9 marzo, 2020

El sistema capitalista se dirige a una debacle

El coronavirus se ha convertido en el catalizador de un colapso en los mercados bursátiles, con caídas drásticas en todas partes en este «lunes negro». La epidemia reciente es un accidente histórico que ha expuesto la profunda enfermedad del sistema capitalista, que en cualquier momento corre el riesgo de caer en una recesión aún más profunda que en 2008.

«La gente está asustada», dijo Andrew Sullivan, director de la correduría de Hong Kong Pearl Bridge Partners, mientras el sistema capitalista se enfrenta a una crisis económica.

Este es el Lunes Negro de nuevo. Los mercados bursátiles de todo el mundo, desde Londres hasta Tokio, están en caída libre. Todo apunta a una repetición de 2008 pero a un nivel superior. En otras palabras, estamos al borde de una profunda depresión mundial.

«Sus problemas económicos se extenderán como el virus», afirma Ray Dalio, el capitalista multimillonario, en un comentario perspicaz.

Las acciones europeas se desplomaron después de abrir hoy [9 de marzo], con el FTSE 100 de Londres cayendo un 7,7 por ciento y en camino a su peor día desde la crisis económica de 2008-09. El S&P 500 de Wall Street se desplomó un siete por ciento, lo que provocó una parada en la actividad de 15 minutos y lo dejó en el camino a la mayor caída desde la crisis financiera de 2008. El Dax de Alemania y el Cac 40 de Francia cayeron más del seis por ciento como el índice Stoxx Europe 600, que rastrea las compañías más grandes de la región, con una caída de casi un ocho por ciento. El petróleo crudo estaba en camino a su mayor caída en un solo día desde la Guerra del Golfo de 1991.

El crecimiento en China está colapsando, cayendo del 6 por ciento al 2 por ciento y probablemente en territorio negativo, la primera vez desde 1976. Las exportaciones se han derrumbado y las importaciones han bajado. En febrero, la industria manufacturera registró su mayor descenso registrado. Cifras recientes del Financial Times sitúan la utilización de la capacidad económica en un 20 por ciento. En el pasado, China era la fuerza motriz del capitalismo mundial. Ahora esto se ha revertido, con consecuencias calamitosas. Europa se dirige a la recesión, al igual que Japón. Las «economías emergentes» se enfrentan a una contracción masiva.

La OCDE ya advirtió que el crecimiento mundial podría caer al 1,5 por ciento, pero incluso esto parece optimista.

«Lo peor para la economía aún está por venir en los próximos meses», dijo Joachim Fels, asesor económico global del administrador de activos de Estados Unidos, Pimco. Agregó que una recesión en los Estados Unidos y la eurozona en el primer semestre del año era ahora «una posibilidad perceptible» y que en Japón era ya «muy probable».

El señor Fels está claramente desfasado. La depresión se desarrolla frente a nuestros propios ojos. Todas las compañías zombis mantenidas vivas por las tasas de interés extremadamente bajas están a punto de caer.

Más preciso es el comentario del analista de Gavekal Research, Tom Holland. “Si alguna vez te preguntaste qué pasaría si alguien lanzara una granada de mano en un baño de sangre, ahora ya lo sabes. No es bonito», dijo.

Enfermedad en el sistema

La epidemia de coronavirus no es la causa de la crisis, pero es un desencadenante que ha detonado una reacción económica en cadena. Esto se intensificará a medida que más y más sectores se vean atrapados por la crisis. Será como la fusión nuclear de Chernobyl, donde, una vez que comenzó el proceso, éste fue imparable.

El virus actúa como un desencadenante de la misma manera que la crisis petrolera de 1973 precipitó la depresión mundial de 1974, o el estallido de la burbuja punto-com desencadenó la recesión de 2000-2001, o el colapso de las hipotecas de alto riesgo (subprime) desencadenó la depresión de 2008-9. Incluso la caída de 1929-33 fue precipitada por el desplome de Wall Street, producto de especulaciones previas. Cada elemento accidental, a su manera, actuó como el catalizador de una profunda crisis económica, que ya se estaba gestando. Cualquier cosa podría haberlo provocado, cualquier accidente podría haber jugado este papel.

Todas las medidas que tomaron los bancos centrales para prolongar la llamada «recuperación», la recuperación más larga registrada, se convertirán en su opuesto. Básicamente, han usado todas sus municiones para contener la próxima depresión. Pero cuando finalmente llegue la depresión, será mucho peor que en el pasado. Esto es lo que está sucediendo ahora.

El nivel de la deuda pública en todo el mundo se ha disparado desde la caída de 2008, alcanzando niveles nunca antes vistos durante el tiempo de paz. Un análisis del Deutsche Bank revela que las principales economías del mundo tienen niveles astronómicos de deuda, el más alto de los últimos 150 años, lo que se ha vuelto insostenible.

Según el Financial Times, las estimaciones sugieren que los niveles de deuda mundial ahora superan los $ 250 billones, lo que equivale a un enorme 320 por ciento del producto interno bruto mundial, la mitad de los cuales se encuentran en Japón, China y los Estados Unidos. Esto es un castillo de naipes listo para colapsar. Ahora se enfrentan a la posibilidad de tener que llevar a cabo rescates masivos, que no podrían haber llegado en peor momento.

“Debido a sus acciones agresivas durante la última década, los bancos centrales se han visto atrapados efectivamente en intervenir continuamente en los mercados de bonos del gobierno. Posiblemente están más allá de del punto de no retorno», dijo Jim Reid del Deutsche.

Con tasas de interés cercanas a cero, algunos bancos se encuentran en serias dificultades en este momento, ya que los márgenes de ganancia están comprimidos. La Fed acaba de reducir su tasa y es probable que otros la sigan, pero esto no hará ninguna diferencia para la economía en general y debilitará aún más a algunos bancos. Pero no tienen alternativa. Mientras JP Morgan está ganando mucho dinero, otros, como el Bank of America, con su base de depósitos baratos, han perdido $ 80 mil millones en capitalización de mercado en solo unas pocas semanas. Silicon Valley Bank ha perdido más de un tercio de su valor. Hay 5.200 bancos, pequeños y medianos, en los Estados Unidos que están a punto de ser golpeados gravemente, y pronto serán devorados por los grandes bancos.

La expansión de la globalización, que benefició al capitalismo al intensificar el comercio mundial, ahora está siendo revertida. Las extensas cadenas de suministro, las líneas de producción Just in Time («en el momento»), se enfrentan a interrupciones masivas. Todos los factores que promovieron el auge se están convirtiendo dialécticamente en su opuesto.

Según Resilinc, un grupo con sede en California que rastrea millones de piezas para mapear la cadena de suministro, descubrió que unos 1.800 componentes fabricados fueron hechos en las áreas en cuarentena de China.

«Lo más aterrador que vemos es que el mayor número de piezas [fabricadas en Hubei y sus alrededores] son tapas y resistencias, pequeñas cosas que a nadie le importan, además de componentes térmicos, plásticos y resinas y láminas de metal», dijo Bindiya Vakil, directora ejecutiva de Resilinc.

Esto es el equivalente moderno a poner un palo en la rueda. O al aleteo de alas de una mariposa que crea un huracán en el otro extremo del mundo.

Advirtió que «ninguna cadena de suministro quedará ilesa» y continuó prediciendo que el 70 por ciento de las compañías manufactureras mundiales podrían quedar aisladas de los suministros de piezas secundarias. Ford estuvo en esta situación en 2011 y se vio obligada, junto con otras, a cerrar fábricas.

Como dijo Peter Hasenkamp, quien estuvo involucrado en el plan de la cadena de suministro para el Modelo S de Tesla: «Se necesitan 2.500 piezas para construir un automóvil, pero solo una para no hacerlo».

Cataclismo

Con esta crisis económica, agravada por el coronavirus, que amenaza con convertirse en una pandemia, los bancos centrales y los gobiernos parecen indefensos.

Ray Dalio, el multimillonario y copresidente de Bridgewater Associates, emitió una advertencia contundente, pero realista. «Mirando hacia atrás a los períodos de la historia en que se produjo esta configuración de circunstancias», dice ominosamente, «la última vez fue en la década de 1930».

«Cualquiera que tenga conocimiento y sea franco le dirá que el impacto económico negativo del brote de coronavirus probablemente será grande, que la política monetaria será de poca utilidad para contrarrestarla, y que la coordinación entre los líderes políticos y los banqueros centrales es esencial. e improbable «, escribió.

«Si bien la aparición del coronavirus y el shock económico que resultará de él, es una sorpresa, varias cosas han sido obvias desde hace algún tiempo… ha quedado claro que algún día la desaceleración económica vendría de un desencadenante u otro». (Financial Times, 9/3/20)

Lo que dice es absolutamente correcto. Esta crisis va a ser grande. En la misma escala que la década de 1930. Pero las políticas que los burgueses usualmente emplearían para enfrentarla ahora son en gran medida inútiles. La situación mundial nunca ha sido tan precaria. Además, el coronavirus es un «accidente»,  que solo debe considerarse como un «desencadenante», ya que la crisis económica era inevitable en un cierto punto.

Él continúa: “Ahora imagine sumar las crisis gemelas de salud y económicas generadas por el brote y hacia dónde eso conducirá. Imagínese que muchas empresas sufren pérdidas de ingresos debilitantes, algunas demasiado endeudadas debido al dinero que ha estado persistentemente barato y a otros incentivos para pedir prestado, lo que las obligará a reducir los pagos a sus empleados y a pagar sus deudas”.

En otras palabras, las empresas reducirán los salarios y no pagarán sus deudas. Habrá quiebras generalizadas, que tendrán un efecto adicional. Están aterrorizados de que, con las empresas que no cumplan con sus deudas, los mercados de deuda corporativa, donde los niveles de «apalancamiento» y el endeudamiento general han aumentado, podrían  fácilmente paralizarse. «Las tensiones financieras que empeoran la recesión son un riesgo importante», dijo Adam Slater, economista principal de Oxford Economics.

Si bien la Fed redujo los intereses en una pequeña cantidad y es probable que los reduzca aún más hasta cero, el Banco Central Europeo (BCE) está tratando de ponerse al día. Después de decir hace unas semanas que las perspectivas de la economía europea parecían prometedoras, ahora se enfrentan a una recesión, con un tercio de la población de Italia ya bloqueada. Las economías de Francia e Italia se contrajeron en el último trimestre del año pasado, mientras que Alemania se estancó. Para la economía de la eurozona, que con un 1,2 por ciento en 2019 ya se había desacelerado a su tasa de crecimiento más baja durante siete años, la crisis difícilmente podría ser menos oportuna.

«La pregunta de los mil millones de dólares es: ¿cuánto durará?» dijo Jörg Asmussen, ex economista jefe del BCE. “¿Es temporal? ¿Cuántos meses antes de que comience una recuperación en forma de V?”

La esperanza brota eterna en el seno humano. Después de unos meses, piensan que todo volverá a la normalidad. Dada la magnitud de la crisis, y esto es solo el comienzo, muchos consideran nueve meses o un año. Pero estamos en aguas desconocidas.

Christine Lagarde, directora del BCE, está atrapada entre la espada y la pared. A diferencia de la Reserva Federal, el BCE ha mantenido las tasas de interés a cero y ahora se han quedado sin opciones. En realidad, redujo las tasas en septiembre a un mínimo histórico de -0,5 por ciento. ¡Esto equivale efectivamente a pagar al banco para que se quede con tu dinero!

Lagarde misma dijo recientemente que esto ha «reducido significativamente el alcance» para reducir aún más las tasas. ¡No me digas! Y estas personas son los principales estrategas del capital. No es de extrañar que haya habido desacuerdos abiertos en el BCE sobre la política a seguir. Cuando estás al borde de un volcán en erupción, es difícil pensar con claridad.

Los mercados financieros creen que el BCE se verá obligado a actuar. Han tenido en cuenta un nuevo recorte miserable de tasas al -0,6 por ciento. Pero esto no los llevará a ninguna parte. Esta política desesperada es como tomar esteroides, que pueden ser altamente efectivos en pequeñas dosis pero no a largo plazo, ya que debilitan el sistema. En pocas palabras, las drogas no funcionan.

Están hablando de centrarse en los préstamos a las empresas, pero esto es como enfrentarse a una plaga de langostas con un matamoscas. Demuestra cuán impotentes son frente a esta crisis del capitalismo.

Esto parece una repetición de la caída de 2008, pero posiblemente más profunda. En aquel entonces, lograron rescatar al sistema capitalista y evitar una nueva depresión. Eso también fue gracias a los colosales recursos inyectados en la economía china, que mantuvieron a flote la economía mundial.

No hay salida

Hoy, las tensiones comerciales ya han aumentado y una guerra comercial incipiente está ocurriendo entre China y los Estados Unidos, a pesar de un frágil acuerdo; y entre los Estados Unidos y Europa. Con el colapso de la economía mundial y el comercio mundial, las potencias capitalistas buscarán escapar de sus problemas imponiéndolos a otros. Esto puede llevar a la adopción de una política de empobrecer a tu vecino, así como a devaluaciones competitivas. Esto es lo que sucedió en 1930, y la adopción en los Estados Unidos de la Ley de Aranceles Smoot-Hawley y la apertura de una guerra comercial. Esto fue desastroso y terminó con la depresión mundial de la década de 1930.

Esto puede suceder fácilmente ahora con Trump en la Casa Blanca, que adoptó una política de «América primero». Sus instintos se alinean con el proteccionismo, que puede convertir fácilmente una recesión en una depresión. Una vez que comience, será extremadamente difícil detenerla. Será una reacción en cadena, donde otros países también adoptarán el proteccionismo para salvaguardar sus intereses.

Ya estamos presenciando una guerra comercial (de precios) entre Arabia Saudita y Rusia, y Rusia y los Estados Unidos por el petróleo, donde el precio del crudo ha caído de $ 65 por barril a $ 30 por barril hoy. Ha sido la mayor caída de precios desde la Guerra del Golfo en 1991, pero puede caer mucho más, posiblemente a $ 20. Estamos en una trayectoria descendente mucho más aguda.

Existe un debate entre los economistas burgueses sobre qué tipo de crisis tenemos, una crisis de oferta, una crisis de demanda, simplemente un shock financiero, ¿o alguna combinación de los tres?

Son incapaces de entender que esta es una crisis clásica del capitalismo. Han sido educados y criados en el entendimiento de que el capitalismo nunca puede estar sujeto a crisis profundas. No han aprendido nada de la depresión de 2008: la crisis más profunda a que se enfrentó el capitalismo en su historia.

Martin Wolf, economista jefe de Financial Times a mediados de 2009, resumió su dilema:

“Hoy, están lidiando con la recesión más profunda desde la década de 1930, un sistema bancario asistido vitalmente por el gobierno y el peligro de deflación. ¿Cómo pueden haber ido las cosas tan mal?

Continuó: “La mayoría de nosotros, yo entre ellos, pensábamos que finalmente habíamos encontrado el Santo Grial. Ahora sabemos que fue un espejismo». (FT, 5/6/09).

Crisis inevitable

Fue Karl Marx quien descubrió las leyes contradictorias de la economía capitalista, que es un anatema para los economistas burgueses. Están influidos por el economista francés, Jean Baptist Say, quien defendió la idea del equilibrio económico bajo el capitalismo. Pero no existe tal equilibrio.

Los economistas de hoy, como David Ricardo antes que ellos, «no pueden admitir que el modo de producción burgués contiene en sí mismo una barrera para el libre desarrollo de las fuerzas productivas, una barrera que sale a la superficie en las crisis y, en particular, en la sobreproducción» –el fenómeno básico de las crisis», como lo expresó Marx. («Teorías de la plusvalía, parte 2», pág. 527-528)

El desarrollo del capitalismo contiene dentro de sí las semillas de una recesión. Pueden mantener el sistema capitalista funcionando a través del crédito y otros medios artificiales, pero tarde o temprano alcanza sus límites. «La banca y el crédito se convirtieron en el medio más potente para llevar la producción capitalista más allá de sus propios límites», explicó Marx. Sin embargo, agregó contundentemente, «y en uno de los vehículos más efectivos de la crisis y la estafa». (El Capital, vol.3, p. 593)

Nuevamente, explica: “En un sistema de producción donde toda la interconexión del proceso de reproducción se basa en el crédito, evidentemente debe estallar una crisis si el crédito se retira repentinamente y solo se acepta el pago en efectivo. A primera vista, por lo tanto, toda la crisis se presenta simplemente como una crisis crediticia y monetaria». (El Capital, vol.3, p. 621)

Las fuerzas productivas bajo el capitalismo han sobrepasado el mercado. Hay una enorme reserva de automóviles, acero, aluminio y otros productos básicos, y hay incluso más fábricas que están inactivas o que funcionan lentamente porque los libros de pedidos están vacíos. Los economistas burgueses llaman a esto «exceso de capacidad». Pero es un reflejo de la sobreproducción y el hecho de que el sistema ha alcanzado sus límites. Es por eso que solo pueden usar el 80 por ciento de la capacidad en un auge y solo el 70 por ciento en una recesión. En noviembre de 2019, la utilización de la capacidad en las manufacturas de EE. UU. fue del 75,1 por ciento. En China, la utilización industrial fue del 76,1 por ciento para el tercer trimestre de 2019, lo que refleja un exceso de capacidad generalizado incluso en una «recuperación».

Esto es un reflejo de una crisis orgánica del sistema capitalista. La propiedad privada y el estado nación se han convertido en cadenas absolutas para el desarrollo de la sociedad. La crisis en el capitalismo emerge cuando el sistema alcanza sus límites. Según Marx, la barrera para el desarrollo del capital es el capital mismo. La clase trabajadora no puede comprar todo lo que ella produce. Si bien los capitalistas pueden superar esta contradicción volcando esta plusvalía en la inversión de capital, ello  aumenta la capacidad productiva y conduce a una mayor producción. El mercado no puede absorber todo esto indefinidamente, y en un cierto punto hay una crisis de sobreproducción.

La base de la crisis capitalista se establece en el período anterior. Sin embargo, para que ocurra se requiere un «accidente» que empuje al sistema al límite. Esto es lo que ha sucedido ahora. Todos los factores que promovieron el auge, ahora se unen para impulsar la recesión, incluso una depresión. Dado el material combustible que existe en todo el mundo, esta depresión puede ser devastadora.

Tal escenario destrozará gobiernos en todas partes. Intentarán hacer que la clase trabajadora pague la crisis, como en 2008-20, con una época de austeridad. Sin embargo, la clase trabajadora luchará. Más que nunca, la cuestión del derrocamiento del capitalismo entrará en la mente de las masas. Los movimientos revolucionarios estarán a la orden del día.