20 enero, 2020

El gobierno improvisa y miente frente a la crisis del agua

A medida pasan los días, la crisis hídrica en el área metropolitana de San Salvador se ha agudizado. Miles de familias están siendo afectadas por la falta del vital liquido, en algunas colonias lleva hasta 15 días sin caer agua en los hogares, y aquellos que logran tener un poco más de fortuna están recibiendo el agua con mal olor, mal sabor y con un aspecto sucio que evidencia su contaminación. Esta crisis desatada en las primeras semanas del año ha puesto en vilo al gobierno de Nayib Bukele, el cual no logra solventar de manera eficaz la demanda más inmediata de la población: agua potable en los hogares.

La incapacidad y la improvisación del gobierno para atender esta crisis ha quedado en evidencia. Al inicio de la problemática, las declaraciones de los funcionarios encargados eran que todo estaba bien, que no había ningún problema, que el agua se podía seguir consumiendo normalmente. El cinismo tocó su punto más alto con las declaraciones de la ministra de Salud quien, sin mostrar ningún análisis científico serio sobre la calidad del agua, recomendó beberla y solamente advirtió que debía hervirse y filtrarse, nada más. Pero vaya sorpresa, solo bastaron 24 horas después de estas declaraciones, para que se lanzará un plan de contingencia para proveer agua potable a la población afectada.  

El gobierno no solo comenzó a atender tardíamente el problema, sino que trató de minimizarlo y tomarlo con ligereza al inicio, para luego lanzar un plan de contingencia que, aunque nuestros lectores no lo crean, consiste en llevar botellas con agua a miles familias que no tienen agua en sus casas, algo que a todas luces es totalmente absurdo y que no sirve para solucionar el problema de fondo, sino únicamente para montar shows mediáticos alrededor de toda esta crisis.  

La contaminación por algas

Las declaraciones de Frederick Benítez, presidente de la ANDA, y toda la información proporcionada por las instituciones de gobierno, es que ha habido una proliferación de “algas no dañinas” en el río Lempa lo que ha ocasionado que la planta potabilizadora de Las Pavas se vea afectada. Al decir que no son dañinas, Frederick sugiere que el agua es apta para consumo humano, pero las declaraciones no estaban basadas en ningún análisis previo de la calidad del agua. Ante estas declaraciones poco confiables, debemos preguntarnos ¿qué tan dañinas para la salud humana pueden ser las algas?

Si se hace una mínima investigación sobre el tema de las algas, encontramos que:

“Las micro algas son organismos fotosintéticos que producen oxígeno y se encuentran en la base de las redes alimentarias acuáticas. En condiciones óptimas de nutrientes y temperatura, aumentan la población de manera natural. En determinadas circunstancias, algunas micro-algas proliferan muy rápidamente y logran concentraciones muy por encima de niveles habituales. Además, algunas especies producen sustancias tóxicas para los organismos marinos y los humanos”. (…) “Se estima que tan sólo un 7% de las especies de micro-algas marinas producen cambios de color del agua y no más de un 3% son responsables de episodios de toxicidad. Entre los miles de especies de micro-algas conocidas, solo de 150 a 300 especies aproximadamente son nocivas o tóxicas”.

Hasta hoy, no se nos ha informado sobre estudios científicos que determinen si la proliferación de algas en la planta potabilizadora de Las Pavas es realmente tóxica. Todo se ha tomado con ligereza y con total seguridad, como si se tratara realmente de un mal menor. En una semana el presidente de ANDA ha dado muestras de su incapacidad, y junto a él se han unido todos los ministros de las diversas carteras del Estado.

Por otro lado, debemos preguntarnos qué produjo esta proliferación “repentina” de algas. La proliferación de algas es un fenómeno natural, pero según estudios estas proliferaciones se están volviendo más comunes a partir de los años 80 en el mundo, debido a los altos niveles de contaminación por los desechos tóxicos vertidos en los mantos acuíferos, pesticidas, herbicidas, etc., que llegan a los cuerpos de agua a través de los regadíos. Los métodos cada vez más intensivos para la producción agrícola y la contaminación por el crecimiento urbano están afectando nuestra calidad de agua y produciendo reacciones químicas que aumenta la cantidad de fósforo, carbono y nitrógeno, elementos propicios para la proliferación de algas.

Entonces, si el agua que llega a nuestras casas pudo ser afectada cambiando color, olor y sabor por la proliferación de algas que se han desarrollado a partir de niveles de contaminación extrema, no puede ser posible que nos estén recomendado beberla, aduciendo que no tendremos ninguna consecuencia en la salud. Esto es una irresponsabilidad total.

¿Qué soluciones se ofrecen para la población?

La ministra de Salud, como ya mencionamos anteriormente, salió al paso diciendo que el agua a pesar de su apariencia seguía siendo potable y apta para consumo humano, y proponía como solución que el agua pudiera hervirse y filtrarse. La ministra ignora que la mayoría de las familias no pueden filtrar el agua debido a que estos sistemas son muy costoso. Lo que si pueden hacer es hervirla, pero el método casero de purificación de agua por hervor tiene serias implicaciones, enumeramos algunas a continuación:

  1. Según estudios científicos hervir el agua no basta para purificar el agua, este método casero no la vuelve potable, al contrario puede alterar los compuesto químicos del líquido. Si tomamos el agua que nos llega desde la cañería de la ANDA para hacer el proceso casero de purificación del agua que nos recomienda la ministra de Salud, no eliminaremos los sedimentos (arena, polvo y tierra) que trae el agua que suministra la ANDA ahora, tampoco basta con hacer un proceso de colación artesanal
  2. Diversos estudios del sistema de salud de los Estados Unidos recomiendan que mujeres embarazadas y niños pequeños no deberían beber agua hervida, porque trae consecuencias para la salud
  3. El agua hervida pierde su característica natural, al hervirse pierde gran cantidad de oxígeno en forma de gas, aunque sigue siendo H2O no es totalmente pura, y se hierve con todo los elementos que trae como tierra y arena, pierde también las sales minerales, pero lo realmente importante es que hay parásitos, como las amebas, que resisten los 400 grados de temperatura, que están siendo ingeridos con el líquido resultante de la “purificación por hervor”
  4. Si hay proliferación de algas, significa que hay gran cantidad de nitrógeno lo cual es un nitrato, la purificación por ebullición, o a través de hervir el agua tampoco elimina los nitratos, que en grandes cantidades pueden afectar la salud de la población

En conclusión, la ministra de Salud miente, hervir el agua no basta para potabilizarla. 

Costos de la crisis del agua en la clase trabajadora

Mandar a hervir el agua, significan costos para la clase trabajadora, costos de los cuales el gobierno no se hará responsable. En promedio una familia compuesta por 4 integrantes, puede consumir mínimamente 8 litros de agua potable. Para poder hervir el agua se necesita gas o en el peor de los casos leña, esto tiene un coste monetario, lo cual incrementa el gasto económico familiar, también significa menos tiempo libre para las madres que en el mayoría de los casos son las encargada del quehacer doméstico de las familias obreras.

¿Quién responderá por estas afectaciones secundarias debido a la crisis generada por la incapacidad del gobierno? A esto debemos agregar las afectaciones a futuro para las miles de familias de la clase obrera que tendrán que hacer uso de un sistema de salud decadente y desabastecido de medicamentos.

Mucho show y pocas soluciones reales

Después de sugerir que el agua se podía consumir sin ningún problema, los hechos del gobierno contradijeron totalmente estas declaraciones y se puso en marcha el plan de contingencia ANDA. Dicho plan ha estado lleno de muchas botellas de plástico con agua, muchas fotografías, muchos videos conmovedores y muchos tuits, pero ha carecido de soluciones reales. Los funcionarios de gobierno han llenado sus redes sociales con fotografías donde se les aprecia repartiendo agua, con sus sonrisas impecable, como si se tratará de un acto de caridad y bondad con la población. El gran ausente en las fotos ha sido Nayib Bukele, quien desde hace unos días no se le ve tuiteando tan enérgicamente y solo se manifestó para decir que “gobernar no es fácil”.

El show de videos y fotos, ha sido acompañado por un despliegue militar en la potabilizadora de las Pavas. La presencia de militares en la zona puede deberse a que malintencionados grupos con intereses políticos quisieron boicotear a la ANDA, como lo manifestó Benitez en su cuenta de Twitter cuando dijo que hay intereses oscuros que los quieren hacer quedar mal, esto puede ser cierto, pero por otra lado y siendo más realistas con los hechos, lo que han mostrado hasta hoy este gobierno, es que la mayoría de funcionarios del gabinete de Bukele carecen de capacidad y que ante crisis como estas no dudarían en imitar los shows mediáticos protagonizados por su líder. Por tanto movilizar al Ejercito puede ser solo un show para ocultar la incapacidad del arquitecto Benítez.

Las embotelladoras las grandes triunfadoras de esta crisis

Es realmente indignante ver como quienes han salido ganando de esta crisis han sido las grandes embotelladoras del país, empresas como Cristal de la Constancia, Las Perlitas, La Roca, Alpina entre otras, no solo han abastecido a los hogares que se han visto en la necesidad de recurrir a consumir agua embotellada, sino también al mismo gobierno que ha utilizado  miles de botellas de agua con las respectivas marcas, en un despliegue de fuerzas nunca antes vistas.

La utilización de botellas de agua de marcas privadas es vergonzosa y peligrosa, pero es más vergonzoso y peligroso que hasta hoy el gobierno sea incapaz de dar respuestas y de resolver las crisis. Mientras miles se quejan de meses sin abastecerse de agua, otros miles de familia se quejan por recibir agua con olor fétido. 

Estos escenarios refuerzan la necesidad de un control comunitario del agua y la lucha por una ley que nos lo permita, basta de abusos de las grandes empresas, que se lucran de nuestra agua y basta de gobiernos incompetentes que trabajan para satisfacer los intereses empresariales. Debemos movilizarnos para exigir nuestro derecho humano al agua, agua en cantidad y calidad para el pueblo ya, solo la fuerza organizada puede cambiar las condiciones pésimas de abastecimientos en las que nos mantiene este gobierno de payasos.