En la segunda parte de su respuesta a las calumnias de la Casa Blanca contra el socialismo, Alan Woods aborda la realidad de la vida de los trabajadores estadounidenses bajo el capitalismo. Desde el 2008, los trabajadores han visto dispararse el incremento de la desigualdad, han soportado largas horas en múltiples trabajos y enfrentado recortes en los servicios esenciales, todo mientras los banqueros parásitos reciben donaciones estatales. El ‘sueño americano’ está muerto, y el socialismo está alcanzando a un público más amplio.

<< Parte I – Parte III >>

El significado de la explotación capitalista

Karl Marx explicó hace mucho tiempo que las ganancias de los capitalistas son realmente el trabajo no pagado de los trabajadores. La relación entre el trabajo asalariado y el capital es, por lo tanto, intrínsecamente antagónica. Esto es cierto incluso en períodos favorables, cuando los salarios aumentan, como señala Marx:

“Así vemos que, incluso si nos mantenemos dentro de la relación entre capital y trabajo asalariado, los intereses de los capitales y los intereses del trabajo asalariado son diametralmente opuestos entre sí.

“Un rápido crecimiento del capital es sinónimo de un rápido crecimiento de las ganancias. Las ganancias pueden crecer rápidamente solo cuando el precio del trabajo, el salario relativo, disminuye con la misma rapidez. Los salarios relativos pueden caer, aunque los salarios reales aumentan simultáneamente con los salarios nominales, con el valor monetario de la mano de obra, siempre que el salario real no aumente en la misma proporción que la ganancia. Si, por ejemplo, en años de buenos negocios los salarios aumentan un 5 por ciento, mientras que las ganancias aumentan un 30 por ciento, en proporción, el salario relativo no ha aumentado, sino que ha disminuido.

“Si, por lo tanto, los ingresos del trabajador aumentan con el rápido crecimiento del capital, hay al mismo tiempo una ampliación del abismo social que divide al trabajador del capitalista, y un aumento en el poder del capital sobre el trabajo, una mayor dependencia del trabajo sobre el capital.

“Decir que ‘el trabajador tiene interés en el rápido crecimiento del capital’, significa solo esto: cuanto más rápido incrementa el trabajador la riqueza del capitalista, más grandes serán las migajas que le caigan, cuanto mayor sea el número de trabajadores que se puede llamar a la actividad, más se puede aumentar la masa de esclavos dependientes del capital.

“Así, hemos visto que incluso la situación más favorable para la clase trabajadora, a saber, el crecimiento más rápido del capital, por mucho que pueda mejorar la vida material del trabajador, no elimina el antagonismo entre sus intereses y los intereses del capitalista. Las ganancias y los salarios se mantienen como antes, en proporción inversa.

“Si el capital crece rápidamente, los salarios pueden aumentar, pero el beneficio del capital aumenta desproporcionadamente más rápido. La posición material del trabajador ha mejorado, pero a costa de su posición social. El abismo social que lo separa del capitalista se ha ampliado “. (Marx, Trabajo asalariado y capital, en Marx-Engels Selected Works, 1970 ed., vol. 1, pág.167)

Este es ciertamente el caso en los Estados Unidos, donde las ganancias han estado en auge, mientras que los salarios se han estancado en gran medida y la proporción de los salarios de los trabajadores con la riqueza creada por ellos ha disminuido significativamente. Un informe del Instituto de Política Económica (agosto de 2018) establece que:

“Desde 1973 hasta 2017, la productividad neta aumentó un 77%, mientras que el salario por hora de los trabajadores normales se estancó esencialmente, aumentando solo un 12,4% en 44 años (después de ajustar la inflación). Esto significa que, aunque los estadounidenses están trabajando de manera más productiva que nunca, los frutos de su labor se han acumulado principalmente en los que están en la cima y en las ganancias corporativas, especialmente en los últimos años”.

Los ricos se han vuelto cada vez más ricos después de la crisis financiera de 2008. En 2012, el 10 por ciento más rico se llevó a casa el 50 por ciento de todos los ingresos. Ese es el porcentaje más alto en los últimos 100 años. Para el 2015, el 10 por ciento más rico de los Estados Unidos ya promediaba más de nueve veces más ingresos que el 90 por ciento restante. Y los estadounidenses en el 1% más rico promediaron 40 veces más ingresos que el 90% más bajo.

Como los ricos se hicieron ricos más rápido, su parte del pastel creció. El 1% más rico aumentó su participación en el ingreso total en un 10%. Todos los demás vieron que su parte del pastel se encogía de un 1 a un 2 por ciento. A pesar de que los ingresos de los pobres mejoraron en términos absolutos, se retrasaron aún más en comparación con los más ricos. Como resultado, la desigualdad está empeorando constantemente.

El sueño americano se terminó / Imagen: Dominio Público

Los grandes capitalistas están obteniendo ganancias obscenas. El director ejecutivo de Marathon Petroleum ganó $ 19,7 millones, 935 veces más que un trabajador medio de la compañía ($ 21.034). El directos ejecutivo de Whirlpool ganó $ 7,1 millones, 356 veces más que el salario promedio de sus empleados que ganan $ 19.906. El salario promedio de los trabajadores de Honeywell es de $ 50.000. Su CEO ganó $ 16,8 millones, o 333 veces más.

Esta tendencia no se limita a los Estados Unidos. De hecho, existe una tendencia mundial hacia el aumento de la desigualdad de ingresos en las economías en desarrollo y las desarrolladas. Primero, los salarios reales se han estancado para la mayoría de la población a pesar del aumento de la productividad debido a las políticas antiobreras, que socavan la negociación colectiva. En segundo lugar, ha habido una creciente acumulación de riqueza en la parte alta de la población a través de la disminución de los impuestos para las empresas y de las personas con altos ingresos.

David Autor, un economista del MIT, produjo un documento junto con otros cuatro economistas titulados “La caída de la cuota laboral y el ascenso de las empresas de superestrellas”. En ella leemos:

“Las industrias se caracterizan cada vez más por una característica de ‘el ganador se lleva la mayor parte’, en la que una pequeña cantidad de empresas obtiene una gran parte del mercado”.

Entre los economistas, uno de los desarrollos más discutidos es la abrupta disminución en el porcentaje de la producción económica total que fluye hacia el trabajo .En un documento de 2016, “El declive de las cuotas del trabajo y del capital”, Simcha Barkai, profesora de finanzas de la London School of Business, descubrió que la disminución en la cuota laboral produjo un gran ganador, la participación en las ganancias, que aumentó del 2 por ciento del producto interno bruto en 1984 al 16 por ciento en 2014. Barkai escribe:

“Para ofrecer un sentido de magnitud, las acciones combinadas de trabajo y capital disminuyen en 13,9 puntos porcentuales, lo que equivale a $1,2 billones en 2014. Las ganancias estimadas en 2014 fueron de aproximadamente el 15,7%, lo que equivale a $ 1,35 billones o $17.000 para cada uno de los aproximadamente 80 millones de empleados en el sector corporativo no financiero”.

En otras palabras, los accionistas y dueños de negocios acumularon ganancias por $1,35 billones o $17.000 por empleado como resultado del aumento en la cuota de ganancias. De hecho, la brecha que separa a los trabajadores y los capitalistas, ricos y pobres, es mayor ahora que en cualquier otro momento en los últimos cien años, es decir, desde el momento en que Teddy Roosevelt denunció el gobierno rapaz de lo que él llamó los barones ladrones.

Lo que el lenguaje técnico de los economistas no puede ocultar es que esto supone mucho dolor para mucha gente. El inexorable crecimiento de la desigualdad entre ricos y pobres en los Estados Unidos no es de ninguna manera un invento de la izquierda. Es un hecho verificable empíricamente que está causando una alarma creciente en los defensores más firmes del sistema capitalista.

Esto explica en gran medida por qué las ideas del socialismo están ganando una audiencia cada vez mayor en los Estados Unidos de América. También expone la mentira de que los intereses de los trabajadores y los capitalistas son idénticos y subraya el hecho de que la falla fundamental en la sociedad es el antagonismo entre el trabajo asalariado y el capital.

¿Ningún incentivo?

Ahora, para la insignificante cuestión de la motivación. El documento de la Casa Blanca nos informa que:

“Al evaluar los efectos de las políticas socialistas, es importante reconocer que ofrecen pocos incentivos materiales para la producción y la innovación y, al distribuir bienes y servicios de forma ‘gratuita’, evitan que los precios revelen información económicamente importante sobre los costos y las necesidades y deseos de los consumidores. Con este fin, como la entonces primera ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher (1976), una vez argumentó, ‘los gobiernos socialistas… siempre agotan el dinero de otras personas’, y, por lo tanto, el camino a la prosperidad es que el Estado le dé a ‘la gente más opciones para gastar su propio dinero a su manera'”.

 Así que ahora sabemos: “el socialismo quita la iniciativa privada e inhibe la innovación”, sí, conocemos la canción y también la letra. Nos han sido familiares durante mucho tiempo. Pero este tedioso zumbido no se vuelve más placentero con el paso del tiempo.

¡Pero espere un segundo! Usted dice que el socialismo no proporciona ninguna iniciativa para los trabajadores. ¿Pero qué iniciativa tienen los trabajadores bajo su sistema?

Los trabajadores en los EE.UU. trabajan largas horas, a menudo en muy malas condiciones, y con demasiada frecuencia tienen que tomar varios trabajos para sobrevivir hasta el final del mes. Un trabajador se levanta temprano en la mañana, lucha por el trabajo, trabaja las veinticuatro horas del día, llega a casa agotado mental y físicamente, se duerme frente al televisor, se despierta por la mañana y comienza toda la miserable rutina otra vez. ¿Seguramente la gente debe preguntarse si esto puede describirse como realmente vivir la vida?

Hay una historia que circula sobre Donald J. Trump, que puede o no ser cierta, pero ciertamente es esclarecedora. El presidente fue invitado a una cena por algunos de sus compañeros multimillonarios en Manhattan. Durante su discurso posterior a la cena, se jactó de su manera habitual y exagerada: “He creado un millón de nuevos empleos”. Se escuchó al camarero, probablemente un inmigrante latino pobre, que comentara: “Lo sé, señor presidente. ¡Tengo tres de ellos!”

Los capitalistas tienen muchos incentivos materiales: adquirir enormes fortunas al exprimir la plusvalía del sudor de los trabajadores. Los últimos, por el contrario, solo están ‘motivados’ por la necesidad de sobrevivir, de ganar lo suficiente para pagar las facturas mensuales y el alquiler, para evitar que ellos y sus familias sean arrojados a las calles. Solo en este último caso, la palabra ‘motivación’ debe ser reemplazada por otra palabra: obligaciòn.

El final del sueño americano

En el pasado, tuvimos el llamado sueño americano. Mucha gente creía que, si trabajaban lo suficiente, se sacrificaban y ahorraban dinero, algún día podrían dejar de ser parte de la clase trabajadora y convertirse en un hombre de negocios o en una mujer adinerada. ¡Ya no! El sueño americano se ha convertido en la pesadilla americana. No importa cuánto trabaje, nunca ahorrará dinero suficiente para cambiar su vida. Las cosas siempre parecen seguir siendo las mismas. De hecho, las cosas siempre parecen empeorar.

En el pasado, incluso los pobres podían esperar que las cosas fueran mejores para sus hijos. Cada generación de jóvenes estadounidenses podía esperar una vida mejor que la de sus padres. ¡Ya no! Los hechos y las cifras demuestran que la generación actual de jóvenes estadounidenses no puede esperar una vida mejor que sus padres. Por el contrario, la vida se volverá más dura, peor, más desigual, más injusta y más incierta que nunca.

Sobre todos estos hechos, los autores del documento no tienen nada que decir. La suma total de su sabiduría es advertir a los trabajadores y jóvenes estadounidenses que el socialismo no les brinda ningún incentivo. Qué posibles incentivos tienen bajo el sistema actual, no lo dicen.

“Este es un informe empírico sobre el socialismo que toma como referencia las políticas públicas actuales de los EE. UU. Este punto de referencia tiene la ventaja de ser medible, pero necesariamente difiere de los conceptos teóricos de “capitalismo” o “mercados libres” porque el gobierno de los EE.UU. no puede limitar su actividad a los bienes públicos definidos teóricamente”.

Es imposible entender el significado de este párrafo, incluso si uno pudiera salir de su enmarañada jungla de gramática y sintaxis (lo que en sí mismo sería un logro considerable). Primero debemos señalar que, lejos de ser un “informe empírico”, no hay absolutamente nada empírico al respecto. No se cita un solo hecho para respaldar una serie de afirmaciones y alegatos sin fundamento. Sin embargo, tienen la audacia de afirmar que este “informe empírico”, que no se basa en ningún hecho identificable, tiene la ventaja de ser “medible”.

¡No importa lo medible! Sería una gran ventaja si al menos fuera comprensible.

Pero eso tal vez es pedir demasiado a una Casa Blanca que sigue las divagaciones mentales de un Donald J. Trump. Lo que ciertamente se puede medir es que en los Estados Unidos de América, los ricos se están volviendo obscenamente más ricos, mientras que los pobres se están volviendo cada vez más pobres. Ese es un punto de referencia que es muy claro incluso para los ciegos. Lamentablemente, no parece estar claro para la élite intelectual de la Casa Blanca.

Habiéndonos esforzado con alguna dificultad para atravesar la jungla sintáctica y gramatical, finalmente llegamos a un claro. Con un audible suspiro de alivio, los autores del documento finalmente han llegado a la conclusión:

“En relación con el punto de referencia de EE.UU., encontramos que las políticas públicas socialistas, aunque aparentemente bien intencionadas, tienen costos de oportunidad claros que están directamente relacionados con el grado en que imponen impuestos y regulan“. (El énfasis es mío, AW)

Nuestros amigos en la Casa Blanca nos informan amablemente que, si bien los socialistas pueden tener buenas intenciones, no pueden competir con los grandes éxitos y oportunidades que presenta la economía de libre mercado (a la que se hace referencia aquí como el “punto de referencia estadounidense”). ¿Por qué no? Por el grado en que tributan y regulan.

Ahora, todos saben que, si hay dos palabras garantizadas para llevar a los Republicanos dedicados a un estado de furia apopléjica, esas palabras son impuestos y regulación. Incluso pronunciar estas palabras es considerado por ellos como aproximadamente equivalente a jurar en la iglesia el domingo.

La tributación y la regulación son la muerte de la economía de libre mercado, como todos sabemos. Los mercados funcionan mejor cuando no hay ninguna participación del gobierno. Cuando se dejan solos, los mercados resolverán todos los problemas. No habrá crisis y todos viviremos vidas felices, productivas y, sobre todo, rentables.

Esta teoría reconfortante, que fue abrazada con entusiasmo por Margaret Thatcher, quien fue citada calurosamente en el documento, solía estar contenida en todos los libros de texto escolares. Se repitió hasta la náusea en todas las salas de seminarios de la universidad. Ocupó un lugar similar en los aspectos de la economía política como los Diez Mandamientos en la Biblia.

a715b2b69f64a25a2113c36de2b1001e w720 h720

Hoy en día, un número creciente de economistas, no necesariamente de izquierda, han llegado a la conclusión de que cierto grado de regulación es absolutamente necesario para evitar el terrible desastre que vimos en 2008. Se dan cuenta de que una nueva crisis es inevitable. Y están muy en lo cierto, porque tales crisis son inherentes al sistema capitalista y completamente inevitables en él.

Pero nuestros intelectuales de la Casa Blanca no pueden ponerse de acuerdo con los suyos. No pueden soportar la idea de regular la economía capitalista, que, según ellos, funciona perfectamente bien por sí misma. Las lecciones de 2008, o para el caso de 1929, son para ellos un libro que está cerrado con siete sellos.

En cuanto a los impuestos, esa es una interferencia imperdonable en la fuerza motriz fundamental del capitalismo. Interfiere con el lugar santísimo: las ganancias. No importa que muchas escuelas en el país más rico del mundo se estén cayendo a pedazos. No importa que el sistema de salud de Estados Unidos le esté fallando a millones de personas y que los ciudadanos de otros países lo miren con horror. No importa todas estas cosas, siempre y cuando las ganancias de los grandes bancos y los tiburones de Wall Street estén protegidos.

En realidad, en los Estados Unidos y en todos los demás países capitalistas, los banqueros y los capitalistas pagan poco o ningún impuesto. Pagan a los abogados inteligentes para encontrar lagunas en las leyes, que les permiten eliminar miles de millones de dólares en paraísos fiscales en el Caribe y en otros lugares. Sus continuas críticas sobre la carga de los impuestos son completamente falsas.

En realidad, es la clase obrera y la clase media quienes pagan la mayor parte de los impuestos. Pero eso no impidió que Trump introdujera una legislación para reducir drásticamente la tributación de los ricos, mientras que daba algunas migajas al resto. Así que aquí tenemos el verdadero punto de referencia de la política económica de los Estados Unidos: robar a los pobres para ayudar a los ricos. Ese es un incentivo muy bueno: para el 1% más rico de la población, pero no para el 99% restante.

La “hipótesis de mercado eficiente”

Los economistas nos presentan una imagen hermosa, en la que el mercado libre resolvería todos nuestros problemas sin ninguna regulación o interferencia del Estado. De acuerdo con esta teoría, la oferta y la demanda siempre se equilibran entre sí al final, de modo que el mercado actúa como una especie de péndulo, oscilando suavemente de un punto a otro, pero siempre regresando a un equilibrio perfecto.

La maravillosa idea de que la economía de mercado capitalista se regulará automáticamente sin ninguna interferencia del Estado se consagró en una teoría conocida como la hipótesis del mercado eficiente. Se suponía que esto era una idea nueva. De hecho, era una idea muy antigua. Antes se conocía como la Ley de Say, una tontería que Karl Marx había demolido sistemáticamente hace unos 150 años.

A diferencia de los economistas teóricos de la sala de seminarios de la universidad, el multimillonario George Soros entiende bastante bien cómo funcionan los mercados en la práctica, ya que ha ganado mucho dinero con ellos. Dijo que el mercado no era como un péndulo sino como una bola de demolición, del tipo que se usa en las obras de construcción para demoler edificios. Se demostró que tenía razón en 2008, cuando de la noche a la mañana, la economía de libre mercado colapsó como un castillo de naipes.

¿Qué hicieron los banqueros y los capitalistas en ese momento? ¿Dijeron: “El Estado no debe interferir? ¿Los mercados se arreglarán al final”?  ¡No, no lo hicieron! Llegaron corriendo al Estado con los brazos extendidos, exigiendo grandes cantidades de dinero público para salvarlos. Y entonces ocurrió algo extraordinario. George W. Bush, un presidente Republicano y un firme creyente en la economía de libre mercado y sin intervención estatal, llegó corriendo con una chequera abierta. “¿Cuánto quieren, chicos? ¿Un billón? ¡Tomad un billón! ¿Diez billones? ¡Aquí, tomadlo todo! Después de todo, solo es dinero público”.

Y los banqueros lo tomaron, todo. Eso, y el gasto colosal de las guerras de Afganistán e Irak es el origen del infame déficit, sobre el cual los autores de este documento no tienen absolutamente nada que decir. El hecho del asunto es que en el Año de Nuestro Señor de 2008, el sistema capitalista fue rescatado con enormes cantidades de dinero público.

f90ca94a6c7cc4ab0ccb89cb26a759e7 w720 h687
George Soros dijo que el mercado no era como un péndulo sino como una bola de demolición / Imagen: Foro Económico Mundial

En el Manifiesto Comunista, Marx y Engels escribieron que “el gobierno del Estado moderno no es más que un comité para gestionar los asuntos comunes de toda la burguesía”. Eso es precisamente lo que vemos aquí. En 2008, el sistema capitalista fue salvado por la intervención del Estado, ese mismo Estado que no debía desempeñar ningún papel en la economía. Los bancos y las corporaciones privadas fueron apoyados por el Estado como un hombre enfermo con muletas. Sin eso, habrían colapsado.

La prioridad del Estado capitalista es preservar el orden presente. Su principal preocupación es garantizar las ganancias del sector privado, el mismo sector privado que destruyó la economía mundial en 2008. Naturalmente, los chicos de la CEA no tienen nada que decir sobre todo esto. Es demasiado vergonzoso admitir que su economía de mercado tan cacareada mostró que estaba (literalmente) en bancarrota y tuvo que ser rescatada por el contribuyente estadounidense. Tampoco están ansiosos por decirnos cuáles fueron los costes de oportunidadde esta operación, o cómo se recompensó la generosidad de los contribuyentes estadounidenses.

Expliquemos esto en un lenguaje simple, para que incluso los miembros de la CEA puedan entenderlo. Los bancos y corporaciones privadas recibieron el equivalente a una enorme transfusión de sangre que agotó las finanzas públicas, dejándolas en un estado de anemia crónica y potencialmente mortal. Un inmenso agujero negro en las finanzas privadas de los grandes bancos se transformó milagrosamente en un gigantesco agujero negro en las finanzas públicas. Desde entonces, nos han dicho que no hay dinero para las escuelas, la salud, las pensiones, las carreteras, las casas o cualquier otra cosa que el sistema capitalista no considere una prioridad.

Ahora, si un trabajador destrozara una máquina en una fábrica, sería despedido inmediatamente y posiblemente demandado por daños. Pero si una pandilla de banqueros bien pagados destruye todo el sistema financiero mundial, no son despedidos, no son demandados, no son enviados a prisión por fraude, como merecerían. En su lugar, son recompensados ​​con vastas cantidades de dinero público: dinero robado de los bolsillos de las capas más pobres y vulnerables de la sociedad. Es la austeridad para los que están abajo y la ayuda financiera para los que están arriba. ¡Esto es Robin Hood al revés!

 

En la tercera parte, Alan responderá a la opinión de la Casa Blanca sobre el llamado socialismo escandinavo, Rusia y Venezuela…

 

Publicado originalmente en ingles en In Defence of Marxism

1 comentario

Deja un comentario

Check Also

Los asesores de Trump calumnian al socialismo: una respuesta a las mentiras de la Casa Blanca – Parte III

En la tercera parte de la respuesta de Alan Woods a la supuesta crítica empírica del socia…