Crítica revolucionaria al programa del FMLN

Hoy en nuestro país se vive un periodo muy especial, en los próximos meses veremos como la derecha organizada en ARENA lanza una campaña esquizofrénica contra un posible triunfo del FMLN. Ahora mismo vemos como los medios de comunicación de la clase dominante esta con una campaña escandalosa vinculando al FMLN con Hugo Chávez y trata de hacer  ver al partido de los trabajadores como intransigente y  un enemigo de una “sociedad moderna”.

Hoy en nuestro país se vive un periodo muy especial, en los próximos meses veremos como la derecha organizada en ARENA lanza una campaña esquizofrénica contra un posible triunfo del FMLN. Ahora mismo vemos como los medios de comunicación de la clase dominante esta con una campaña escandalosa vinculando al FMLN con Hugo Chávez y trata de hacer  ver al partido de los trabajadores como intransigente y  un enemigo de una “sociedad moderna”.

No cabe duda que el cinismo que esta gente pregona es increíble, esta campaña sucia contra el FMLN y su candidato no es otra cosa que la preparación de un fraude electoral en las próximas elecciones, nosotros como militantes del FMLN, jóvenes y trabajadores, estamos totalmente en contra de que la derecha quiera quitarnos la oportunidad de que el FMLN pueda llegar al poder en el 2009. 

La pregunta que nos surge cuando vemos esta campaña es la siguiente ¿Que intereses están en juego en las próximas elecciones, las cuales hacen tan importantes para ARENA y la clase capitalista de nuestro país? La respuesta es sencilla, quieren seguir manteniendo al pueblo en la inmensa pobreza mientras ellos se llenan los bolsillos de dinero a costa de nuestro sufrimiento.

La tarea de todos los trabajadores, jóvenes, amas de casa, campesinos, sindicatos organizados, etc. Es llamar al voto por el FMLN a los tres niveles, por alcaldes, diputados y presidentes. Para nosotros los oprimidos el FMLN representa una esperanza de mejorar las condiciones de vida de nuestras familias, de mejor educación pública, gratuita y de calidad, mejores empleos y mejor pagados, recuperar los derechos que a los trabajadores nos corresponde por ley, libertad de expresión, etc.

Esto es lo que la gran mayoría de la población quiere del FMLN y Mauricio Funes, por eso la gente se movilizara de forma firme para defender sus intereses.
La crisis  económica internacional tendrá grandes repercusiones en nuestro país, los puntos centrales a los cuales afectara esta crisis son los que ahora son la fuerza motriz sobre la que se desarrolla la sociedad salvadoreña. Las remesas las cuales representan la principal fuente de ingreses al país, ahora mismo ya están cayendo, la gran mayoría de los salvadoreños que emigran a EEUU trabajan en la construcción y precisamente este es el sector mas golpeado en EEUU. El encarecimiento de la deuda interna y externa planteara presiones para el gobierno y su forma de resolver estas presiones será el reducir el dinero circulante en el mercado, es decir la contracción del mercado. La dolarización de la economía plantea además la imposibilidad de devaluar la moneda para que las mercancías de exportación puedan ser adquiridas en el mercado internacional, esto quiere decir que mientras mas se encarezca el dólar las mercancías producidas en El Salvador no tendrán oportunidad para competir con los costos más bajos de otros países. Y por ultimo y no menos importante, los EEUU buscaran exportar su sobreproducción a todos sus países periféricos, los tratados de libre comercio, los prestamos de los organismos internacionales etc., será la palanca con la cual los gringos buscaran penetrar sus mercancías, principalmente productos agrícolas, y devastar los ya de por si golpeados campesinos pobres.

En estas circunstancias el programa que presenta nuestro partido es fundamental, no podemos esperar que en medio de esta crisis internacional los grandes empresarios y los banqueros se claven un cuchillo en las venas y permitan que sus exquisitas ganancias se desvanezcan para remediar nuestro sufrimiento, todo lo contrario, ellos son los causantes directos de toda la podredumbre en que están hundidos nuestros pueblos.

En este sentido el FMLN tiene que ser muy claro, se posiciona del lado de los explotados o de los empresarios, a continuación hacemos una critica desde las bases del FMLN de lo que nosotros pensamos se tendría que revisar del programa de gobierno que ahora presenta el partido, este debate no tiene otro fin que depurar nuestras herramientas para no confundirnos con respecto a las tareas del partido en el gobierno.

Algunos argumentaran que esta crítica pretende dividir al partido y con esto restarle voto en las próximas elecciones, nosotros contestamos: ¡FALSO!  La critica  positiva no debilita sino fortalece las posiciones y las demandas de los trabajadores entre el partido. Los que argumenten esto solo demostraran su desconfianza en sus propias ideas y estarán cerrando el paso para que exista una verdadera democracia dentro del partido y estarán al final de cuentas defendiendo intereses, no de las bases del partido, sino mezquinos y particulares.

Nuestro objetivo es dar la lucha por llegar al poder y que el FMLN solucione nuestras demandas más sentidas y no otro, nuestra propuesta es que el gobierno del FMLN se tiene que posicionar firmemente en contra de los grandes empresarios y banqueros, negarse a pagar la deuda externa y por dar pasos firmes de un gobierno en donde los trabajadores podamos decidir de forma clara hacia donde se debe dirigir todas las políticas económicas sociales.

¿Cual debería ser el programa del FMLN?

En todo partido político la cuestión del programa esta vinculada con la coherencia de dicho organismo. Por supuesto, lo que se dice en el, es en general la oferta hacia la población y debe estar vinculada a satisfacer sus necesidades básicas, es por ello un primer elemento positivo en la generación del programa del FMLN que este haya surgido de una profunda consulta popular, no obstante incluso para una necesidad igual, el tipo de soluciones a la misma puede variar en función de los intereses que el partido o la organización política represente. Por ejemplo; eliminar la pobreza. Es posible que la administración de ARENA considere como una buena medida para la eliminación de la pobreza el estimulo de la emigración a los Estados Unidos, o el establecimiento de políticas de caridad a ciertos estratos con el objeto de establecer un control político sobre ellos. Esa propuesta que incluso muchas veces no esta explicita en un programa político proviene del enfoque burgués e incluso reaccionario de su organización. En una organización popular y revolucionaria como debe ser el FMLN el combate a la pobreza implica tanto el planteamiento del problema como la enunciación de una solución, así como una puesta en práctica distinta orientada al fortalecimiento de la conciencia y organización de las masas trabajadoras, que es a quién debe servir el programa.

Por ello preocupa un poco que el programa del FMLN plantee privilegiar “políticas de Estado” más que de gobierno. Es evidente que pretende decir “políticas de interés general” pero si ese es el deseo eso se debe explicitar. Hay que ser sinceros, en función de la manera en que se ha estructurado el Estado salvadoreño a lo largo de su historia, estamos hablando de un estado con profundas raíces oligárquicas, con gran dependencia del imperialismo norteamericano y plenamente temeroso de la iniciativa creadora de las masas,  la cual suele identificar como subversiva. Una política de estado tal y como es el estado salvadoreño es una política burguesa y represiva, así que antes que plantear una “política de Estado” se debe plantear una “transformación radical del estado” o para ser más precisos su sustitución por un Estado que garantice la “igualdad y equidad entre hombres y mujeres”, “para la realización de los ideales de paz, progreso, democracia, libertad, justicia social y reconciliación.” Tal y como más adelante plantea como ejes de la construcción del programa

Sobre los acuerdos de paz

No cabe duda de que los acuerdos de Paz tienen un significado extremadamente complejo por donde se le quiera ver, las transformaciones del estado en general han sido insuficientes para garantizar el ejercicio de las libertades democráticas a las que aspira el pueblo salvadoreño, desde ese punto de vista el FMLN tiene la obligación de exigir la realización plena de los aspectos relacionados con los acuerdos de paz que le permitan a las masas trabajadoras definir su destino sin el peligro que otra vez, sea la fuerza bruta del Estado actual la que cierre cualquier tipo de debate por la vía del fraude, la represión o el terrorismo bajo las formas abiertas o encubiertas que no ha dejado de emplear.

Por otro lado la firma de los acuerdos de paz significó el desarrollo de estrategias de lucha distintas pero no debe implicar la renuncia a los ideales que empujaron la construcción de las organizaciones que conformaron al FMLN y del propio FMLN, es decir, la transformación socialista de la sociedad, la cual, no esta por demás decirlo, sólo puede ser entendida como un acto democrático cuyas formas concretas dependen por supuesto de la construcción de organismos de poder desde escuelas, fabricas, barrios, colonias, etc.

Lo reiteramos, mientras no se cumplan las condiciones para la realización plena de las libertades democráticas tenemos que señalar que el gobierno y el Estado dirigido por ARENA no ha sido leal con los acuerdos de paz y este es uno de los principales elementos que deben impulsar a las masas a votar su salida del gobierno. Mientras exista un gobierno como el de ARENA no habrá posibilidad real para que las libertades democráticas se cumplan, y mientras esto no cambie, la posibilidad de que el terrorismo de estado vuelva a mostrarse como en décadas pasadas seguirá abierta.

Los objetivos

Pasando a los planteamientos de otro orden tenemos que el programa acierta en objetivos tales como:
“Superar el desempleo, el alto costo de la vida, la pobreza, la exclusión y la inequidad en la distribución de los beneficios y costos del desarrollo.”
“Superar el lento crecimiento de la economía, acelerando y diversificando la generación de la riqueza país, de las empresas y de las familias.”
“Poner punto final a la inseguridad de la población y a la impunidad, derrotar a la delincuencia y al crimen organizado, superar la violencia y el deterioro de las normas de convivencia social.”
“Superar la exclusión e inequidad en el acceso al conocimiento en nuestra sociedad y reducir la
Brecha del conocimiento, la ciencia, la tecnología y la información que distancia a nuestro país de los países altamente desarrollados.
“Terminar con la incompetencia e irresponsabilidad en el manejo de las finanzas públicas que ha precipitado al país hacia una costosa crisis fiscal. Y vencer la falta de voluntad política a fin de alcanzar un acuerdo de país que abra paso a la reforma fiscal integral que El Salvador necesita.
“Enfrentar exitosamente el impacto provocado por las crisis globales”
“Desmontar las bases de la intolerancia, la polarización y la fractura económica, social y política que divide al país para propiciar la unidad nacional.”
“Remover los obstáculos puestos por el régimen a la construcción de la democracia y a la consolidación de la institucionalidad surgida de los Acuerdos de Paz.
“Superar la fragilidad, el deterioro y la actual degradación de las instituciones a fin de construir el Estado Democrático de Derecho que imprima certidumbre y seguridad jurídica a las personas, a las familias y a la vida del país.
“Superar la fragmentación regional y su retardo integracionista que coadyuvan al empobrecimiento y a las desventajas de la región en el mundo, a fin de avanzar hacia una integración independiente, fundada en los intereses de los pueblos”

Sobre esta base de objetivos es dar pasos adelante en la transformación de El Salvador. Por supuesto que nos sumamos a luchar por realizarlos, no obstante, pudieran quedarse en simples buenos deseos o puros planteamientos demagógicos si no se toman en cuenta los sujetos sociales que pueden impulsarlo y las estrategias de acción para que pasen a su realización practica, ahí es donde encontramos serias limitantes, por no decir abiertos errores en el programa del FMLN.

Los sujetos estratégicos para el desarrollo

El programa reitera a los trabajadores manuales e intelectuales, adentro y afuera del país como sujetos del cambio, no obstante también incluye “Las empresarias y empresarios de la micro, pequeña y mediana empresa, principal fuente de puestos de trabajo, y de la gran empresa privada, vector central en la dinamización del desarrollo económico(…) Los inversionistas extranjeros, con potencial para generar empleos decentes, acelerar el crecimiento de la producción, mejorar la inserción de El Salvador en el mercado regional y mundial y facilitar el acceso de nuestra economía al conocimiento, la tecnología y la innovación”

Los pequeños empresarios, es decir la pequeña burguesía no tiene necesariamente porque estar en contra de un autentico programa de transformación social, de hecho, el enorme peso que les significa las deudas bancarias los puede convertir en un momento dado en un aliado en la lucha contra el régimen económico opresivo, no obstante la “gran empresa privada” no es ni puede ser un impulsor de un programa realmente progresista. Es triste recordar que ellos y sus socios inversionistas extranjeros son los que tienen el poder real en El Salvador, los que en ultima instancia deciden la política que ARENA llevará o no acabo, si en ellos hubiera la mínima disposición a emprender un programa de transformación social en un sentido progresista ya lo hubieran hecho desde hace mucho, es más, no hubiera sido necesario el conflicto armado que ellos mismos provocaron. Incluirlos como sujetos “estratégicos para el desarrollo” es una ofensa a la memoria de tantos luchadores sociales que directa o indirectamente se han enfrentado a ellos en aras de los intereses del pueblo trabajador.

Nos gustaría pensar que dicha mención es sólo una concesión argumental, que en realidad la esencia del programa implica acciones que realmente tiendan a desmantelar el régimen oligárquico y represivo, no obstante conforme se avanza en la lectura del programa nos podemos dar cuenta de que realmente el programa esta diseñado en cierta medida para satisfacer y promover esos intereses oligárquicos e imperialistas, es decir se propone un plan para ellos y algunas migajas para el pueblo. Abordaremos los detalles de dicha afirmación en los siguientes apartados

Sobre el gobierno

El FMLN promete y se compromete con la Constitución, además propone ser un gobierno bueno, honrado, en el que reine la tolerancia, ello no necesariamente es malo, el problema es que no propone ninguna medida real para desmantelar la relación Estado-oligarquía-imperialismo y mientras eso no suceda todo gobernante, incluso uno del FMLN se vería sujeto a los designios de los llamados poderes fácticos.

Por supuesto no nos oponemos a que de prioridad a la familia, no obstante la familia, así en abstracto no existe, hay familias que lo tienen todo y hay quienes no tienen nada, una propuesta que se orienta como eje de gobierno en cuestiones de moral, de ética y de decencia, actúa como si esa no fuera la norma que debiera sostener todo gobierno. Las masas trabajadoras no te eligen para que te portes bien, sino para efectuar desde el poder político transformaciones que cambien realmente sus condiciones de vida y de trabajo. En suma el problema de la familia no es una cuestión de cultura, o de moral o de consejos para educar a los hijos, es una cuestión material, tan material que si tus hijos mueren de hambre y no tienes trabajo te conviertes en carne de cañón para cualquier tipo de actividades delictivas.

La política económica para el campo

En el programa la cuestión económica es de lo más endeble, en el apartado para el campo alcanzamos a leer:  “estará enfilada a reactivar, transformar y apoyar la capitalización de los sectores privados vinculados al agro”, ni una palabra de cooperativas de empresas estatales ni algo por el estilo, por supuesto sobre esta base el FMLN propone financiar a la iniciativa privada y eso colocándolo como el centro de la estrategia para el campo es básicamente una oferta hacia la burguesía y no a los campesinos pobres, sobre estos últimos se propone: “Se harán transferencias en efectivo a las familias más pobres”, es decir una política asistencialista que no modifica estructuralmente la pobreza en el campo, sólo la preserva en los limites de la sobreviviencía.

La alternativa real para campesinos pequeños y medianos seria el acceso al crédito barato, con condiciones cómodas de pago, esto sólo lo podría hacer una banca estatizada. Respecto a las grandes propiedades tendrían que ser expropiadas y sobre su base tendrían que crearse agroindustrias estatales para permitir a los trabajadores de las mismas y a los de los sectores desempleados no un subsidio de miseria a su pobreza sino la eliminación de la pobreza misma desde la raíz por medio de un empleo productivo y digno.

Sobre la Salud

Es correcto proponer un sistema integral universal que implique atención completa y gratuita desde la atención más elemental hasta las especialidades medicas, incluyendo todo tipo de medicinas, en general las propuestas del programa en este ramo son básicamente adecuados aunque tendríamos que señalar en concreto  como vamos a llevar acabo cada punto, por ejemplo la Política Nacional de  Medicamentos , habría que ser precisos diciendo: estos son medicamentos gratuitos para los trabajadores y sus familias con la participación activa de los trabajadores de la salud

Sobre la Educación

Nuevamente nos enfrentamos a lineamientos en lo general adecuados como la cobertura universal y la gratuidad. Además de ello no esta mal señalar la orientación de la educación con enfoque constructivista, aunque esto no sea más que seguirle la corriente a una tendencia aplicada en todos los países, a partir de las iniciativas de la UNESCO en 1998, no obstante seria interesante establecer mecanismos para que la educación sea un vehiculo para resolver los problemas del entorno social. Venezuela implementa programas educativos con ejes trasversales orientados a la organización del pueblo y creación de proyectos productivos y de desarrollo comunitario que le darían a la educación no un enfoque abstracto, sino que la convertirían en un elemento más de empuje hacia la transformación del entorno, sólo así el saber ser, saber, conocer y transformar dejaría de tener el sentido abstracto que las reformas educativas tiene en muchos países latinoamericanos que sólo inscriben esos conceptos en sus programas porque esta de moda. Claro que deberíamos inscribir en nuestro programa el 8% del PIB a la educación, la realización de eso seria más efectivo para eliminar la violencia y la delincuencia que miles de policías mas. Los programas “neoliberales” señalan en los apartados de educación “vincularse con la industria”, como un mecanismo de “mantener programas actualizados”. En nuestro caso deberíamos poner énfasis a las obras de infraestructura, de servicios, de cultura, de educación del mismo pueblo.

El programa más adelante toca la cuestión de la cultura y como en otros casos trata de enfrentarlos mediante políticas de propaganda y seguimiento de iniciativas desde el gobierno, por supuesto que todas ellas son buenas, pero también queda muy abierto el abanico en cuanto a como se van a financiar verdaderamente políticas de asistencia a la cultura, nuevamente viene a nuestra memoria la practica de orientación absolutamente progresista de la experiencia Venezolana, especialmente en cuanto a la formación musical que lo ha llevado a crear una base de masas para el cultivo de la música. Ese también puede ser el camino.

Desarrollo urbano y vivienda

Por supuesto que los objetivos en este rubro no deben quedar en el aire, a la par que señalamos el acceso a la vivienda digna debemos comprometernos a un programa de solución del problema de la vivienda en un plazo determinado, las masas pueden sentirse defraudadas si señalamos simplemente: “acceso a una vivienda digna”, sin decir por ejemplo: cubriremos el rezago de construcción de vivienda generando 40 mil nuevas viviendas cada año.

Otro aspecto es el financiamiento, se habla de “democratizar el financiamiento”, cosa que esta muy bien pero habría que darle contenido a esta democratización señalando: “se creará un órgano gubernamental que garantice recursos suficientes por medio de la banca nacionalizada, para otorgar créditos baratos y subsidios de hasta el 90% del costo de la vivienda a las familias trabajadoras más pobres, ningún trabajador pagará mas del 15% de su ingreso familiar para cubrir su deuda”, eso si que sería fortalecer el marco institucional.

Por supuesto el desarrollo urbano tiene que estar vinculado a la preservación del medio ambiente, no creemos que sea correcto que se desligue una cosa de otra. Sólo un plan nacional de desarrollo urbano que tome en cuenta la vivienda, las comunicaciones, la creación de infraestructura, así como la protección del ambiente como ejes trasversales e interrelacionados permitirá detener la feroz destrucción de la naturaleza de la cual también nosotros como seres humanos dependemos. Este plan global no puede estar supeditado a las necesidades de las transnacionales o de los oligarcas locales, en suma debe atenerse a lo que necesita el pueblo trabajador y no lo que los oligarcas van a dejar hacer. Esto en suma implica que el estado asuma el control de lo sectores estratégicos de la economía, pero no un estado cualquiera sino un estado de los trabajadores del campo y la ciudad.

Llamemos previsión social a todas las políticas encaminadas a generar una sociedad justa, entendiendo esto como aquella que le permite a todos sus componentes el libre desarrollo de sus capacidades y facultades, así como la protección de aquellos que por diversos motivos están en situaciones desfavorables o son victimas de discriminación, en este rubro podremos integrar:
·           La lucha por la equidad de genero
·           La defensa de los adultos mayores.
·           El apoyo a los jóvenes en su proceso de incursión en la actividad productiva.
·           La protección de toda forma de organización social y cultural derivada de los pueblos indígenas y su desarrollo armónico con el conjunto de la sociedad.

Todos estos rubros deben ser una prioridad de gobierno y deben destinarse recursos suficientes para que las expectativas que un programa ambicioso y necesario pueda medirse y valorarse en el conjunto de las masas.

Por ejemplo el problema de la mujer; de que sirve que se legisle una y otra vez su igualdad ante la ley, cuando el desempleo mantiene a la gran mayoría condenada al trabajo domestico, de que sirve que se asigne una cuota en un órgano de gobierno cuando hay decenas de miles que no tiene donde dejar a sus hijos y se ven impedidas de participar políticamente. Así podríamos continuar con los adultos mayores, cuyo abandono no se puede remediar simplemente con asignarles un vale para que se compren dos panes y un vaso de leche. Al final el problema termina siendo también económico.

Sobre la reforma económica

Últimamente  todos están de acuerdo en que el neoliberalismo es un “demonio destructor de sociedades”, y todo el mundo dice que ha fracasado y por tanto debe ser sustituido, el programa del FMLN también lo afirma, no obstante las propuestas que señala son realmente contradictorias, veamos: “Dinamizar la oferta y la demanda, promover la iniciativa privada, Garantizar la sostenibilidad fiscal y financiera.” Son propuestas claves en todo programa neoliberal, los cuales se basan en la creencia de que el estado debe limitarse a generar reglas pero no intervenir en el juego económico.

Más adelante el programa dedica un apartado completo al Fortalecimiento empresarial para el desarrollo sostenible señalando: “El Nuevo Programa de Gobierno representa una gran oportunidad para todo el sector privado de potenciar su capacidad emprendedora y elevar la responsabilidad social empresarial. (..)Coordinar esfuerzos con los empresarios de la maquila para incrementar el valor agregado, ampliar la transferencia tecnológica y asegurar el respeto a la legislación y normativa nacional. (…)Fortalecimiento del clima para la inversión en los productos de exportación.

Haciendo un ejercicio de sinceridad tenemos que decir que para cumplir esas propuestas se tendría que proceder a destruir la organización sindical , eliminar las leyes de protección a los trabajadores, destruir la estabilidad en el empleo, ya que esas son las propuestas que los grandes inversiones privados y sus socios maquiladores exigen para generar “climas propicios para la inversión”, ya que como todos sabemos la mano de obra barata es lo que atrae a la inversión en maquilas y no la idea de “generar un desarrollo económico sustentable”, además de ello el “alto valor agregado” sólo se puede lograr impulsando la formación de cadenas productivas que inicien y terminen en El Salvador y que atiendan el consumo interno y eso a los maquiladores les es tan extraño como el agua al desierto. No es que los empresarios maquiladores sean malos intrínsecamente, sino que esencialmente su labor consiste en tareas de “bajo valor agregado”, para emplear los términos expresados en el programa.

Los señores neoliberales sólo creen en aquella economía que se base en la iniciativa privada, sus dos instrumentos para llevar un seguimiento y estimulo económico desde el mercado son la Política fiscal y la política monetaria. Es decir recaudar mucho gastando poco y mantener un nivel de circulación monetaria y crediticia en proporciones apenas suficientes para que la economía subsista. Para los “estrategas neoliberales” un mercado interno en expansión es fuente de inflación y de “desequilibrios macroeconómicos”. La verdad es que bajo la lógica del capitalismo  esto es inevitable, lo importante en un programa de transformación social es generar los canales para transitar a un nuevo tipo de economía, de otro modo la lógica del mercado lo absorbe todo.

 En su creencia de que ello resolverá todo ha incluso desparecido la moneda nacional y han colocado al dólar como moneda circulante. Como hemos visto eso no ha resuelto nada, no obstante el programa del FMLN insiste en las mismas recetas  por ejemplo, sus objetivos básicos son ampliar la base de contribuyentes, reformar el IVA, endeudamiento interno y descentralización participativa del gasto publico. La verdad es que da miedo pensar que quiere decir eso de “reformar la Ley del IVA”. Nosotros diríamos que seria mejor decir: se exentará el IVA a alimentos, medicinas y todo elemento de consumo popular y se tasara progresivamente a los bienes suntuarios y a las propiedades de los más favorecidos, se combatirá a los evasores fiscales con severas penas, especialmente al sector financiero, bancario y a la gran empresa trasnacional” eso si que sería una buena reforma fiscal, que daría pie a una financiamiento adecuado a las cooperativas, empresas sociales diversas, y pequeños negocios familiares.

Una banca nacionalizada sí que permitirá un financiamiento al desarrollo, además  de que tendríamos la ventaja de asegurar que los excedentes económicos se permitieran desarrollar El Salvador y no para comprar el nuevo yate o el nuevo Jet de algún empresario norteamericano o español, dueño de maquiladoras, bancos y un largo etc.

Participación ciudadana

Uno de los elementos más rescatables del programa es su énfasis en la participación ciudadana, por supuesto que ello implica la intervención de las masas en todos los asuntos del estado, no obstante el limitar esto a meros aspectos de consulta o delimitación de sus facultades en cuestiones pequeñas resulta ser verdaderamente inútil. La mayor parte de los proceso de participación ciudadana que no se han inscrito en el marco de iniciativas revolucionarias, es decir, exceptuando a Venezuela y Bolivia han terminado en la forma de simples simulaciones, tal es el caso de los presupuestos participativos de Brasil ( Porto alegre ), Uruguay ( Montevideo) y México ( delegaciones gobernadas por el PRD) en los cuales la parte del presupuesto que se puede definir mediante diversos tipos de consulta no llega ni al 5% del total del presupuesto y normalmente son recursos que ya están destinados a ciertas tareas de infraestructura básica, se consulta por ejemplo que quieren pavimentar su calle o que les pongamos alumbrado. Es decir se trata más bien de mecanismos de legitimación que de ejercicio de poder real de las masas. De lo que se trata es de transferir recursos y poderes reales a organismos de base a nivel territorial, escolar, fabril, etc.

Se trata de darle el poder al pueblo trabajador, sin eso todo lo demás son palabras.

Seguridad

El final de la guerra y la crisis del capitalismo, han sido fuentes de reclutamiento de la delincuencia en los últimos años, nadie puede negar que ante esta realidad es necesario presentar un frente común, el cual se debe atacar con medidas inmediatas, una de ellas será el romper todo lazo de relación entre las bandas de delincuentes y la policía o algún otro organismo estatal, la depuración y/o eliminación de  las manzanas que estén bien podridas es de vida o muerte, así mismo la organización local, la creación de los ya citados comités de vigilancia que tengan mando sobre policías locales emanando de los mismos comités puede ser mas efectivo que la militarización de la seguridad publica.

A la larga el problema de la delincuencia se podrá resolver sólo a partir de la creación de un desarrollo económico que incluya a todos los sectores sociales, que el lumpenaje (maras, drogadicción, desempleo, etc.) sea sustituido con el empleo y el salario digno, y ello es una urgencia que debe animar a una política económica abiertamente socialista.

Acuerdos de paz

Ya hemos señalado que el principal obstáculo para que se cumpla un clima de libertades democráticas es la existencia de un estado modelado para que Arena o algún espécimen semejante gobierne, siempre por encima de los intereses del pueblo.

Los acuerdos de paz deben de trascenderse, es decir el pueblo trabajador de El Salvador deber rebasar la fase en la que el cumplimiento de los acuerdos era una tarea pendiente y ello implica:
·           Una depuración profunda de las fuerzas armadas.
·           La desaparición o disolución de todo organismo legal o extralegal represivo que haya atentado antaño contra los trabajadores y el castigo a todos los represores.
·           El establecimiento de una estricta defensa de los derechos humanos y de las libertades democráticas.

Cuando el FMLN gobierne debe  llamar a la organización y movilización de las masas salvadoreñas para establecer comités de vigilancia y de defensa de las libertades democráticas que vigilen el estricto cumplimento del programa del FMLN y que procuren evitar cualquier tipo de regresión autoritaria.

La organización democrática del ejército, es decir el establecimiento de comités de soldados que elijan a un organismo colegiado que los represente y defienda, así como establezca un mecanismo de comunicación directa con las organizaciones de los trabajadores puede ser una fuerte garantía de que sus mandos intenten emplearlos en contra de los intereses del pueblo trabajador.

Por supuesto aspiramos que a la larga el ejercito se disuelva en la forma de milicias populares pero no podemos hacer a un lado el hecho de que hay una historia y ha habido una guerra cuyas heridas aún no han cicatrizado, y que sería una locura plantear alguna medida que generará pretextos para volver ha lanzar a los soldados en contra de los trabajadores, a la larga debe quedar claro que sólo la unidad de soldados de base y los trabajadores puede garantizar una autentica paz.

Internacionalismo

Nuestro pequeño país es una parte de la comunidad de pueblos centroamericanos, no puede entenderse aislado. Igualmente podríamos hablar del conjunto de América Latina. En décadas pasadas aún a pesar de nuestras dimensiones hemos dado una lección de dignidad y heroísmo que tiene trascendencia universal y que será recordada por siempre.

La unidad de los pueblos centroamericanos es un interés fundamental de los trabajadores salvadoreños, ello implica la lucha por la construcción de una federación que logre integrar todos los potenciales, pero eso sólo será posible en el marco de una relaciones internacionales distintas, actualmente los gobiernos centroamericanos están gustosos de recoger sólo las migajas que nos arroja el imperialismo, especialmente el norteamericano, ofrecemos nuestra mano de obra como carne de explotación y nuestros gobiernos compiten a ver quien ofrece de forma más vil a sus propios trabajadores. Eso debe terminar, y lo terminaremos nosotros,  planteando la unida de las luchas por intereses comunes y luego la federación socialista de estados centroamericanos como un objetivo estratégico. En esa lógica será la unidad de los pueblos y no la de los gobiernos la que permita una sociedad libre, justa y democrática, un lugar del que Farabundo Martí se sienta orgulloso.

Noviembre de 2008.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *