Resulta irónico que la burguesía hable de que el comunismo significaría un mundo de violencia y guerra. Es evidente lo inhumano que se ha vuelto el actual sistema capitalista, sus argumentos utilizados se puede resumir a que la situación todavía podría estar peor bajo la “dictadura comunista”. Pero los hechos se oponen rotundamente a sus argumentos, la violencia se ha vuelto algo cotidiano bajo el capitalismo en El Salvador.

No es en países como Venezuela donde se vive más violencia sino en donde gobierna la ultraderecha capitalista como en Colombia, México y El Salvador. En la “pacifica” administración de Antonio Saca hay 10 homicidios por día, una cifra gigante para un país tan pequeño. Dentro de estos homicidios comunes muchas veces se disfraza la represión de la burguesía y vemos asesinatos políticos. Aun cuando en El Salvador ya no se vive una guerra civil como en la década del 80, la represión contra el pueblo salvadoreño no ha cesado y siguen ocurriendo casos como desapariciones políticas.


Resulta irónico que la burguesía hable de que el comunismo significaría un mundo de violencia y guerra. Es evidente lo inhumano que se ha vuelto el actual sistema capitalista, sus argumentos utilizados se puede resumir a que la situación todavía podría estar peor bajo la “dictadura comunista”. Pero los hechos se oponen rotundamente a sus argumentos, la violencia se ha vuelto algo cotidiano bajo el capitalismo en El Salvador.

No es en países como Venezuela donde se vive más violencia sino en donde gobierna la ultraderecha capitalista como en Colombia, México y El Salvador. En la “pacifica” administración de Antonio Saca hay 10 homicidios por día, una cifra gigante para un país tan pequeño. Dentro de estos homicidios comunes muchas veces se disfraza la represión de la burguesía y vemos asesinatos políticos. Aun cuando en El Salvador ya no se vive una guerra civil como en la década del 80, la represión contra el pueblo salvadoreño no ha cesado y siguen ocurriendo casos como desapariciones políticas.

El 7 de febrero de 2007, el compañero Edward Francisco Contreras, joven dirigente de su comunidad en el municipio de Lourdes, miembro del FMLN y militante del Bloque Popular Juvenil, salió de su casa a la escuela para ya no regresar más. El ejemplo claro de que este no fue un caso de crimen común es que días antes sicarios lo habían secuestrado. En esa primera ocasión nuestro compañero pudo escapar, pero luego cayó victima de la represión de la burguesía.

El BPJ y la familia de Edward exigimos en el 2007 su presentación con vida; buscamos su paradero pero sin resultados favorables; realizamos una intensa campaña política, San Salvador se llenó de afiches exigiendo su reaparición; en la prensa nacional se oyeron y leyeron fuertes denuncias; a nivel internacional agrupaciones del FMLN, de la CMI y otros grupos de jóvenes y trabajadores se sumaron a la exigencia de su aparición; se hicieron piquetes en embajadas de El Salvador en el mundo, siendo significativo el realizado en México donde hubo un gran apoyo.

Los comunistas estamos muy lejos de ser esos violentos asesinos de los que la burguesía habla a diario en sus medios masivos de comunicación. Los comunistas luchamos por un mundo donde vivamos sin miedo y sin violencia, para eso es necesario acabar con el actual sistema capitalista que en El Salvador, a lo largo de su historia, ha generado tanta represión y decenas de miles de muertes por parte de la oligarquía y la burguesía. Mientras sigan ocurriendo casos como los de Edward seguiremos luchando por el Socialismo.

A dos años de la desaparición política de Edward, el BPJ exige su aparición. Compañero Edward no te olvidamos y no perdonamos, sabemos que el mejor homenaje que te podemos rendir es seguir luchando por que tus ideales, que eran los de la Revolución Socialista, se conviertan en una realidad.

San Salvador, 7 de febrero de 2009

 

 

Deja un comentario

Check Also

No más violencia contra la mujer en El Salvador

“Hombres y mujeres somos iguales, ¿por qué tiene que haber un Día Internacional de la Elim…