Balance de las elecciones de Enero – El FMLN debe apoyarse en la movilización de las bases

El resultado de las pasadas elecciones de diputados y alcaldes son la muestra clara del ascenso de la conciencia de los trabajadores y oprimidos en general, la derecha ha utilizado el gane de la alcaldía municipal de San Salvador (capital del país) para desatar una campaña de triunfalismo general y de bancarrota del FMLN, sin embargo si nos detenemos a revisar a mayor profundidad la cantidad de votos y los ganes de cada partido vemos como el FMLN es el rotundo ganador de estas elecciones.

El resultado de las pasadas elecciones de diputados y alcaldes son la muestra clara del ascenso de la conciencia de los trabajadores y oprimidos en general, la derecha ha utilizado el gane de la alcaldía municipal de San Salvador (capital del país) para desatar una campaña de triunfalismo general y de bancarrota del FMLN, sin embargo si nos detenemos a revisar a mayor profundidad la cantidad de votos y los ganes de cada partido vemos como el FMLN es el rotundo ganador de estas elecciones.

En lo que respecta a municipios el FMLN gobernará en este periodo 93 alcaldías, 34 más que en el pasado periodo, ganando ciudades importantes como Santa Ana considerada la segunda capital del país, ganó Zacatecoluca, Usulután, La Unión, Santo Tomás y reteniendo otras importantes como Ilopango, Ciudad Delgado, Soyapango, Apopa, San Martín entre otras; ARENA el mayor representante de la derecha salvadoreña lejos de aumentar o mantener sus alcaldías perdió 28 comunas pasando de tener 148 a 120 en este periodo, si vemos los números mas fríamente el FMLN obtuvo 885,888 votos y ARENA 865,560 votos, es decir que el principal partido de la izquierda tuvo una diferencia de 20,328 votos a su favor sobre el principal representante de la derecha.

La influencia del FMLN se ve mas reflejada en la elección de diputados, pasando de 32 diputados a 35 para el próximo periodo, ARENA pasó de 34 a 32 escaños, los números de votos lo dejan claro: 943,288 para el FMLN  contra 852,458 que sacó ARENA, es decir 90,830 votos de diferencia a favor de la izquierda, si la contienda se realizara solo entre los dos partidos mayoritarios la victoria estaría decantada a la izquierda. En estas elecciones porcentualmente estos son los resultados: FMLN 41.68%, ARENA 37.72%, PCN 8.6%, PDC 6.78%, CD 2.07%, FDR 0.98%,  abstenciones y nulos 2.01% e impugnados 0.15%

¿Por qué aumento la influencia del FMLN?

Algunos analistas deducen el impacto de la izquierda debido a la figura de Mauricio Funes, candidato de la izquierda. No descartamos la idea que la figura de Funes haya atraído aun sector de la población votante, pero esto no acaba aquí, las condiciones materiales a las que están sometidas las familias salvadoreñas añadiendo el peso histórico que juega el FMLN como partido de los trabajadores es lo que realmente ha aumentado la simpatía de la izquierda.

En los últimos meses hemos visto los intentos desesperados de la derecha por aumentar su aceptación entre la población, prometiendo de manera demagógica mejoras para las condiciones de vida de los trabajadores. En un breve lapso de tiempo se prometió el pasaje del autobús de forma gratuita a los estudiantes de bachillerato, un aumento al salario mínimo (que a parte de ser ridículo estuvo acompañado por un periodo de especulación y aumento a los granos básicos), reducción del pasaje público, reducción a los precios de la gasolina, etc. sin dejar de lado el fuerte ataque propagandístico en contra de la izquierda.

En la vía de los hechos todas estas promesas se fueron esfumando como posibilidades en la mente de los trabajadores, hasta el momento no hay transporte gratuito para los estudiantes, los costos de los alimentos se han encarecido y el aumento del salario mínimo no sirvió de mucho ante el encarecimiento de los alimentos. El precio de la gasolina y del pasaje publico duró unos escasos días (y hay amenazas de elevarlo un 100%), el castillo de naipes que ARENA construyó se les vino abajo.

El FMLN es visto como la alternativa de cambio de los trabajadores, en él se encuentran reflejadas las más sinceras aspiraciones de cambio de las masas. Muchos “analistas” de izquierda olvidan a conveniencia como surge el partido: como producto de la lucha de los trabajadores que obligo a la unificación de cinco grupos armados con influencia de masas. Es lógico que los trabajadores se hayan volcado hacia este partido, todas las promesas incumplidas y los ataques que la derecha esta propinando a los trabajadores solo están posponiendo el momento decisivo y en esta espera se están acumulando las condiciones materiales necesarias para un choque de trenes entre la burguesía y el proletariado.

La burguesía se prepara contra la movilización

Las elecciones son una especie de foto instantánea que nos muestra en un momento concreto la correlación de fuerzas entre las clases. Hubo una alta participación con un 54% de votantes. La burguesía sabia que estaba en juego mucho y lo que se viviría en el país era algo más que un simple llenado de boletas.

La burguesía durante toda la campaña estuvo difundiendo la idea de que el FMLN y el BPJ son grupos violentos, queriendo asustar a la población de que habría una dictadura y derramamiento de sangre si ganaba el FMLN. Esta idea la mantuvieron incluso en el mismo proceso electoral, inventaron la creación de un supuesto Ejercito Popular Electoral, donde falsamente decían estaba inmiscuido el BPJ. Se habló de amenaza de disturbios durante el conteo de votos.

La gran movilización policiaca e incluso la movilización de cuerpos represivos como la UMO en municipios como San Isidro, donde las irregularidades fueron mayores, habla de un verdadero temor de la burguesía. Rene Figueroa, ministro de seguridad “declaró categóricamente que la Policía y el Ejército no permitirán que se propicie aquí un efecto como el de México. Explicó que hace un año se reunieron con uno de los principales asesores del presidente Calderón y que fue uno de los encargados en diseñar el plan para enfrentar el conflicto que generó López Obrador. ‘Nos compartió como la fuerza pública enfrentó esas situaciones y algunas experiencias que hemos capitalizado para cualquier situación, que esperamos no se den en nuestro país’" (EL diario de hoy 15 de enero de 2009).

Estas elecciones fueron tranquilas y pacificas, pero hubo una subterránea movilización y agitación en varios municipios.  No fueron grupos de choque, sino las masas quienes se movilizaron en municipios donde ARENA quería arrebatar el gane, esto ocurrió, por ejemplo, en el municipio de San Martín donde los trabajadores se concentraron desde las 8am hasta las 9pm para evitar que ARENA se robara las urnas y con ello el gane del FMLN.

San Salvador: laboratorio del fraude

ARENA está utilizando el triunfo de Norman Quijano en la capital del país como la bomba publicitaria del siglo, esto tiene una razón sencilla, ya que han sido derrotados a nivel nacional necesitan mostrar un poco de fortaleza, San Salvador era uno de los bastiones del FMLN y a pesar que nos hemos convertido en la primera fuerza política del país es necesario detenernos a revisar nuestros errores a fin de no volverlos a cometer.

Durante toda la campaña política la derecha no dudo en utilizar todo su armamento propagandístico para atacar al FMLN sin que la dirección de la izquierda pudiera dar una respuesta firme y contundente a las acusaciones, el impedimento de la derecha de utilizar las maquinas ultravioletas para la verificación de DUI (Documento Único de Identidad), la utilización de edificios gubernamentales para militantes de ARENA un día antes de las elecciones, la utilización de mas de un (DUI) así como el ingreso de muchos extranjeros (nicaragüenses y hondureños muchos de los cuales fueron retenidos por pobladores), estos factores tuvieron que ver en la perdida de la capital, sin embargo esto no fueron simples irregularidades como las define Violeta Menjivar (Candidata a la Comuna de San Salvador por el FMLN) y una buena parte de la dirección del FMLN en la rueda de prensa donde aceptaron la derrota, esto fue un amargo sabor de boca para la militancia del FMLN que esperaba un llamado de la dirección de nuestro partido para salir a defender en la calle el voto del FMLN.

Estas “irregularidades” solo son un ensayo de lo que puede suceder en marzo a escala mayor, al igual que Funes sobre Ávila, Violeta Menjivar siempre estuvo arriba por un porcentaje del 15% sobre Norman Quijano, sin embargo nos preguntamos cómo fue posible que de la noche a la mañana los resultados hayan sido favorables para la derecha. ARENA explotara el triunfo, y bajo el discurso del “si pudimos” van a repetir esto a una escala mucho mayor en las elecciones de marzo, los sindicatos y los comités de base debemos estar atentos a la defensa del voto, de igual forma que los compañeros de los municipios de San Martín o Santo Tomás, entre otros, donde fueron los militantes del partido los que lograron asegurar el triunfo en estas elecciones a través de la movilización al igual que sucedió en el 2006 en la capital donde los mismos militantes defendieron de la manera más combativa el triunfo del FMLN.

La perdida de San Salvador deja un mal sabor de boca entre la militancia de izquierda sin embargo lejos de desmoralizarlos ha causado un malestar hacia la dirección municipal del partido, los comentarios no dejan de cesar en torno a qué hubiera pasado si se les hubiera convocado a luchar para defender el voto como sucedió en el 2006. Ésta la dejarán pasar pero si la dirección no se pone a la altura no tardará en verse el momento en que las bases la superen y defiendan la bandera del FMLN con los ideales por los que fue creado: los de la revolución socialista.
Si en San Salvador se hubiera aplicado un verdadero programa de clase durante los gobiernos del FMLN no hubiera habido margen de maniobra para el fraude. Los resultados en San Salvador, e incluso los resultados a nivel general en los municipios donde hubo una votación menor al FMLN que para diputados, refleja un malestar de las bases hacia las políticas y métodos reformistas y burocráticos. Las bases ya no tienen capacidad de elegir a sus candidatos como en el pasado y muchos candidatos no eran los que las bases deseaban. La gran fidelidad de la militancia al partido hizo que pese a todo esto se ganaran las elecciones pero si el FMLN defendiera un programa claramente basado en la defensa clara de los internes de obreros, campesinos y pequeños comerciantes sin dar concesiones a la burguesía con consignas que solo confunden a la militancia, hubiéramos visto resultados sin lugar a dudas mejores.

Debemos llevar al FMLN al poder y luchar por un gobierno socialista

Funes ha dicho en algunas ocasiones que su gobierno no tiene las intenciones de implantar medidas socialistas, sin embargo las aspiraciones de las masas son las de cambiar radicalmente las condiciones de vida a las que les tiene sometido el capitalismo. En un momento de crisis económica del capitalismo como la actual será imposible hacer un cambio profundo si no es llevando a cavo un programa de líneas de clase, es decir un programa socialista. Poco a poco la burguesía se esta desenmascarando, ante el aumento al salario mínimo la ANEP (Asociación Nacional de la Empresa Privada) el sector “empresarial” amenazó con llevar a cabo una serie de despidos masivos.

La única salida es la nacionalización de la banca, las tierras y la gran industria salvadoreña puestas a funcionar bajo control obrero. Los trabajadores no dudarán en apoyar estas medidas si son llevadas a cabo por su dirección, mas aún, una vez este Funes en el poder la burguesía no dudará en utilizar todos sus medios para ahogar al FMLN, es necesario tomar estas medidas para proteger al gobierno de los trabajadores.

El FMLN se debe apoyar en la movilización de las masas

Si las elecciones hubieran sido limpias el FMLN hubiera sacado una ventaja más considerable. El FMLN fue el partido que más diputados ganó pero no tiene la mayoría, los partidos de derecha (ARENA, PNC y PDC) tendrían 49 diputados mientras el FMLN tendría 35 más uno de CD. La burguesía se apoyará en esta mayoría parlamentaria, en sus diversos gobiernos municipales principalmente San Salvador y en el control de sus industrias y la banca para boicotear a un posible gobierno del FMLN.

Son innegables los avances y el triunfo del FMLN en las pasadas elecciones y el colapso de los partidos de la derecha. Eso no asegura de ningún modo el triunfo en las elecciones presidenciales del 15 de marzo. La burguesía puede sacrificar las diputaciones y algunas alcaldías pero siguen analizando la posibilidad de fraude electoral.

Tanto para ganar las elecciones como para aplicar un programa que verdaderamente beneficie a los más pobres del país, Mauricio Funes y el FMLN deben apoyarse en la organización y movilización de los trabajadores que es la única forma de contrarrestar los ataques de la derecha.

Los comités de base y los sindicatos, herramientas de defensa y lucha

Estas elecciones demostraron el papel que juegan los comités de bases del FMLN, fue a través de ellos y la lucha consiente por la que se retuvieron muchas alcaldías, no dudamos en afirmar que estos estarán en la primera línea de batalla cuando defender el voto en las presidenciales se trate, sin embargo aún es necesario afinar unos detalles importantes para asegurar el triunfo.
Hasta el momento la defensa de las alcaldías se ha llevado de manera local, la elección presidencial exigirá la unificación de la militancia a nivel nacional, se necesitará un enlace muy fuerte con los sindicatos ya que estas son las organizaciones naturales de los trabajadores, la inviabilidad del capitalismo solo saca más a flote la necesidad de la militancia del FMLN por formarse políticamente, el socialismo es la bandera ideológica con la cual se debe forjar a la nueva capa de militantes de la izquierda.

Te invitamos a participar con los marxistas del Bloque Popular Juvenil para luchar por un gobierno del FMLN con un programa socialista y por la revolución socialista a nivel mundial. 

San Salvador, 25 de enero de 2009

News Reporter

Deja un comentario