12 mayo, 2021

Bombardeo de Gaza: Nueva vuelta de tuerca de Israel – ¡Hay que preparar una resistencia de masas!

Por Franz Rieger 

El bombardeo israelí de Gaza ya ha matado al menos a 53 palestinos, entre los cuales 14 son niños, y herido a cientos, mientras que siete israelíes han muerto por cohetes disparados desde la Franja de Gaza. Los medios de comunicación internacionales han presentado una vez más los bombardeos como una represalia legítima contra la decisión de Hamas de lanzar cohetes contra Israel. Sin embargo, como de costumbre, dan una visión completamente unilateral de las causas reales de esta escalada de la crisis en Israel y Palestina.

Si tuviéramos que creer a Jared Kushner, asesor principal para Oriente Medio y yerno del ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, lo que estamos viendo en Israel y Palestina ni siquiera está sucediendo. En una típica muestra de arrogancia, Kushner escribió el mes pasado en el Wall Street Journal: «Estamos siendo testigos de los últimos vestigios de lo que se ha conocido como el conflicto árabe-israelí».

Lo que estamos viendo es otra escalada de violencia contra la población palestina por parte del Estado israelí. Este es el resultado envenenado de los intentos de imponer una «paz» imperialista fuertemente armada por el imperialismo estadounidense, sobre la base de la supresión de los derechos de la mayoría palestina. Trump siguió implacablemente esta política: con el reconocimiento estadounidense de Jerusalén como la capital indivisa de Israel; la ley constitucional de Netanyahu que declara a Israel un Estado judío; la reclamación territorial de Israel sobre los Altos del Golán, y como culminación la firma de los denominados «Acuerdos de Abraham».

El mensaje proclamado por los Acuerdos, en realidad, estaba dirigido a la juventud y las masas palestinas de Gaza, Cisjordania, Israel, y a la diáspora palestina de millones de personas: “Estáis solos. Vuestros derechos nunca serán reconocidos y solo os queda una opción: suscribirlos”.

Netanyahu gustosamente cobró el cheque en blanco proporcionado por el imperialismo estadounidense al duplicar el implacable programa de apropiación de tierras del Estado israelí. Apoyó el reconocimiento legal de las demandas presentadas por el movimiento racista y nacionalista de colonos judíos de derecha, en áreas palestinas densamente pobladas de Cisjordania y Jerusalén Este.

Se han aplicado dobles raseros al discriminar sistemáticamente a la población palestina que vive dentro de Israel, por no hablar de los  que viven en los territorios de la autoridad palestina o en Jerusalén Oriental. Aquí, el Estado israelí es de hecho una potencia ocupante, con un estricto control sobre las carreteras, el agua, las telecomunicaciones, la energía y todo tipo de suministros: ahora incluye el sustento de los suministros de vacunas COVID-19.

El laberinto kafkiano de leyes y reglamentos, diseñado para negar cualquier derecho sustancial a la población palestina, y la represión violenta de cualquier intento de resistir el pisoteo de los derechos humanos fundamentales, ha puesto cada vez más a la población palestina de espaldas contra el muro.

En los últimos meses, hemos visto una ola creciente de luchas contra los desalojos, demoliciones, expropiaciones de tierras y las provocaciones diarias antipalestinas de los colonos y la extrema derecha sionista.

La combatividad mostrada por la juventud en Gaza el año pasado, con miles desafiando las balas de los francotiradores israelíes durante semanas, debería servir como advertencia: la represión no logrará nada más que una resistencia aún más decidida.

Escalada

Una vez más, Netanyahu aprovechó la oportunidad para intensificar el conflicto con el fin de superar las divisiones internas que amenazan su control del poder. Aún está por verse si esta apuesta producirá el efecto deseado o, como es más probable, conducirá a una crisis política e institucional aún más profunda, que explotará en algún momento en el corazón del Estado israelí.

El silencio ensordecedor de Joe Biden en Estados Unidos dice mucho sobre la posición del imperialismo estadounidense. Cualquier intento de poner distancia entre la nueva administración estadounidense y las políticas de Trump pondría en peligro su relación con Israel y las monarquías reaccionarias del Golfo, que ya están alarmadas por el intento actual de resucitar las negociaciones de Estados Unidos con Irán.

Como de costumbre, la verdad es la primera víctima de la guerra. El aluvión de propaganda que culpa a Hamas por la escalada actual puede unir temporalmente al establishment político israelí en torno a Netanyahu, pero no podrá ocultar la imagen real por mucho tiempo.

Durante semanas, la agresión contra los derechos de los palestinos se ha intensificado en una serie de casos de alto perfil. En un intento por limpiar aún más Jerusalén oriental de sus residentes palestinos y reemplazarlos por colonos judíos, el ejército y la policía israelíes obligaron a los colonos judíos a apropiarse de una docena de casas de familias palestinas en el barrio de Sheij Yarrah.

Si bien a los residentes palestinos se les negó la entrada al vecindario, los colonos armados van y vienen como les place. La protesta palestina, que inicialmente fue pacífica, fue reprimida con mano dura por el Estado israelí. Se detuvo a manifestantes y transeúntes desarmados, incluidos niños. Se utilizaron balas de gas lacrimógeno y de acero con cobertura de goma contra los manifestantes. Si bien los palestinos fueron duramente reprimidos, los colonos que les lanzaron gases lacrimógenos no tenían nada que temer de la policía.

La decisión de la policía israelí de prohibir a los palestinos reunirse frente a la Puerta de Damasco en Jerusalén Oriental, un lugar de reunión común para los residentes palestinos de la ciudad, especialmente durante el Ramadán, fue una nueva provocación. No se dio ninguna explicación. Los palestinos lo vieron como lo que era: otro intento de quitarles un lugar central en la ciudad. Otras protestas inicialmente pacíficas fueron nuevamente recibidas con violencia gratuita por parte del Estado israelí.

Arrojar sal a la herida

Se arrojó sal sobre la herida cuando una turba de fascistas y racistas israelíes, organizada por la organización racista Lahavan, marchó por la ciudad vieja y Jerusalén Oriental la semana pasada. La multitud agitó banderas israelíes y gritó consignas como «¡Muerte a los árabes!» Algunos hablaban en voz alta de golpear a los árabes y, si esto nofuera posible, de golpear a los izquierdistas israelíes, preguntando insistentemente a los transeúntes si eran izquierdistas. Antes de la protesta, los derechistas hablaban de «quemar a los árabes hoy» y pedían el uso de armas en las redes sociales, como informa Ha’aretz.

Itamar Ben-Gvir, líder del partido fascista Otzma Yehudit (“Poder judío”), en un acto de provocación, trasladó su oficina al barrio palestino de Sheij Yarrah.

El partido es sucesor del partido fascista Kach, que fue prohibido en la década de 1990 debido a actos de terrorismo contra los árabes. Varias veces, Ben-Gvir expresó en términos inequívocos que se opone a los derechos de ciudadanía de los palestinos, así como a su derecho a votar o a ser parte del parlamento israelí. El teniente de alcalde de Jerusalén, Arieh King, fue grabado diciéndole a un activista palestino que es una lástima que una bala le alcanzara en la pierna en lugar de la cabeza.

Las acciones de la policía y del ejército fueron una escalada consciente de agresión por parte de Israel. Las autoridades israelíes intensificaron la situación aún más al asaltar el Monte del Templo (Haram al-Sharif) y la mezquita Al Aqsa situada sobre él, el tercer lugar más sagrado del Islam. Se dispararon granadas de gas lacrimógeno dentro de la mezquita y las fuerzas israelíes atacaron a musulmanes palestinos desarmados que habían venido a rezar. Lanzar piedras era su único medio de respuesta contra los soldados israelíes fuertemente armados y bien protegidos.

El área del Monte del Templo siempre ha sido el punto focal del conflicto israelí-palestino en Jerusalén, y las autoridades israelíes sabían muy bien lo que estaban haciendo cuando dejaron que sus tropas asaltaran Al Aqsa durante el Ramadán sin ninguna razón justificable. Sabían perfectamente bien que Hamas respondería, especialmente dadas las implicaciones religiosas de la medida.

Hamas emitió un ultimátum a Israel para que despejara el Monte del Templo (Haram al-Sharif) de las fuerzas israelíes el lunes (10 de mayo) a las 18:00 horas. Cuando expiró su fecha límite, se lanzaron cohetes contra el sur de Israel y Jerusalén. El ejército israelí respondió con ataques aéreos contra Gaza.

Antes de la respuesta Hamas al asalto de Al Aqsa, la opinión  pública tenía cada vez más claro, incluso dentro de Israel, que desalojar a los palestinos de sus hogares y utilizar la violencia policial masiva contra sus protestas era una provocación consciente.

El infierno viviente de Gaza

El número de muertos dice todo lo que hay que decir sobre el equilibrio completamente asimétrico del poder militar. En el momento de redactar este informe, seis civiles israelíes han muerto a causa de los cohetes de Hamas. Mientras tanto, 48 palestinos, incluidos 14 niños, murieron a causa de los ataques aéreos israelíes en Gaza. Entre los israelíes que han muerto, dos eran palestinos israelíes de la ciudad de Lod, para quienes el municipio no construye búnkeres.

El ejército israelí afirma que solo atacaría a terroristas y objetivos de Hamas. Pero la verdad del asunto es que, incluso si confiamos en sus intenciones, eso sería simplemente imposible. Gaza está densamente poblada por dos millones de personas que viven en una franja de tierra de 360 ​​kilómetros cuadrados. Los civiles no tienen dónde escapar. Si bien los ciudadanos israelíes pueden huir a los búnkeres, y los edificios residenciales modernos en Israel se construyen para que sean resistentes a los ataques con cohetes, los palestinos en Gaza no tienen tales protecciones, gracias al bloqueo económico impuesto a la franja por Israel, que incluye la prohibición de materiales de construcción. Si bien la mayoría de los cohetes disparados contra Israel son detenidos por el sistema de defensa aérea Iron Dome, los habitantes de Gaza no poseen tales defensas.

Todo esto se suma al tremendo sufrimiento de los tiempos «normales»: el bloqueo y la alta densidad de población hacen imposible el desarrollo económico de Gaza. El resultado es una tasa de desempleo del 50 por ciento. Debido al bloqueo económico, faltan las cosas más esenciales como la atención médica y la comida suficiente.

Piedras contra rifles

Los políticos estadounidenses y de la UE respondieron a la escalada condenando la “violencia en ambos lados”. Esto es una hipocresía total. El conflicto es completamente asimétrico. Por un lado tenemos a Israel, la potencia militar más fuerte de Oriente Medio y un país capitalista desarrollado. Por otro lado tenemos un pueblo oprimido, bajo ocupación, sin Estado ni ejército, cuyas casas les son arrebatadas o bombardeadas.

Aunque los ataques con cohetes de Hamas son ciertamente traumáticos para los civiles israelíes, la mayoría de estos cohetes son fuegos artificiales primitivos, fabricados por ellos mismos, con poco alcance o poder de detonación. Su uso principal para Hamas es propagandístico. Según el ejército israelí, el 90 por ciento de estos cohetes son detenidos por el sistema de defensa aérea Iron Dome.

Los cohetes de Hamas no están diseñados para dañar a Israel ni para luchar contra la ocupación. Al igual que Netanyahu, Hamas está tratando de recuperar los jirones de su desgastada legitimidad, haciéndose pasar por el paladín de la lucha nacional palestina. De hecho, la autoridad de Hamas, así como la de la dirección palestina corrupta de Abbas y Fatah, se ha visto cada vez más socavada por la movilización espontánea de la juventud palestina: la fuente de resistencia y lucha masiva tanto en la Autoridad Palestina como dentro de Israel.

¡Luchar contra la ocupación con protestas y huelgas masivas!

En este momento, mucha gente, incluidos muchos palestinos, están apelando a “la comunidad internacional”. Esperan que la ONU, las ONG de derechos humanos, los EE. UU. o la UE puedan intervenir para detener a Israel. Pero esta esperanza es una ilusión.

Israel es el socio más confiable del imperialismo occidental en Oriente Medio. Estados Unidos y la UE ya han demostrado que no sacrificarán esta importante alianza apoyando ninguna medida de liberación palestina. La ONU no es más que un compromiso entre diferentes potencias imperialistas, incapaces de hacer más que emitir advertencias impotentes y llamamientos moderados a ambas partes. Los palestinos no pueden esperar nada de ellos más que quizás unas pocas palabras vacías y lágrimas de cocodrilo.

Ni la colaboración de la Autoridad Palestina (AP) ni los cohetes de Hamas pueden hacer avanzar la causa palestina de liberación ni siquiera un milímetro. Los cohetes de Hamas, por el contrario, ayudaron al primer ministro israelí Netanyahu para unir a la población israelí detrás del Estado sionista y reforzaron temporalmente la posición de su actual gobierno de crisis.

Además, desvían la atención del robo de tierras y de casas palestinas en Sheij Yarrah y de la violencia policial relacionada con esto. Israel los utiliza para presentarse a sí mismo como la víctima ante una audiencia internacional.

También sirve para desviar la atención de los únicos métodos efectivos de lucha: los métodos de resistencia masiva empleados por la juventud palestina en Jerusalén Este. La única forma de luchar y eventualmente derribar la ocupación es mediante la movilización de las masas palestinas. Fueron las protestas masivas de los palestinos las que obligaron a la policía israelí a retirarse de la Puerta de Damasco y permitir que los palestinos se reunieran allí nuevamente. Fueron las protestas masivas de los palestinos en Sheij Yarrah las que obligaron a las autoridades israelíes a posponer el desalojo de los palestinos de sus hogares.

Deben organizarse protestas y huelgas masivas en los territorios palestinos y en las ciudades del propio Israel. La Autoridad Palestina siempre ha tratado de detener esas movilizaciones masivas, precisamente porque socavaban la autoridad de la llamada «dirección» palestina. Por lo tanto, deben encontrar su resorte principal en las estructuras de base sobre el terreno.

La juventud y la clase trabajadora israelí deben comprender que la ocupación y opresión de los palestinos no les conviene. La ocupación es una herramienta utilizada por la clase dominante israelí para dividir a la clase trabajadora de la región y enfrentarla entre sí. Los capitalistas israelíes utilizan el sionismo y el miedo a los palestinos para difuminar las divisiones entre los trabajadores judíos y los capitalistas, lo que sugiere que tienen intereses compartidos, lo cual es completamente falso.

Friedrich Engels escribió una vez que “un pueblo que oprime a otro pueblo no puede emanciparse. El poder que se necesita para oprimir a los demás siempre se vuelve contra él mismo…»

En julio de 2020, vimos cómo los jóvenes y trabajadores judíos y palestinos israelíes salieron a las calles en protesta contra la corrupción, el desempleo y el alto coste de vida de Netanyahu como resultado de la crisis económica. En respuesta, el gobierno de Netanyahu desplegó la misma policía fronteriza y unidades especiales de Yasam que ahora están atacando y apaleando a los palestinos en Sheij Yarrah y Al-Aqsa.

Por otro lado, un número creciente de jóvenes palestinos comprende que la única forma de avanzar es la lucha de masas y la resistencia de masas. Están mostrando una determinación y un desafío cada vez mayores. Al hacerlo, están exponiendo la corrupción y los métodos y perspectivas estériles y contraproducentes adoptados por las facciones en conflicto dentro de la llamada dirección palestina, tanto de Hamas como de Fatah.

Este proceso de radicalización y lucha de masas de la juventud y los trabajadores palestinos va ahora más allá de Gaza y Cisjordania. Está estallando en protestas masivas dentro de la línea verde (fronteras israelíes de 1948), en solidaridad con la lucha en Jerusalén Este y contra el bombardeo de Gaza. Se está informando ahora de enfrentamientos y protestas en Afoula, Lod, Acre, Galilea y otras zonas.

Mientras continúe la opresión de la mayoría palestina, los capitalistas israelíes presionarán a la masa de jóvenes y trabajadores israelíes para que apoyen los crímenes del Estado israelí. Lo usarán para dividir a la clase trabajadora en líneas nacionales y religiosas, preservando así su poder y privilegios. La clase dominante israelí debe evitar a toda costa el desarrollo de la unidad de clase entre los explotados.

El único camino a seguir por la masa de trabajadores y jóvenes judíos y palestinos en Israel y Palestina es el derrocamiento revolucionario del Estado capitalista israelí y la ocupación que lo acompaña, y el establecimiento de una federación socialista de Oriente Medio.

Eso solo puede lograrse mediante el internacionalismo proletario y la unidad de clase. Pero para lograr la unidad de clase, la clase trabajadora y la juventud israelíes deben reconocer el derecho de las masas palestinas a la autodeterminación nacional y apoyar su lucha actual contra la ocupación.

  • Los planes imperialistas de «paz» jamás darán una solución. Ninguna confianza en el imperialismo internacional.
  • ¡Movilización internacional para detener el bombardeo de Gaza y la supresión de los derechos legítimos del pueblo palestino!
  • ¡Luchar contra la ocupación con protestas y huelgas masivas!
  • ¡Por el internacionalismo proletario y la unidad de la clase obrera de Oriente Medio!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *