla su función. No investiga a Paco Flores, deja que el tiempo sólo se pase y que llegue junio de 2014, donde se cumplen los 10 años desde el mandato de Paco Flores, así el delito habría prescrito. Esta ley debe ser cancelada, delitos de corrupción  que afectan la vida de las masas trabajadoras no deben caducar, los que le deben millones al pueblo salvadoreño deben pagar con cárcel y regresar todo lo robado, es sencillo. El caso Flores nos muestra una vez más como las instituciones del actual Estado siguen sirviendo para proteger a los oligarcas.

Se calcula que la corrupción en los gobiernos de Arena ha privado al país de unos $100 millones de dólares. Arena representa el atraso, la ignorancia y la corrupción. Arena sólo busca perpetuar a los más ricos, garantizar sus ganancias; Arena jamás defenderá el derecho a la educación y la salud de los hijos e hijas de las masas trabajadoras; Arena jamás beneficiará a las mujeres salvadoreñas, toda su moral burguesa busca mantener a la mujer en un lugar de atraso social, político y económico.

Los intelectuales burgueses se hacen ciegos ante la caducidad del Sistema Capitalista, el capitalismo ya no tiene nada que ofrecer a la humanidad. Mantenerlo es sólo interés de los burgueses en todo el mundo que se niegan a aceptar que el capitalismo se encuentra en un callejón sin salida. Por esto Arena asusta a la población salvadoreña con que el FMLN llevará a cabo el Socialismo del Siglo XXI. La burguesía imperialista buscará ahogar procesos revolucionarios en un país tras otro y lo hará parecer como un fracaso del modelo económico socialista. Los alaridos que siguen realizando los representantes del capitalismo ante la palabra “socialismo” únicamente reflejan el temor de la burguesía por perderlo todo. No tienen mayores argumentos que relacionarlo con los errores cometidos por el estalinismo.  Creen así mantendrán en estado pasivo a los trabajadores para que no hallen  alternativas revolucionarias. ¡Nada más que ilusiones burguesas!

El socialismo del siglo XXI nada tiene que ver con el Socialismo Científico de Carlos Marx y Federico Engels, es otra teoría basada en el pesimismo sobre el  futuro revolucionario. Esta teoría cree poder formular “algo nuevo”. Negando  la Nacionalización de las palancas de la economía, el control obrero y la democracia obrera. Lamentablemente el colapso de la URSS ha provocado gran confusión en los partidos obreros y en sobre todo en las masas trabajadoras de  todo el mundo. 

El socialismo científico explica que el capitalismo desarrolló formidablemente las fuerzas productivas, pero que al llegar a un grado de superior  resulta incapaz de seguir aprovechando esas fuerzas que ellos mismos desataron y que hoy más que aprovechar todos los avances su competencia y avaricia se convierten en un freno para la sociedad. La ciencia y la tecnología aplicadas a los medios de producción están altamente desarrolladas a tal grado de poder resolver a la humanidad todas sus calamidades, pero esto es una tarea que deberá llevar a cabo por su capacidad de organización y de lucha el proletariado con la colaboración de las demás clases explotadas y así poner al servicio de la sociedad todos los logros conseguidos.  El socialismo científico elaborado por Marx y Engels plantea principios fundamentales como el internacionalismo proletario como condición para unificar a los obreros de todos los países un su lucha contra su enemigo común, el capitalismo.

Cuba y Venezuela son un ejemplo de los grandes avances en la vida de su población trabajadora, campesina y el grueso de las masas empobrecidas, la nacionalización bajo control obrero es fundamental para  que un Estado, controlado y al servicio de los trabajadores, haga las empresas más rentables  empezando por las que se apropió la burguesía y garantizar con estos fondos que el Estado cumpla la función de estar al servicio de las mayorías trabajadoras.


El FMLN y la Necesidad de un Programa Revolucionario

Nuestro país vive un momento histórico muy importante, la vida de las masas trabajadoras en El Salvador ahora puede trazar un horizonte real de cambios. Los cinco años de gobierno de Funes-FMLN dan una idea a las masas salvadoreñas de los pasos reales que se pueden dar contra la miseria, la migración forzada a causa de la falta de empleos dignos con salarios justos, incluso contra la corrupción practicada como cosa normal por  años y años de gobiernos conservadores al lado de la oligarquía criolla y el imperialismo yanqui.

Las votaciones este 9 de marzo próximo encontrarán a El Salvador con una burguesía nacional como gato panza arriba, rascando en  las leyes burguesas dónde conservar sus privilegios,   tratando de hacer valer una democracia a su imagen y semejanza, sorda a las necesidades reales de los más explotados y sufridos de nuestra clase. Encontraran al partido de la burguesía recalcitrante dividido   y desesperado gritando todo tipo de injurias contra el modelo socialista y las bondades del capitalismo agonizante.

El papel que  desarrolle el movimiento obrero en los próximos años será crucial para hacer avanzar al país y conjurar a las masas trabajadoras a llevar a cabo las tareas que la burguesía nunca pudo realizar. Corresponde al FMLN el papel de conducir al país por una nueva senda en beneficio de las mayorías obreras y campesinas, debemos vernos en el espejo de la historia romper con la teoría de conciliación de clases, esto es fundamental  para la sobrevivencia del FMLN y de nuestra misma clase desposeída y explotada, pero esperanzada en el futuro que sin duda sólo puede ser socialista. 

Todo recordatorio de que las leyes las redactan las clases dominantes, será indispensable en la próxima batalla ideológica que la ANEP, Fusades y Aliados por la Democracia han de emprender  –como siempre lo han hecho- para frenar  el desarrollo de las fuerzas productivas y con ellas el desarrollo y beneficio de nuestra clase trabajadora. 


Volver a los clásicos del marxismo

Siempre que sea necesario debemos releer a los clásicos de la lucha obrera, corregir teorías reformistas como el socialismo del Siglo XXI por la concepción científica del mundo: Socialismo Científico para tomar las mejores decisiones.  Siempre que sea necesario debemos advertir el peligro de la degeneración estalinista. Debemos  tener muy claro que los únicos que harán posible un nuevo orden, más humano y justo, serán los obreros y obreras, en alianza con los demás pobres urbanos y rurales, que día a día mueven al mundo a la vida.

Reconociendo que la burguesía nacional jamás ha de completar las tareas urgentes como la liberación nacional contra el imperialismo, el desarrollo de la industria, la conquista de los derechos democráticos para toda la población y las minorías nacionales y el avance de la cultura. Sólo el aguerrido proletariado salvadoreño con el apoyo  del campesinado ha de conseguir hacer avanzar a El Salvador y concluir las tareas que hace tiempo esperan. El tema de la nacionalización debe plantearse sobre la mesa, el modelo  privatizador, al igual que el conjunto del sistema capitalista, han probado sobre nuestra tierna carne que es obsoleto e injusto para la mayoría trabajadora. Este será un punto vital para el país, la crisis del capitalismo aún no muestra toda su dimensión destructora a El Salvador, el precio a pagar para salvar al agonizante capitalismo es muy alto y dejará grandes marcas en nuestras vidas, no vale la pena. Por esto debemos recordar que el socialismo es internacional o no es nada y dejar de coquetear con la falsa burguesía progresista y unirnos a la ola revolucionaria de Suramérica, avanzar juntos como una sola clase trabajadora mundial, franqueando las falsas fronteras que el capitalismo impone a causa de dividir nuestra colosal fuerza productora y vanguardista.

Nuestra confianza está en el instinto revolucionario de las masas salvadoreñas que sabrán conquistar  una vida realmente digna de llamarse vida y defender los logros a costa de la avaricia burguesa e imperialista.

¡Viva la Lucha Histórica del pueblo salvadoreño!

¡Por nuestros caídos, esta vez juramos vencer!

¡Viva  la lucha por el Socialismo a nivel Mundial!