23 noviembre, 2016

25 DE NOVIEMBRE: ORGANICÉMONOS Y LUCHEMOS PARA ELIMINAR LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

La violencia contra la mujer ha alcanzado grandes proporciones en todos los países del mundo, tanto así que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la ha catalogado como “pandemia mundial”. La violencia contra la mujer adopta diversas formas, se reconocen al menos siete: violencia física, sexual, psicológica, económica, emocional, patrimonial, y la expresión más grande de todas estas formas: el feminicidio, que es el asesinato de mujeres por razón de su sexo.

La violencia contra la mujer ha alcanzado grandes proporciones en todos los países del mundo, tanto así que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la ha catalogado como “pandemia mundial”. La violencia contra la mujer adopta diversas formas, se reconocen al menos siete: violencia física, sexual, psicológica, económica, emocional, patrimonial, y la expresión más grande de todas estas formas: el feminicidio, que es el asesinato de mujeres por razón de su sexo.

Debido a la magnitud del problema, la ONU, en 1993, aprobó la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Y el día 25 de noviembre se designó, desde el año 1999, como el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra Mujeres. Se eligió este día como conmemoración a las hermanas Mirabal quienes luchaban contra la dictadura de Rafael Trujillo en República Dominicana, y que en 1960 fueron vilmente asesinadas.

A pesar de que dos tercios de los países a nivel mundial han prohibido mediante legislaciones la violencia contra la mujer por razón de su género, es decir, por el simple hecho de ser mujer, las cifras siguen siendo totalmente alarmantes. Por ejemplo, en todo el mundo 1 de cada 3 mujeres sufre violencia física o sexual a lo largo de su vida, especialmente por parte de su pareja sentimental o un familiar cercano. En el año 2012, de cada dos mujeres asesinadas, una había sido por su pareja. Se calcula que como mínimo 200 millones de mujeres y niñas que viven hoy en día han sido sometidas a la mutilación o ablación genital(1), pero esto solo son datos de 30 países, la cifra se elevaría totalmente si se contara con datos de los demás países donde esta práctica es común. La violencia contra las mujeres no es problema de las sociedades más atrasadas, económicamente hablando, en la Unión Europea alrededor del 55 % de las mujeres ha sufrido algún tipo de violencia, como acoso sexual, desde los 15 años. La explotación sexual tiene rostro de mujer y niña, según datos oficiales de ONU Mujeres el 98 % de los 4.5 millones de personas víctimas de explotación sexual forzada son mujeres y niñas.(2) Estos datos reflejan la cruda realidad de un mundo donde es una amenaza ser mujer.

En El Salvador los índices de violencia cometida en contra de la mujer son altísimos. En 2015 se cometieron 575 feminicidios, según cifras oficiales de la Policía Nacional Civil (PNC), y para mediados de octubre del presente año ya se han registrado 431; lo cual convierte a El Salvador como el país con la mayor tasa de feminicidios en el mundo. Además las cifras de denuncias por violencia sexual, registradas por la PNC, alcanzan hasta agosto 2016 las 2,644, que equivalen alrededor de 11 denuncias cada día(3); esto solo representa menos de la mitad de los datos reales, pues solo alrededor del 40 % de casos de violencia son denunciados, ya sea por temor o amenazas. Y así se podrían seguir enumerando datos preocupantes, productos de una sociedad sumergida en los mayores niveles de crueldad posible que afectan especialmente a las mujeres pobres.

Todas las expresiones de violencia contra las mujeres tienen que ver ante todo con el poder de dominación sobre sus vidas y sus cuerpos; dominación que es alentada bajo la basura capitalista que las utiliza como productos de mercantilización, objetivándolas y creando mediante su ideología burguesa el prototipo de mujer que puede ser violentada por quien se sienta en poder sobre ella (pareja sentimental, amigos, hermano, padre, jefe, etc.).

Como marxistas creemos que solo la lucha organizada de las mujeres en una organización revolucionaria podrá garantizar su liberación. Que este 25 de noviembre nos permita manifestarnos contra todas las formas de violencia hacia la mujer, con el compromiso genuino de seguir luchando los demás días decididamente por la transformación socialista de la sociedad.


1.Según la OMS: La mutilación genital femenina (MGF) comprende todos los procedimientos consistentes en la resección parcial o total de los genitales externos femeninos, así como otras lesiones de los órganos genitales femeninos por motivos no médicos.
2.Infografía, violencia contra las mujeres:
http://www.unwomen.org/es/digital-library/multimedia/2015/11/infographic-violence-against-women
3.Indicadores de Violencia: http://observatoriodeviolencia.ormusa.org/index.php