Francia: la resistencia a los recortes de Macron al sector público revive la memoria de Mayo del 68

Francia ha entrado en una nueva fase de la lucha a medida que el presidente Emmanuel Macron se acerca a un importante enfrentamiento con los trabajadores del sector público. El país está convulsionado por una serie de huelgas, manifestaciones y enfrentamientos entre las masas y las autoridades estatales.

La huelga del 22 de marzo hizo que al menos 200.000 manifestantes salieran a las calles. Mientras tanto, los estudiantes que resisten los ataques contra la educación superior han sido agredidos por matones de extrema derecha en sus campus, ayudados e instigados por la dirección de la universidad. Con el espectro de mayo del 68 flotando sobre los acontecimientos, la clase dominante francesa está decidida a aplastar a los trabajadores y la juventud e imponer a toda costa su reaccionaria agenda pro-capitalista.

A pesar de las protestas masivas, Macron impulsó con éxito una profunda reforma de las leyes laborales en el otoño de 2017. Estas contrarreformas van mucho más allá de la odiada `Ley El Khomri’ de François Hollande al debilitar a los sindicatos y poner más poder en manos de la patronal. El nuevo acuerdo priva a las principales federaciones sindicales de gran parte de su poder de negociación, facilita en gran medida a los patrones la contratación y el despido de trabajadores, y reduce la indemnización de los trabajadores despedidos injustamente.

El objetivo de los cambios es promover una mayor “flexibilidad”, ayudando a los capitalistas franceses a competir mejor en el mercado europeo, eliminando las molestas garantías para los trabajadores y achicando el Estado, abriendo más espacio para las inversiones del sector privado. Macron también busca combatir el 9,7 por ciento de la tasa de desempleo total de Francia (contra un promedio de 8,7 de la eurozona) y el 22 por ciento de desempleo juvenil. De esta manera, además de las protecciones de los trabajadores, ha declarado la guerra a los ciudadanos desempleados (a los que calificó de “holgazanes”), recortando las asignaciones por desempleo a un 50 por ciento (frente al 20 por ciento) tras un período de desempleo de dos a seis meses.

Macron: recorta, privatiza y desregula

Macron también ha prometido reducir el número de trabajadores públicos en Francia (de los cuales hay 5,4 millones) en 120.000 en cinco años, reduciendo los costos al apoyarse en contratistas privados, introduciendo salarios basados en el mérito y exigiendo despidos voluntarios. Esto a pesar de la promesa de la campaña de mejorar el reconocimiento y la remuneración del personal del sector público. Como un paso importante hacia su ambicioso objetivo, el gobierno de Macron planea privatizar la SNCF -la empresa estatal de ferrocarriles de Francia- y eliminar las garantías de empleo para toda la vida de las que disfrutan los trabajadores desde la nacionalización de los ferrocarriles franceses en la década de 1930.

El programa de recortes y contrarreformas de Macron ha sido recibido con satisfacción por los comentaristas capitalistas, que durante mucho tiempo han criticado las rígidas leyes de empleo y la extensa infraestructura estatal de Francia por estar a la zaga de los tiempos. En 2017, los “analistas de la zona euro” del Financial Times llegaron a la conclusión de que los intentos de Macron de revitalizar el mercado laboral francés estimularán el crecimiento económico e impulsarán la confianza” en Europa. Su promesa de convertir a Francia en una ‘nación emergente’ (la jerga de Silicon Valley para referirse a un terreno de juego para inversiones a corto plazo por parte de empresas privadas de poca monta) ha atraído elogios de multimillonarios de la tecnología como Xavier Niel, quien dijo que el presidente “ha dado a Francia una imagen pro-emprendedora y pro-emprendedora en el extranjero que realmente no teníamos antes”.

Macron también ha estado ocupado en Bruselas, trabajando en un nuevo tratado con la canciller alemana Angela Merkel para reformar la Eurozona sobre la base de sus “valores compartidos”, que incluye la reducción de los presupuestos estatales a través de la austeridad, la privatización y la desregulación del mercado laboral.

Enfrentándose a los ferroviarios

La última medida del presidente ha provocado una respuesta combativa de los trabajadores del sector público. Lo que es más importante, los trabajadores ferroviarios se han declarado en huelga a partir del 3 de abril por el proyecto de privatización de la SNCF. Como explicaron nuestros camaradas de Révolution en su reciente editorial, enfrentarse a los ferroviarios es una táctica peligrosa para Macron. Son una de las capas más fuertes de la clase obrera, con el poder al alcance de la mano para paralizar a Francia. Estos trabajadores también han tendido a dirigirse a otros sectores de la clase obrera en la lucha, como durante la oleada de importantes huelgas en diciembre de 1995.

Sin embargo, Macron espera derrotar la mayor línea de defensa de los trabajadores y así desmoralizar a toda la clase. Esto le facilitaría mucho más continuar con su programa draconiano de “reformas”. Por el contrario, si los trabajadores ferroviarios tienen éxito en su huelga, alentaría y envalentonaría al resto de la clase obrera y pondría al gobierno en la retaguardia. Así lo confirmó la semana pasada el veterano comentarista político Alain Duhamel: “Si Emmanuel Macron cede en una reforma tan simbólica y tan cerca de su elección (el pasado mes de mayo) su imagen de reformador será destruida”.

Por lo tanto, la huelga de la SNCF representa un punto focal en la lucha de clases más general. Es poco probable que Macron retroceda fácilmente, por temor a que la combatividad de los trabajadores ferroviarios se extienda a otras partes de la economía. Fue precisamente el miedo a tal desarrollo lo que obligó al gobierno de Juppé a retroceder en 1995.

Por supuesto, los dirigentes sindicales se han visto arrastrados por sus bases en cada etapa. Sólo el sindicato SUD Rail ha convocado una huelga indefinida, concretamente una huelga general de un día, renovable todos los días en Asamblea General. La CGT, la CFDT y la UNSA piden, en cambio, una “desaceleración”, consistente en dos días de huelga, tres días de trabajo, etc., del 3 de abril al 28 de junio. En lugar de apoyar a sus hermanos y hermanas en el sector del transporte coordinando la huelga del 3 de abril, otros dirigentes sindicales del sector público se limitan a convocar un “día de lucha” el 19 de abril, ¡más de dos semanas después del inicio de la huelga ferroviaria y durante las vacaciones escolares! Esta es una repetición de la terrible estrategia aplicada durante la lucha contra los ataques a la ley laboral en 2016 y 2017.

La huelga combativa del 22 de marzo

A pesar de todos los intentos de los dirigentes sindicales, la ira de la clase obrera ha salido a la luz, creando una situación altamente volátil. El 22 de marzo, la policía informó que 200.000 manifestantes salieron a las calles de Francia, liderados por maquinistas ferroviarios, maestros, enfermeras y controladores de tráfico aéreo de siete sindicatos del sector público. La protesta provocó cientos de cancelaciones de vuelos y trenes (incluyendo Eurostar), así como el cierre de muchas escuelas y guarderías. Los trenes de cercanías RER y Transilien también sufrieron graves interrupciones.

La participación oficial nacional fue menor que en las manifestaciones anteriores contra las reformas laborales de Macron y las protestas contra El Khomri que tuvieron lugar bajo Hollande (aunque los sindicatos afirman que se manifestaron 500.000 personas). Sin embargo, el ambiente era más combativo que en el otoño de 2017, y hubo muchos enfrentamientos entre los manifestantes y la policía. Además, sólo en París hubo 65.000 manifestantes, frente a los 60.000 del año pasado. El 35 por ciento de los trabajadores del sector público en huelga de diferentes sectores participaron en las manifestaciones.

Las torpes maniobras no lograron amortiguar el enorme enojo y radicalización de las masas. Baptiste Colin, estudiante de ingeniería de 22 años, acusó al gobierno de querer “destruir los servicios públicos”. Este sentimiento fue repetido por Marine Bruneau, una trabajadora municipal: “Parecen considerar que en Francia… el sector privado puede hacerlo todo y que no necesitamos funcionarios públicos como yo. Pero Francia nos necesita. Si no estamos aquí, el país no está bien”, dijo a Reuters François Rauch, de 65 años, antiguo operador ferroviario de la SNCF: “Estamos aquí contra el gobierno, que sólo ayuda a los ricos”.

Los manifestantes revelaron además sus rasgos políticos cuando abuchearon al nuevo líder del Partido Socialista, Jean-Christophe Cambadélis, que habló en la protesta de París. Por el contrario, una aparición de Jean-Luc Mélenchon fue recibida con entusiasmo y aplausos.

Los estudiantes se defienden

Los jóvenes también han comenzado a movilizarse contra los intentos de Macron de hacer contrarreformas en el sector de la educación, incluyendo el endurecimiento de los requisitos de ingreso a las universidades francesas. En la actualidad, todo estudiante en Francia que apruebe el examen de bachillerato tiene derecho a ir a la universidad en su zona de origen. Esto ha llevado a la sobreinscripción a carreras populares como Derecho y Psicología, lo que significa que se utiliza un sistema de sorteo (muy impopular) para determinar las admisiones donde la demanda es más alta. Bajo los planes de Macron, a las universidades con mayor demanda se les permitiría seleccionar a los estudiantes en función de su rendimiento académico, el cual, por supuesto, está fuertemente influido por la educación y la clase social de cada uno. La propuesta pondrá fin a la tradición francesa de educación universitaria universal. Además, se han adoptado una serie de medidas locales para privatizar y comercializar la educación superior, reduciendo así los costos.

Muchos estudiantes han organizado sentadas en protesta por estas medidas, enfrentándose a una severa represión por parte de la policía y la administración universitaria. Los estudiantes de la Universidad de Toulouse le Mirail se han movilizado durante tres meses, ocupando el edificio y bloqueando las entradas en protesta por el nuevo sistema de admisión de Macron y por el intento de fusionar la institución con una universidad vecina. El personal está en huelga por un período renovable de tres meses. El Ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, declaró “ingobernable” la universidad, e intervino despidiendo a la administración local y poniendo a Toulouse le Mirail bajo control gubernamental a través de un ministro nombrado por el Estado, Richard Laganier. El Estado también ha amenazado con la acción policial si la ocupación continúa. Sin embargo, los estudiantes y el personal se comprometieron a seguir adelante en una asamblea general el 13 de marzo, afirmando que mientras que la “demanda inicial del movimiento era puramente local”, sus objetivos son ahora un cambio más amplio y “social”, citando el legado de mayo de 1968.

Las autoridades universitarias se alían con la extrema derecha en Montpellier

Otro incidente revela las terribles tácticas empleadas por la administración universitaria para acabar con la oposición estudiantil. Un grupo de estudiantes que ocupaban una sala de conferencias en la Universidad de Montpellier fueron atacados por una milicia de extrema derecha, armados con bastones, palos y pistolas aturdidoras, que les gritaban insultos violentos y racistas mientras golpeaban a los ocupantes y los obligaban a salir de la sala. El decano de la universidad, Philippe Pétel, permitió que estos matones entraran en el aula a través de una puerta trasera. Cuatro de las víctimas terminaron en el hospital.

Según los testigos, la milicia estaba formada en parte por estudiantes y profesores de la universidad. Los ocupantes reconocieron a dos miembros de la facultad de derecho de Montpellier entre la mafia, y el decano (que ya ha dimitido) aparentemente confirmó que algunos de los agresores eran estudiantes:

“Querían defenderse [ed.: ¿de qué?]” y no puedo culparlos. […] Los apruebo totalmente […] Estoy orgulloso de mis estudiantes.”

Una vez que los estudiantes fueron desalojados, la pandilla se encerró dentro de la sala con miembros de la administración de la universidad. Cuando llegó la policía, se les dijo a los estudiantes que los agentes no podían entrar en el aula para detener a los agresores “porque no tenían permiso del decano”. Todo el impactante episodio fue grabado en video.

Después de la expulsión de los ocupantes, unos 200 manifestantes llenaron las calles fuera de la universidad y se enfrentaron con 30 manifestantes de extrema derecha de la Ligue de Midi, vestidos con máscaras rojas, blancas y azules. Es muy probable que este ataque y manifestación fascistas fueran orquestados, o al menos instigados, por los jefes universitarios, que se apoyaron en elementos repulsivos y reaccionarios de sus propias facultades y cuerpos estudiantiles, reforzados por grupos de extrema derecha externos, para aplastar la disidencia estudiantil. Los estudiantes de toda Francia convocaron un día nacional de protesta el 29 de marzo en solidaridad con las víctimas del atentado de Montpellier, además de oponerse a las políticas educativas de Macron.

The Times informa que los ministros temen que este incidente se convierta de una “protesta modesta” en una “revuelta estudiantil de 1968”. Por supuesto, la dirección sindical francesa tiene una larga historia de llamar a la acción y permitir que se agoten sin lograr nada. Sin embargo, el verdadero motivo de preocupación desde el punto de vista de Macron es el fortalecimiento de los lazos de solidaridad entre los trabajadores y los jóvenes. Los estudiantes ya pidieron participar en la acción que comenzó el 3 de abril, sin cuestionar la estrategia de los sindicatos. Hace 50 años, fue la solidaridad y la acción combativa de los estudiantes y de la clase obrera organizada lo que puso de rodillas al gobierno de De Gaulle. Si Macron y sus compinches capitalistas continúan su ataque contra los estudiantes y la juventud, podrían reanimar la memoria de ese capítulo revolucionario de la historia francesa.

News Reporter

Deja un comentario